Recuerdan 150 años de ferrocarril en Guantánamo

El ferrocarril además de ampliar, modernizar y agilizar el intercambio comercial con otros mercados, devino objetivo militar para las fuerzas contendientes desde 1868

Autor:

Lisván Lescaille Durand

GUANTÁNAMO.— El ferrocarril guantanamero, que recientemente cumplió 150 años, no solo marcó una etapa de auge para el desarrollo local sino que estuvo estrechamente vinculado a las luchas por nuestra soberanía, afirmó a este diario José Sánchez Guerra, Historiador de la Ciudad del río Guaso.

En explotación desde el 1ro. de diciembre de 1856 al concluirse la vía entre puerto Cerro Guayabo, en Caimanera, y el entonces poblado cabecera de Saltadero, el ferrocarril de Guantánamo, además de ampliar, modernizar y agilizar el intercambio comercial con otros mercados, devino objetivo militar para las fuerzas contendientes desde 1868.

Así lo confirman hechos significativos de las tres guerras por la independencia de Cuba contra el dominio de España, relatados por Sánchez Guerra.

Precisa el investigador que las tropas ibéricas se vieron obligadas a proteger el trayecto con un sistema de fortines, debido a las constantes embestidas dinamiteras y el asedio de la caballería mambisa, comandada por el líder de la insurrección en Guantánamo, el brigadier Pedro Agustín Pérez.

En ocasiones, sobre todo en la contienda de 1895, los mambises tuvieron cierto dominio de ese medio de transporte, al punto de utilizarlo para el traslado de sus pertrechos bélicos, y cobrar a sus dueños el llamado impuesto forzoso de guerra, dinero que se depositaba en las arcas del Partido Revolucionario Cubano, en Nueva York, para financiar las expediciones a la Isla.

Refiere el historiador que sobre rieles llegaba y salía casi todo: compañías de circo, de teatro, mercancías, además de las visitas de ilustres personajes, como las dos del general Arsenio Martínez Campos...

Una de ellas aconteció en 1871, mientras combatía en la región a Máximo Gómez y Antonio Maceo; y la otra, el 16 de abril de 1895, cuando escogió a la bahía guantanamera como punto inicial en su viaje de regreso desde España para asumir el cargo de Gobernador de la Isla de Cuba.

Pese a constituir una empresa pequeña por sus dimensiones, el ferrocarril de Guantánamo estaba entre los más productivos de la Isla. Ello puede leerse en el libro El azúcar en el valle de los ingenios guantanameros, de Sánchez Guerra.

La Brook and Company, con el apoyo de hacendados locales y explotando el trabajo rudo de negros esclavos y chinos culíes, traídos desde La Habana prácticamente en condiciones de esclavitud, fue la primera propietaria de la empresa ferrocarrilera, que a principios del siglo XX pasó a manos de la Guantánamo Sugar Company.

El ferrocarril y su gremio de trabajadores devinieron símbolo del auge y la profundización de la lucha del movimiento obrero en el Oriente de Cuba contra gobiernos despóticos como el de Gerardo Machado y Fulgencio Batista.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.