Eventos extremos tenderán a aumentar durante este siglo

Se espera que su influencia sea con temperaturas más altas o bajas según la época y región del año

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Calixto N. Llanes Grandes episodios de calor en zonas de temperaturas tradicionalmente bien frías, largos períodos secos e intensas lluvias o nevadas, podrían caracterizar este siglo, según un reciente estudio hecho en colaboración por científicos de diversas partes del mundo.

Meteorólogos y expertos del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica (NCAR), de la Universidad de Texas y de la Oficina de Australia del Centro de Investigación de Meteorología concluyeron en su estudio titulado Yendo a extremos, que gran parte del mundo tendrá mayor riesgo de enfrentar olas de calor, precipitaciones intensas y otros cambios de tiempo.

Aunque varios estudios anteriores han analizado cómo la temperatura o la precipitación media pueden cambiar en este siglo, mientras que los gases de efecto invernadero tienden a aumentar, la actual indagación se ha centrado en «los extremos, pues son estos, no los promedios, los que causan la gran mayoría del daño a la sociedad y a muchos ecosistemas», según afirmó a la prensa la científica Claudia Tebaldi, una de las autoras del estudio, que se basó fundamentalmente en simulaciones computarizadas, a partir de nueve diversos modelos del clima para los períodos 1980-1999 y 2080-2099.

Las simulaciones fueron creadas en superordenadores de Francia, Japón, Rusia y Estados Unidos, y en ellas cada modelo simuló un intervalo tres veces, variando el grado en que los gases de efecto invernadero se acumulan en la atmósfera.

Según los resultados, para la segunda mitad del siglo XXI el número de noches extremadamente cálidas y la longitud de las olas de calor aumentarán perceptiblemente en casi todas las áreas de la Tierra; mientras la mayoría de las zonas alrededor del norte del planeta verán un salto significativo en el número de días con precipitaciones intensas, y los períodos secos se alargarán perceptiblemente en el occidente de los Estados Unidos, Europa meridional, este de Brasil y otras áreas del planeta.

Otro de los puntos rojos de la investigación es el aumento del nivel del mar, el cual podría afectar agudamente a las islas y zonas bajas del planeta, que perderían grandes porciones de su territorio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.