Presentan investigación sobre vocabulario de los niños cubanos

Léxico activo-funcional del escolar cubano, es la obra de un colectivo de especialistas de Santiago de Cuba encabezados por los doctores Vitelio Ruiz y Eloína Miyares

Autor:

Juventud Rebelde

Portada del libro

SANTIAGO DE CUBA.— El vocabulario común de los niños cubanos del nivel primario de enseñanza está formado por alrededor de 2 000 palabras, que facilitan su eficaz comunicación, independientemente del lugar de residencia o vínculo con determinados oficios y profesiones.

Los promedios de palabras usadas por las niñas, de segundo a sexto grados, son mayores que los de los varones, lo que ofrece un tanto a favor de la locuacidad de las pequeñas.

No hay grandes diferencias entre el vocabulario de los alumnos de las escuelas urbanas y rurales, aunque un ligero incremento del promedio de vocablos empleados por los niños citadinos deja ver que la vida en las ciudades y pueblos les proporciona un conocimiento más amplio del universo.

Tales conclusiones se ubican entre los resultados más interesantes de una abarcadora investigación sobre el vocabulario de los niños del nivel primario de enseñanza, en áreas urbanas y rurales de diez provincias cubanas, que fue presentado en esta ciudad, como otro importante aporte del santiaguero Centro de Lingüística Aplicada al desarrollo de los estudios lexicológicos y lexicográficos en la Isla.

Bajo el título Léxico activo-funcional del escolar cubano, la obra, fruto de más de 20 años de desvelos de un colectivo de especialistas encabezados por los doctores Vitelio Ruiz y Eloína Miyares, pone a disposición de los interesados una rigurosa descripción cuantitativa y cualitativa del lenguaje de los pequeños y devela los elementos más característicos del uso de palabras como sustantivos, adjetivos y verbos.

Con ayuda de novedosas herramientas, como la Lexicoestadística computacional, la indagación recogió y procesó un corpus de unas 700 000 palabras, de las cuales 26 251 constituyen el léxico general del nivel primario y unas 2 559, el léxico común, al aparecer en todos los grados con distinta frecuencia.

MI NOMBRE ES...

El doctor Vitelio Ruiz y la doctora Eloína Miyares, autores principales del libro sobre el léxico escolar En el vocabulario activo de los escolares de la Isla, obtenido de la valoración de 7 001 composiciones orales y escritas, se encontró un total de 2 940 sustantivos propios que identificaron a objetos concretos y abstractos tales como personas, animales, instituciones, sitios geográficos, juegos...

Según explicó a JR la doctora Celia María Pérez, al frente de esta parte del proyecto, el análisis de la muestra demostró que la mayor parte de los nombres de los escolares cubanos tiene un origen español, aunque cierta tendencia a la creación de apelativos partiendo del inglés, ruso y francés le hace fuerte competencia.

La reiteración de los nombres de personalidades del deporte y la cultura, y las continuas referencias a héroes y mártires de la Patria: Fidel, Martí, Camilo, Che..., en forma de lexías simples —evidencia de lo cercanas que resultan estas figuras a los niños en el orden afectivo—, son otras derivaciones significativas del estudio, realizado por primera vez en el país, a partir de referencias internacionales anteriores.

La pelota, con la misma denominación en toda la nación, amén de los localismos, fue el juego infantil más reiterado por informantes de uno y otro sexo.

LOS NIÑOS PREFIEREN LOS VERBOS

A pesar de que la indagación demostró diferencias en el uso de las clases de palabras entre los alumnos de primero y segundo ciclos de enseñanzas, lo que es perfectamente consecuente con el desarrollo del lenguaje de los niños, el verbo se alzó como la categoría de mayor frecuencia en todos los niveles, excepto en segundo grado, en el que fue superado por el sustantivo.

Ser, ir, haber y estar, en distintos tiempos y personas gramaticales, se ubicaron a la cabeza de los diez primeros verbos registrados en todos los grados.

En el primer ciclo aparecen además tener, ver, gustar y divertirse, y en el segundo se sumaron llegar y decir, todos conjugados en formas diferentes. Las formas verbales reflejaron siempre actividades concretas de su mundo infantil.

Los calificativos mi y un, y bonito, lindo y grande estuvieron entre los adjetivos más reiterados, y entre los artículos, el, la, los, las y lo, debido a su rendimiento funcional, se ubicaron entre las clases de palabras de mayor frecuencia.

El uso limitado de los adjetivos calificativos, el adverbio y las preposiciones, sobre todo en el primer ciclo, así como el empleo inexacto de sinónimos y antónimos, según los especialistas, debe ser visto por los maestros como un indicador de la necesidad de ampliar los conocimientos sobre estas clases de vocablos.

VALIOSA HERRAMIENTA

El estudio del léxico activo-funcional de los escolares cubanos se inició en 1990, en estrecha vinculación con el MINED, entidad altamente beneficiada con sus resultados, y fue premiado en 1997 por la Academia de Ciencias de Cuba.

Considerado ya como bibliografía esencial para apoyar y llevar adelante la política educacional cubana, el nuevo texto, imprescindible en cada escuela de la nación, es también visto por sus autores como un punto de partida para otros proyectos, de las distintas ramas de las ciencias.

Su aporte en la defensa de la lengua materna desde hace años, crece.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.