Evaluarán potencial tóxico de maduradores en Villa Clara

La utilización de plaguicidas para madurar frutas es un mal extendido en el país que resulta muy peligroso por sus efectos sobre la salud

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— En la Unidad de Toxicología de Villa Clara avanza un proyecto que abrirá el camino para frenar la utilización de plaguicidas para madurar frutas, un mal extendido en el país que resulta muy peligroso por sus efectos sobre la salud, que pueden ser inmediatos, a mediano o a largo plazo.

La doctora María Esther Tejera Aguilar está al frente del estudio titulado Evaluación del potencial tóxico de los residuos de Ethephon en plátanos, que se utiliza para contribuir al crecimiento y la maduración de las plantas.

El proyecto ramal, aprobado en el Programa de calidad de vida, perteneciente al MINSAP, consta de dos fases: en la primera el universo será un área de cultivo de plátanos para determinar si se contaminan o no. Y en la segunda analizarán muestras de frutas maduras del mercado para conocer qué producto emplearon y qué cantidad de residuos de este último contienen.

El Ethephon es uno de los compuestos orgánicos fosforados que emplean los vendedores para madurar. Estos poseen capacidad para contaminar a las personas a través de los alimentos, por las vías respiratorias, el contacto con la piel y las mucosas.

Obviamente, las concentraciones inadecuadas de sustancias que aplican a las mercancías pueden ocasionar una intoxicación aguda, en la que los síntomas brotan rápido, pero también tienen —lo que es tanto o más dañino—, un efecto acumulativo en el organismo.

En una encuesta que realizó la doctora Tejera Aguilar, hubo vendedores que le confesaron que para lograr la rápida maduración de las frutas, las sumergen en un recipiente donde previamente fue mezclado el plaguicida con agua, o se lo aplican directamente en el tallo o lo inyectan en diferentes dosis. Algunos plantearon incluso que la Agricultura debía darles un curso para saber cómo aplicarlo.

Lo narrado confirma el uso de sustancias químicas muy nocivas para madurar los referidos productos de una manera anárquica, sin ningún fundamento técnico, como alertamos desde estas páginas hace unos años.

Cuando aquellos resultan tratados de la forma expuesta, carecen, por lo general, de su olor original, poseen poco dulce y un color al que le falta homogeneidad. En los plátanos se advierte un amarillo pálido, y el aguacate, a veces, adquiere una coloración oscura en el área por donde entró el líquido.

La especialista recordó que los pesticidas y demás químicos aplicados en el agro resultan sustancias de una gran potencialidad tóxica, destructiva y contaminante. Requieren, por lo tanto, una cuidadosa manipulación por parte del personal que realiza esta tarea.

«A pesar de que el Ethephon está clasificado como ligeramente tóxico, no está excluida la posibilidad de que pueda producir toxicidad aguda y crónica provocando  trastornos a nivel del sistema nervioso central, hígado, inmunológicos u otros», precisó la doctora.

Para determinar los posibles residuos se cuenta con el Cromatógrafo de gases acoplado a un espectrómetro de masas, un medio de avanzada tecnología para analizar muestras de orina, sangre, y contenido gástrico de cualquier paciente intoxicado para determinar la causa; también residuales de productos químicos en las viandas e, incluso, en la tierra donde se cultivan.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.