Falleció el hombre más viejo de Cuba

Benito Martínez Abogán, inmigrante haitiano, murió a los 126 años, aquejado de una cardiopatía que se complicó

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Nohemia Díaz Muñoz CIEGO DE ÁVILA.— Benito Martínez Abogán, considerado el hombre más viejo residente en Cuba, falleció poco después de transcurrido el mediodía de ayer, a los 126 años de edad y aquejado de una cardiopatía que se complicó con una bronconeumonía.

Desde hacía seis semanas se encontraba hospitalizado en la Sala de Terapia Intermedia del Hospital Provincial Antonio Luaces Iraola, y en el momento de su ingreso al centro médico se realizaban los preparativos para que viajara de visita a Haití, su patria natal.

Conocido también por Avión —por la rapidez con que trabajaba en el campo— Benito había nacido el 19 de junio de 1880 en la ciudad de Cavaillón, y en las primeras décadas del siglo XX se trasladó a Cuba para trabajar como bracero en los cultivos de la caña de azúcar y el café.

Descubierto hace nueve años por el periodista Moisés González Yero, del periódico Invasor, Benito reveló entonces que también había participado en la construcción de la Carretera Central y que a principios de la década de 1920 fue empleado en Birán, la finca de Ángel Castro, padre del Comandante en Jefe Fidel Castro.

En 1925 decidió asentarse de manera definitiva en la comunidad de Vila, en las inmediaciones del poblado de Vicente, a pocos kilómetros de la ciudad de Ciego de Ávila. Allí se dedicó a labores agrícolas.

Atendido de modo especial por el Gobierno en la provincia, se le construyó una nueva vivienda y se pusieron a su disposición los servicios del Hogar del Ancianos de la capital provincial, institución en la que residió casi permanentemente durante el último año de su vida.

Interrogado por su longevidad —que no fue certificada de modo oficial como la mayor del país— Benito explicaba que su dieta era vianda hervida y frutas naturales y, sobre todo, mirar a la vida con desenfado.

Pese a no integrar el Libro Guinness de los Récords, Benito, con sus 126 años y con Haití siempre en la memoria, mostró un buen average entre los hombres y mujeres certificados como los más longevos del mundo por la institución británica.

Yukichi Chuganji, un japonés criador de gusanos de seda, falleció en febrero de 2002 con 114 años. A esa misma edad, pero en marzo de 2004, fue enterrado en España Joan Riudavets Moll. Al estadounidense Fred Hale le tocó recoger el cetro, de acuerdo con el Récord Guinness, hasta que se anunció su muerte el 21 de noviembre de ese año, en Nueva York, a punto de cumplir los 114 años.

Después del fallecimiento de Hale, el alemán Hermann Dornemann fue reconocido como el más longevo del mundo, al contar en el 2004 con 111 años de edad, 13 menos que Benito Martínez Abogán en esa misma fecha.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.