Golpe a Golpe, un proyecto sociocultural para las comunidades de Camagüey

No hay camino difícil

Autor:

Yahily Hernández Porto

El proyecto, perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz, regala su arte en las comunidades más intrincadas de esa provincia del oriente cubano

CAMAGÜEY.— Un escenario sobre ruedas anda recorriendo comunidades distantes en este territorio. Cuentan quienes han asistido a las presentaciones que cuando los jóvenes artistas apartan el telón imaginario y comienzan a actuar, el poblado se convierte en un gran teatro, donde la alegría le arrebata el sueño y la monotonía al espacio hogareño.

Y es que Golpe a Golpe, proyecto sociocultural de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Camagüey, mucho tiene que ver con la satisfacción colectiva. «Estos muchachos cambiaron durante horas la vida de San Diego. Es como si estuviéramos en otro lugar, en un teatro de verdad», enfatizó agradecida la vertientina Edimaris Guerra.

«Nos han regalado un espectáculo buenísimo. Los niños, ancianos y hasta los más reacios se han divertido», fueron algunas de las expresiones de los vecinos.

«Puñetazos» contra la distancia

A más de 40 kilómetros de la Ciudad del Arroz, en playa La Mula, otra comunidad visitada por esta tropa veraniega, JR pudo contactar con los muchachos de Golpe a Golpe, que hace tres días recorrían poblados intrincados del municipio de Vertientes.

Bajo un sol fuerte, Yunielkis Naranjo Guerra, director del proyecto, comentó acerca de los sueños y retos de los creadores andariegos.

«Somos un colectivo que desecha lo fácil y nos batimos “de tú a tú” con una realidad difícil para cualquier artista. Sin embargo, en lo complejo radica nuestra satisfacción.

«Día a día vivimos experiencias inimaginables, porque levantar un escenario espontáneo no es cosa de juego; más si lo haces frente a todos los habitantes que te esperan con ansiedad.

«En la misma realidad a la que te enfrentas persiste el sueño y el reto de Golpe a Golpe, porque todo lo que se hace tiene que estar avalado por la profesionalidad del artista, que a su vez depende de la constante superación profesional colectiva e individual. No podemos descansar en este sentido, ni autocomplacernos.

«Hoy por ejemplo, entre las experiencias más reconfortantes está la visita a los centros penitenciarios de Camagüey. Sin embargo, no hay una escuela, hogar de ancianos, hospital o comunidad rural donde el público no nos haya regalado el aplauso y la satisfacción por nuestra presencia. Y esto también es un reto, porque si no gustas, ¿para qué y para quién actúas?»

—¿Mucho antes del movimiento artístico generado en todo el país con el paso de los ciclones Gustav, Ike y Paloma, Golpe a Golpe ya existía con esta esencia?

—Solo que estábamos prácticamente en el anonimato. JR, junto a otros medios locales, siempre nos identificó, sin embargo. Creo que ha sido muy importante que el artista tome y haga suyos esos espacios, que antes las manos creadoras no palpaban tan de cerca.

—Es un cambio que oxigena a la comunidad y al propio artista; ambos aprendemos y sobre esa realidad se crean cosas nuevas, según donde se encuentre el artista, y por sobre todas las cosas, el arte que realizas debe parecerse a ese entorno y no a otro. Esto último implica compromiso, deseo y calidad.

Bajo agua, sol y sereno

Siempre que llueve escampa; este es un dicho milenario que anda de la mano de los artistas camagüeyanos de la AHS. Aguaceros, falta de corriente y sol abrumador, sobre todo por estos días de verano, no han podido detener a Golpe a Golpe, que aparta de sus días de camino los inconvenientes de la naturaleza.

Pero lo trascendente en los laboriosos payasos y payasas, cantantes, bailarines, trovadores, magas y magos... es que se presentan en lugares recónditos, en parajes donde nunca antes un artista había actuado.

«Lo que más le agradezco al proyecto es la oportunidad que nos dio a todos de superarnos, a la vez que nos ha permitido experimentar el agradecimiento de un público ávido de un escenario. No hay nada más hermoso que los primeros aplausos de quienes jamás habían visto a un cantante de cerca, y esto marca la diferencia, incluso con otros artistas», expresó Roger Concepción Betancourt, aficionado a la música y técnico de nivel medio en Electrónica.

Las anécdotas de los integrantes del proyecto no solo reconfortan a quienes lo disfrutan, sino también a los protagonistas de esta historia.

«Cuando un vecino le pide al grupo que se quede aunque sea unas horas más y hasta nos acogen como hijos en sus hogares, esto es como el termómetro que nos indica que sembramos alegría y que dejamos una huella diferente en ese lugar», comentó Ernesto Pérez Quevedo, payaso que con 26 años de edad integra junto a su esposa el dúo Karise@.

Muchas son las historias de estos artistas, pero una de las más impactantes es la que el grupo nos contó después de su actuación en el litoral vertientino.

«Todos recordamos a la niña Galina, de Santa Cruz del Sur —municipio devastado por el huracán Paloma—. Ella hizo, después de actuar durante varios días, que su familia nos regalara y dedicara una foto suya, para que nunca la olvidáramos. Desde entonces la niña se ha convertido en una amiga inseparable e inspiradora del grupo», recordaron los muchachos, listos ya para una segunda actuación en playa La Mula, recién reabierta este verano.

No hay camino difícil

Yunielkis Naranjo, director de Golpe a Golpe, informó que las giras cuentan con dos y tres funciones diarias y que el grupo lo conforman 35 integrantes, más el talento artístico de la AHS.

«Desde su creación —agregó el director— el 6 de diciembre de 2003, Golpe a Golpe ha visitado más de 650 comunidades rurales, algunas tan intrincadas que aun no cuentan con electricidad».

Informó Naranjo que actualmente la falta de corriente en algunas comunidades rurales ya no es un problema para los artistas, «porque hoy tenemos un equipo de audio de carga portátil que facilita las presentaciones que antes se hacían a capella».

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.