Enhiesto estandarte internacionalista de Henry Reeve

El espíritu internacionalista del mambí norteamericano Henry Reeve se multiplica en la obra de miles de cubanos

Autor:

Julio Martínez Molina

ABREUS, Cienfuegos.— El espíritu internacionalista del valeroso mambí norteamericano Henry Reeve se multiplica en la obra de miles de cubanos a lo largo del planeta, se remarcó durante el acto por el aniversario 130 de la muerte del legendario patriota.

En nombre de los integrantes del contingente médico solidario que lleva el nombre del luchador caído en los llanos de Yaguaramas el 4 de agosto de 1876, la doctora Mirtha Luisa Zuñet destacó como su labor en Paquistán fue portadora del mismo aliento solidario del Inglesito.

La pionera de noveno grado Idanelis Beltrán resaltó el carácter altruista y desprendido del joven militar muerto a los 26 años, al tiempo que envió, a nombre de los allí reunidos, un mensaje de aliento y deseos de rápida recuperación al Comandante en Jefe Fidel Castro, así como de apoyo a su Proclama al pueblo.

En representación de los más de 400 alumnos de la Escuela Latinoamericana de Medicina Félix Edén Aguada, situada en Horquita, Marcos Daniel Arcos, manifestó que a través de la posibilidad que se les da de convertirse en médicos en nuestro país se actúa en consonancia con la vocación solidaria de la Revolución Cubana.

En las conclusiones de este acto patriótico-cultural, el viceministro de Salud Pública, Joaquín García Salabarría elogió la integridad y gallardía guerrera del brigadier Reeve, quien entregó siete años y tres meses de su tierna pero fogosa vida a la lucha por la independencia de Cuba, a la que se incorporó con solo 19 años.

«La impresión que Henry Reeve le causara en Ignacio Agramonte, la historia la recoge con aquellas palabras que escribiera el Mayor al Gobierno en Armas: necesito un segundo en Camagüey, el comandante Reeve, con sus relevantes cualidades se hace acreedor a toda mi confianza y creo mi deber prevenir al Gobierno de la República favorablemente hacia este joven extranjero.

«Con Agramonte ‘El Inglesito’ descolló como guerrero y estratega, y después de la caída del Bayardo camagüeyano, a partir de 1873 brilló bajo el mando del Generalísimo Máximo Gómez, quien consideró muy digno de ocupar puesto más elevado, y destacó su valor a toda prueba e infatigable constancia».

El funcionario recordó la histórica respuesta del «fogoso legionario de la libertad» —como lo denominara el grupo de patriotas que suscribió una carta a la madre del luchador a raíz de su deceso—, al ser inquirido en la Junta Cubana de Nueva York en torno a su procedencia e interés por la gesta mambisa: «Yo soy de allí donde se muere».

Entre los participantes en la conmemoración se encontraban Mercedes López Acea, miembro del Secretariado del Comité Central; Roberto Morales Ojeda, primer secretario del Partido en Cienfuegos; Hassan Pérez Casabona, segundo secretario de la UJC; Carlos Lage Codorniú, presidente de la FEU y Orlando Lugo Fonte, presidente de la ANAP.

Con anterioridad al acto, efectuado en el estadio de Abreus, con la presencia de más de 5 000 personas, López Acea y Morales Ojeda depositaron una ofrenda floral en el monumento que perpetúa la memoria del héroe, en Yaguaramas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.