Entregan en Las Tunas sellos Forjadores del Futuro a 62 jóvenes

La enfermera Juana Lupe Muñoz, una de las reconocidas, ratificó la decisión de las Brigadas Técnicas Juveniles de esa provincia cubana de priorizar investigaciones en la producción de alimentos

Autor:

Juan Morales Agüero

Juana Lupe Muñoz. LAS TUNAS.— Juana Lupe Muñoz ha hecho del altruismo su forma de vida. Licenciada en Enfermería, labora en el hospital provincial Ernesto Guevara. Sus pacientes pueden dar fe de cuánto se esfuerza ella por aliviarles no solo la existencia con su manera amable de atenderlos, sino también los padecimientos, pues parte de sus investigaciones en las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ) persiguen ese objetivo.

«Ideé una técnica no invasiva para aliviar dolores a partir de la medicina natural y tradicional —dice esta muchacha que tiene en su haber cinco sellos Forjadores del Futuro—. Con su aplicación no hay necesidad de recurrir a otros analgésicos. Resultó un trabajo de impacto, sobre todo en pacientes que tenían un estadío de enfermedad avanzada, como el cáncer ginecológico. Ahorra morfina, por ejemplo, aunque no la sustituye. Y confiere calidad de vida al paciente».

La joven enfermera ha incursionado también desde el punto de vista investigativo en el campo medioambiental. En esa dirección trabajó la influencia e intervención del medio ambiente en la disminución de las afecciones alérgicas en los adolescentes. Muchos de los comprendidos en esas edades le agradecen su desvelo y consagración para dotar a la medicina de herramientas que contribuyan a preservar la salud.

«Cuando termino una investigación salgo más preparada como en-fermera, porque me aporta nuevas ideas e iniciativas en el desarrollo científico de mi labor y nuevas alternativas para el cuidado del paciente, apunta. Incluso, siento que contribuyo a la fraternidad, porque, como dijo Martí, “para que exista paz entre los hombres han de ser los adelantos de la ciencia”. Y eso trato de hacer».

En el acto de entrega de los sellos a 62 jóvenes investigadores tuneros, Juana Lupe fue una de las reconocidas y, además, la encargada de hablar en nombre de sus compañeros presentes y de los más de 1 500 afiliados a 529 brigadas en la provincia. Dijo que el trabajo en las BTJ ayuda a crecer no solo en lo profesional, sino también en lo político, pues siembra convicciones, fomenta valores y permite apreciar la obra de la Revolución en 50 años al servicio del pueblo.

La enfermera tunera respalda la decisión de los integrantes de las BTJ de la provincia de priorizar en lo adelante las investigaciones en el terreno de la producción de alimentos, pues se trata de un asunto sensible en los tiempos que corren, principalmente después de que Las Tunas fue afectada hace unos pocos meses por huracanes que dañaron sensiblemente su infraestructura agrícola.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.