Eliseo Reyes, un pilar de la guerrilla del Che en Bolivia

El joven revolucionario nació el 27 de abril de 1940 y murió el 25 de abril de 1967 luchando junto al Che en la misión internacionalista en Bolivia

Autor:

Juventud Rebelde

ELISEO Reyes Rodríguez nació el 27 de abril de 1940, en la finca Santa Isabel del barrio Chamarreta, en el municipio de San Luis, actual provincia de Santiago de Cuba. Sus padres campesinos humildes Marcelino Reyes y Ana Francisca Rodríguez, llegaron a tener una prole de 11 hijos, siendo Eliseo el cuarto de ellos.

A los 13 años conoce de la gesta heroica del Moncada dirigida por Fidel Castro con quien se identifica totalmente. Desde inicios de 1956 junto a sus hermanos comienza a desarrollar actividades revolucionarias en una célula del Movimiento 26 de Julio.

En julio de 1957 previo contacto con un campesino colaborador del comandante Ernesto Che Guevara, un nutrido grupo de jóvenes, entre ellos Eliseo, se presentan en el campamento de El Hombrito ante el jefe guerrillero, quien acepta su incorporación al Ejército Rebelde. El Che solicita voluntarios para cumplir riesgosas misiones en el llano y Eliseo es el primero en ofrecerse, las que cumple exitosamente en la zona de San Luis.

Dado su valor personal, agilidad, iniciativa y responsabilidad, en noviembre de 1957 el Che lo designa mensajero de la Columna No. 4, importante y riesgosa misión que garantizaba la comunicación entre esta fuerza y la jefatura superior; como mensajero de la comandancia participó en el segundo combate de Pino del Agua.

Las acciones rebeldes en apoyo a la huelga general revolucionaria del 9 de abril de 1958, los preparativos de rechazo al enemigo en el I Frente de la Sierra Maestra y el propio enfrentamiento a la ofensiva de verano del ejército de la tiranía, tuvieron en San Luis, como era llamado por los rebeldes, un eficiente y activo mensajero multiplicado, cumpliendo misiones del Che y del propio Comandante en Jefe, con las tropas rebeldes y con el movimiento clandestino.

El 25 de mayo de 1958 queda formada la Columna No. 8 Ciro Redondo al mando del comandante Ernesto Che Guevara, pasando San Luis a integrarla en su condición de mensajero; participa activamente en los combates de Vega de Jibacoa y Las Mercedes, siendo seleccionado por el Che para integrar la columna invasora hasta la Sierra del Escambray.

En Las Villas participa en el combate de Güinia de Miranda, en el rechazo a la ofensiva del ejército batistiano contra el Pedrero por Santa Lucía, donde ocupa una ametralladora por lo que es ascendido a Teniente por el Che. Junto a su compañero Olo Pantoja cumple misiones de emboscadas situadas en la carretera central y en el derrumbe de los puentes de Calabaza y Falcón en esa propia vía.

Se destaca en el combate de Fomento, y en Guayos es herido junto a Olo Pantoja; el propio Che los atiende en su condición de médico y posteriormente los incorpora a las fuerzas que, dirigidas por el comandante Ramiro Valdés Menéndez, 2do. jefe de la Columna 8, actuarían en la dirección Jatibonico-Ciego-Camagüey.

Participa en el combate de Jatibonico y en este lugar monta una emboscada para rechazar un refuerzo enviado por la tiranía desde Ciego de Ávila con la intención de mantener la resistencia allí, al que no pueden detener por no contar con bazucas, pero ocupando un blindado, camiones, yipis, máquinas, parque y vituallas, acciones por la que es ascendido a capitán.

Al triunfar la Revolución, con 18 años, desempeña importantes responsabilidades de mando en la Cabaña, Sancti Spíritus, y en los Escuadrones 31,35 y 38 en Las Villas; es nombrado el 15 de mayo de 1959 en la jefatura de la Dirección de Inteligencia G-2 del Estado Mayor del Ejército Rebelde (DIER), recientemente creado bajo la dirección del comandante Ramiro Valdés Menéndez.

Durante los días de Playa Girón se dedica por completo al enfrentamiento de la actividad enemiga y detención de cabecillas contrarrevolucionarios. De su matrimonio con la compañera Nelia Barreras Hernández tiene tres hijos: Eliseo, Marisela y René.

El 6 de junio de 1961 al crearse en el Ministerio del Interior las estructuras de Inteligencia y Contrainteligencia se integra al nuevo organismo, manteniéndose en el mismo hasta el 18 de octubre de 1962, en que es nombrado Jefe de la Delegación Provincial del Ministerio del Interior en Pinar del Río.

En los casi 4 años al frente del MININT en esa provincia realizó un excelente trabajo de mando y político, se destacó por su intenso e incesante enfrentamiento a las organizaciones y bandas contrarrevolucionarias en el territorio; dirigió la penetración de redes de la CIA, impidió infiltraciones y exfiltraciones, sabotajes y atentados de agentes de la CIA; fortaleció la vigilancia revolucionaria, el orden interior y la tranquilidad ciudadana, desbaratando sucesivos planes del enemigo.

Por sus méritos revolucionarios, conducta y por ser un representante de vanguardia de la juventud cubana es elegido para integrar la delegación cubana al VIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Helsinki, Finlandia. Resalta por su modestia, sencillez, austeridad, disciplina, lealtad a Fidel, la Revolución y sus principios.

El 3 de octubre de 1965, cuando Fidel da lectura a la carta de despedida dejada por Che y presenta el primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba, entre sus miembros más jóvenes y ejemplares figura el capitán Eliseo Reyes Rodríguez.

En julio de 1966 el Che lo elige para integrar el selecto grupo de 16 cubanos que lo acompañarían en la misión internacionalista en Bolivia. El 11 de agosto comienza el entrenamiento en San Andrés de Caiguanabo en Pinar del Río, dirigido por el Che que concluye el 23 de octubre. Seis días después parte junto con Urbano (Leonardo Tamayo Núñez) y Braulio (Israel Reyes Zayas) con destino a Praga, Checoslovaquia, uniéndose al grupo inicial que allí los esperaba.

El 16 de noviembre Rolando (Eliseo Reyes Rodríguez, San Luis) y Marcos (Antonio Sánchez Díaz, Pinares), son los dos primeros cubanos que parten de Praga hacia Bolivia, llegando en la tarde del 20 de noviembre al campamento de Ñacahuasú, trasladando junto con Rodolfo Saldaña armas, municiones y mercancías siendo recibidos por el Che. En los 156 días en la guerrilla boliviana se destaca por su conducta ejemplar en todas las misiones, tareas y actividades del destacamento liberador, y cae en combate en El Mesón el martes 25 de abril de 1967.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.