Avanza Cuba en la planificación de su desarrollo eólico - Cuba

Avanza Cuba en la planificación de su desarrollo eólico

La energía eólica es una manifestación indirecta de la energía solar. El país tiene el propósito de generar parte de su electricidad aprovechando este recurso renovable Conexión mundial

Autor:

Juventud Rebelde

En diez años Cuba podría tener instalados varios cientos de megawatt, de un potencial que los cálculos más conservadores sitúan en unos 2 000 MW. En la escuela nos enseñan que el Sol es la fuente energética que da luz y calienta el planeta. Aprendemos también que debido a la diferente radiación solar recibida, el grado de calentamiento varía de un lugar a otro. Eso provoca que la temperatura del aire sea diferente. El aire más caliente es más ligero y asciende. El aire frío es más pesado y desciende. Así se generan los vientos a escala local. A nivel global, la diferencia de insolación entre los polos y la región ecuatorial, junto con la rotación de la Tierra, provocan el movimiento de masas de aire de las zonas de alta presión a las de baja presión, dando lugar a los vientos. La energía del viento es una manifestación indirecta de la energía solar. Es renovable, gratuita y no puede ser bloqueada. Tiene como desventajas su intermitencia y la variabilidad de su intensidad.

Cerca del dos por ciento de la energía solar que llega a la Tierra se transforma en energía del viento. Sin embargo, solo una pequeña parte se puede aprovechar, ya que los vientos más intensos ocurren a grandes alturas o mar adentro.

Pinceladas

La energía eólica ha sido usada para impulsar embarcaciones, moler granos y extraer agua. En grabados egipcios antiguos ya aparecían embarcaciones a vela. Fenicios y romanos usaron también esa tecnología para desplazamientos marítimos y fluviales. La tecnología eólica permitió la navegación marítima global. Factores ambientales y económicos hacen que hoy resurja la tecnología eólica en los barcos. Se han desarrollado grandes velas controladas por computadora que ayudan al desplazamiento de los buques, ahorrando combustible y evitando emisiones.

Por otro lado se reconoce que la aparición de los molinos de viento tuvo lugar en la antigua Persia, hoy República Islámica de Irán, alrededor del año 650 d.C. A finales del siglo XII, estos se expandieron por Europa y después fueron traídos a América, donde se usaron primeramente en Brasil a finales del siglo XVI.

El molino es una máquina que transforma la energía cinética del viento en energía aprovechable. Esta energía proviene de la acción del viento sobre unas aspas oblicuas unidas a un eje común. El eje giratorio puede conectarse a máquinas para moler granos, bombear agua o generar electricidad. Cuando el eje se conecta a un sistema para la generación eléctrica se llama aerogenerador o turbina eólica.

El inventor norteamericano Charles F. Brush marcó un hito histórico al diseñar y construir en 1888 la primera turbina eólica de funcionamiento continuo para generar electricidad. El rotor del aparato tenía un diámetro de 17 metros y 144 palas fabricadas con madera de cedro. Su potencia era de 12 kW y servía para cargar baterías en el sótano de su casa.

Dinamarca, nación que hoy ocupa el noveno lugar en el ranking eólico mundial, comenzó en 1892 el primer programa nacional en el mundo para el desarrollo de la producción de electricidad a partir del viento. Cien años después, ese país fue el primero en instalar un parque eólico costa afuera.

Expansión creciente

Esta es la tecnología energética renovable que más se ha expandido en los últimos años, compitiendo con tecnologías convencionales no renovables como las que usan combustibles fósiles y la nuclear. En el 2008 las turbinas eólicas generaron unos 260 TWh, un 1,5 por ciento de la energía eléctrica producida en el planeta. Según la Asociación Mundial de Energía Eólica, la potencia eólica instalada globalmente supera los 121 GW. Setenta y seis países la emplean para generar electricidad.

Estados Unidos de América ocupa el primer lugar en el ranking eólico. Su potencia de este tipo instalada cubre la demanda de 4,5 millones de hogares y se incrementó 49 por ciento respecto a 2007, acumulando hoy unos 25 GW. Le sigue de cerca Alemania, con 24 GW, y después España y China. La Asociación Americana de Energía Eólica asegura que aprovechando la energía eólica ese país evitó la emisión de 36 millones de toneladas de CO2 en 2008.

De los 20 parques eólicos más grandes del mundo, la mitad está en Estados Unidos. El mayor está en Texas y tiene una potencia de 736 MW. El más hondo de los parques eólicos costa afuera que operan hoy en el mundo está a 23 kilómetros de la costa de Holanda. Los cimientos de sus turbinas están a profundidades de entre 19 y 24 metros.

Los expertos consideran que para 2010, en el mundo habrá una potencia eólica instalada de 170 GW. Países como Holanda, Reino Unido, Dinamarca y Alemania miran hacia el mar al planificar sus futuros parques eólicos.

Medio ambiente y mitos

No existe una tecnología energética absolutamente limpia, ni siquiera entre las renovables. Todas tienen impacto ambiental. Sin embargo, la eólica califica entre las más limpias, pues no se emiten Gases de Efecto Invernadero (GEI), no se generan residuos tóxicos, ni se necesita agua para enfriamiento, como en las centrales térmicas.

Para 2020 el empleo de la energía eólica para generar electricidad evitará la emisión de unos 10 000 millones de toneladas de CO2 al año. A nivel mundial, China e India abarcan el 90 por ciento de los proyectos de aplicación del Mecanismo de Desarrollo Limpio, uno de los métodos concebidos dentro del Protocolo de Kyoto para la reducción de emisiones de GEI. Ambos países prevén instalar por esa vía una potencia eólica de unos 17 GW.

Los hipercríticos de la tecnología eólica, incluidos ambientalistas que luchan contra las fuentes no renovables de energía, dicen que los aerogeneradores son ruidosos; matan a las aves; no ayudan a combatir el cambio climático; que los parques eólicos no producen más energía que la que se invierte en fabricarlos, y que a la gente no les gustan. Según el sitio web de la Asociación de Energía Eólica de Canadá, hoy los aerogeneradores se fabrican bajo estrictas normas que garantizan muy bajos niveles de ruido. Respecto a las muertes de aves, es cierto que ocurren, pero al instalar cada parque eólico se hacen estudios de impacto ambiental que incluyen la interacción de las especies con las turbinas. Sobre el tema continúan llevándose a cabo estudios minuciosos en Europa y Norteamérica. En Estados Unidos se estima un promedio nacional de unas dos aves muertas al año por turbina. Un parque eólico como el de la Isla de la Juventud puede evitar la emisión anual de más de 1 200 toneladas de GEI. Un aerogenerador produce durante seis meses y un año, como promedio, la energía invertida en su fabricación y continúa generando electricidad durante 20 a 25 años. Finalmente, el asunto del impacto visual es cuestión de gustos. A muchos nos satisface saber que esas enormes máquinas generan electricidad sin emitir humo y que la energía que usan no se nos puede bloquear.

Desarrollo en Cuba

De acuerdo con la Asociación Mundial de Energía Eólica, Cuba ocupaba al finalizar 2007, el lugar 61 en potencia eólica instalada. El primer parque eólico cubano se yergue como firme demostración de las potencialidades del viento en el archipiélago para producir electricidad. Se ubica en Isla Turiguanó, provincia de Ciego de Ávila, y tiene dos máquinas de 225 kW.

Un resultado de la Revolución Energética es el despegue del empleo del viento para producir electricidad. El país cuenta hoy con herramientas muy importantes para planificar su desarrollo eólico, entre las que está el mapa del potencial eólico nacional. Cuando se concluya la instalación del parque Gibara 2 llegaremos a 11,7 MW. En diez años podríamos tener instalados varios cientos de megawatt, de un potencial que los cálculos más conservadores sitúan en unos 2 000 MW. El impacto de los huracanes resulta el factor más complejo. Los ciclones de 2008 causaron daños menores en el parque eólico Los Canarreos, en la Isla de la Juventud, que cuenta con tecnología anticlónica, y en Gibara 1, donde fue destruida la casa de control, pero las turbinas soportaron el embate de Ike.

Eolo tiene un papel cada vez más activo en el avance hacia el desarrollo sostenible. Pero llegar a esa meta requerirá de transformaciones globales que garanticen el acceso de todos los seres humanos a fuentes y tecnologías energéticas, sin especulaciones ni usos banales o despilfarro, sino con solidaridad, complementación y respeto ambiental.

* El autor es especialista de CUBAENERGÍA y miembro de CUBASOLAR.

Conexión mundial

A cargo de Ohilda Cabrera

Maqueta de Masdar City, ciudad ecológica. LA PRIMERA CIUDAD SIN EMISIONES DE CO2, autosuficiente en energía y que reciclará todos sus desechos, será inaugurada en 2016 como parte de la transformación del emirato petrolero de Abu Dabi en un centro mundial de investigación y desarrollo de nuevas energías. A primera vista es solo otra de las gigantescas obras que salpican ese emirato, pero la central fotovoltaica que se levanta en una esquina revela que Masdar City será diferente. El video del plan muestra una ciudad sin coches, con edificios bajos (no más de cinco pisos), calles peatonales y un innovador sistema de transporte eléctrico. Las casas se apiñan como en una moderna kasbah, de forma que den sombra a las vías públicas y su ubicación cree corrientes de aire. En el interior de las habitaciones la refrigeración se consigue con una versión actualizada de las tradicionales torres de viento, que recogen las brisas del desierto y expulsan el aire caliente. Resulta difícil imaginar esa visión futurista a las afueras de Abu Dabi. En esa ciudad el modelo es otro. Edificios cada vez más altos, autopistas más amplias y el reinado absoluto del aire acondicionado para combatir los 50 grados que se alcanzan en verano. Pero Abu Dabi no solo es uno de los primeros productores de gas y petróleo, sino que sus gobernantes están empeñados en «seguir siendo líderes en la producción de energía». Por eso han asignado 22 000 millones de dólares (unos 17 400 millones de euros) a la Abu Dhabi Future Energy Company (ADFEC, la promotora de Masdar City), y han buscado la cooperación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y encargado el proyecto al estudio de Foster + Partners. De la sinceridad del empeño da cuenta no tanto la inversión económica (Abu Dabi tiene una de las rentas per cápita más altas del mundo, 47 000 euros, el doble que la española), como el esfuerzo por educar a sus jóvenes con una nueva mentalidad respecto a la energía. En el viaje que ha realizado a España un grupo de alumnas del High College of Technology de Ruwais, además de la Alhambra y Medina Azahara, se ha incluido la visita a una planta de energía solar en Almería. La primera fase del plan gira en torno al Instituto de Investigación Masdar, un centro asociado al MIT cuya inauguración está anunciada para septiembre. Junto a este se levantará una universidad, un centro de innovación y polígonos para atraer a empresas pioneras en nuevas tecnologías. En la segunda fase se dotará a la nueva ciudad de infraestructuras para que vivan en ella cerca de 50 000 personas. (Diario El País)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.