Condón contra tabúes

Autor:

Juventud Rebelde

Las diferencias de género son aún marcadas en el uso que damos en Cuba al condón como medio de prevenir ITS y VIH/sida, especialmente en los adultos mayores de 30 años, según revela un estudio realizado el pasado año por la doctora Luisa Rosina Rodríguez Alonso, máster en Salud Pública y Bioestadística de la Facultad de Ciencias Médicas Manuel Fajardo, de la capital.

De la muestra entrevistada para un estudio de mercado sobre este producto, la población comprendida entre 15 y 29 años respondió que usa el condón solo en ocasiones, tanto varones como muchachas, mientras que mujeres amas de casa mayores de 40 años dijeron no usarlo nunca, y hombres entre 30 y 39 años respondieron afirmativamente en su mayoría.

Entre las conductas identificadas como de mayor riesgo —de acuerdo con el crecimiento que ha tenido la epidemia en la Isla—, el hecho de tener parejas múltiples es altamente significativa, sobre todo entre los 15 y los 29 años de edad (y más aún entre los 20 y 24 años) por lo que estos segmentos constituyen grupos meta en las campañas de promoción de los preservativos.

Sin embargo, mujeres entre 25 y 29 años con pareja estable no identifican el condón como un recurso para prevenir VIH/sida —confirma este estudio— entre otras razones porque no perciben que puedan contraer el virus, creen que al estar casadas o unidas no tienen que usar protección (desestimando lo que pueda estar haciendo su pareja) o no saben cómo incorporarlo a la relación sexual.

Solo el diez por ciento de las personas incluidas en los grupos a los que va destinada la campaña ha usado condón con parejas estables, cifra que llega hasta el 60 por ciento cuando se trata de parejas ocasionales.

En general, el 80 por ciento de los encuestados en ese grupo informaron haber usado alguna vez preservativo, pero solo la mitad lo utilizó en su última relación sexual.

Entre las razones para esta falta de sistematicidad en un método cuya eficacia a favor de la salud ha sido más que probada, aún se manejan argumentos tales como que los condones no se encuentran de forma fácil o que su precio es elevado.

Esto se suma a tabúes que han resistido numerosas campañas emprendidas en el país, aunque por fortuna están menos arraigados en adolescentes y jóvenes que en las personas adultas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.