Los ojos de la tragedia (+ Galería)

Eran cerca de las seis de la tarde cuando los vecinos de Guasimal, Sancti Spíritus, presenciaron el vuelo irregular y la caída de la aeronave ATR-72-212 que cubría la ruta entre Santiago de Cuba y La Habana. Ellos serían los primeros en acudir al lugar de la tragedia

Autor:

Miguel Ángel Valdés Lizano

GUASIMAL, Sancti Spíritus.— «Eran casi las seis de la tarde cuando sentí el bullicio de las personas en el caserío. Cuando me asomé al portal vi el avión con movimientos raros en el aire. Pensé que se nos venía encima. Entonces me asusté tanto que me dio por agarrar el teléfono y marcar el número de la Policía. Muy rápido les narré telefónicamente la inestabilidad del avión hasta que cayó al suelo».

Marcada por el trágico suceso, Neida González Borroto, una de las vecinas del poblado de Vanguardia, perteneciente al Consejo Popular Guasimal, a pocos 30 kilómetros de la ciudad de Sancti Spíritus, rememora estos detalles de lo ocurrido. Ella, quien tiene en su casa el servicio de teléfono público del lugar, fue la primera persona que avisó a las autoridades.

En los pobladores de este lugar habita un hondo dolor por lo presenciado, porque ellos además desempeñaron un papel fundamental al apoyar a las fuerzas especializadas en las tareas de rescate.

El primer vecino que llegó hasta el lugar de los hechos, Orlando Martín Hernández, cuenta: «Cuando observé el avión a tan baja altura pensé que iba a chocar con la mata de mango. Era casi seguro que iba a estrellarse y por eso, pensé en encender mi taxi por si alguien necesitaba ayuda».

Este testigo precisa que antes de desplomarse la aeronave se escuchaba un ruido estrepitoso como en los motores, aunque durante el vuelo sostiene que nunca se vio fuego. «Minutos después, al ver de cerca la catástrofe, pensé que había muy pocas probabilidades de sobrevivientes».

Según agrega Martín Hernández, luego del impacto las llamas fueron de hasta más de 20 metros de altura. «Yo me monté en el caballo y llegué hasta el sitio que permanecía envuelto en candela. Al caer el equipo sentimos una explosión grande, luego se repitieron otros estruendos».

En tanto, Yoel Martínez Hernández, campesino del caserío, coincide en que al parecer en el aire no hubo explosión, «pero que le pareció que la nave giraba como buscando estabilidad y su sistema de luces funcionaba de manera intermitente».

El auxilio no se hizo esperar

Hombres y mujeres de la zona fueron los primeros en acudir con la esperanza de poder socorrer a algún pasajero. Según narran los testigos, de inmediato llegó la Policía de Guasimal y el personal paramédico de esta localidad, quienes se encontraban preparados para recibir a posibles heridos.

Los lugareños destacan también la presencia de Miguel Acebo Cortiñas, primer secretario del Partido en Sancti Spíritus, quien fue la primera autoridad de la provincia en arribar al escenario donde se precipitó a tierra el avión de la aerolínea Aerocaribbean S.A. al anochecer de este jueves, para tratar de ayudar de alguna forma a los posibles sobrevivientes.

El dirigente y los vecinos atravesaron en la oscuridad de la noche por los trillos entre el marabú, cuando todavía no se había comenzado a abrir el otro terraplén. Los habitantes de la zona sirvieron como guía a las fuerzas especializadas, contribuyeron en el derribo de marabusales y en la transportación de extintores…

Según destacó Diana Companioni, presidenta del Gobierno en el territorio, un papel decisivo desde los primeros momentos desempeñaron las fuerzas de la Unidad de Rescate y Salvamento, así como otros destacamentos de las FAR y el MININT.

Rápidamente la provincia movilizó una cifra considerable de efectivos y el equipamiento necesario entre el que se incluyeron buldóceres y un cargador, además de los camiones de bomberos y ambulancias.

Uno de los trabajos más arduos consistió en abrir durante la noche una trocha de más de dos kilómetros entre el marabú para facilitar el acceso de los carros, desde la carretera principal hasta donde se estrelló la nave. La extinción del fuego se prolongó hasta recién comenzada la madrugada, para luego permitir los análisis preliminares.

Según se informó, varios familiares de las víctimas se encontraban ya este jueves en territorio espirituano para conocer de primera mano los detalles del acontecimiento y colaborar en el proceso de identificación.

Expertos coinciden en afirmar que los accidentes aéreos en territorio cubano son algo inusual, en buena medida gracias al sistema de trabajo establecido por el Instituto de la Aeronáutica Civil.

El accidente aéreo más grave de las últimas décadas en Cuba se remonta a septiembre de 1989, cuando una nave Ilushin 62, con destino a Milán, cayó en La Habana poco después de despegar.

El rescate continúa

Las acciones para recuperar los cadáveres y determinar las causas del accidente del avión ATR-72-212 continuaron este jueves en las inmediaciones de Vanguardia, caserío situado aproximadamente a un kilómetro donde cayó esta nave.

Personal especializado del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba, del Instituto de Medicina Legal, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior intervinieron en las labores dirigidas a conservar e investigar el escenario del desastre, que provocó lamentablemente la muerte de las 68 personas a bordo —siete tripulantes, 40 pasajeros cubanos y 28 extranjeros (dos alemanes, dos austriacos, un italiano, nueve argentinos, un español, tres holandeses, un francés, un japonés, una venezolana y siete mexicanos).

Cerca del mediodía de ayer ya los expertos habían concluido las actividades de análisis en el área de la cabina y en las proximidades de los primeros asientos de los pasajeros.

Ya fueron halladas las cajas negras y de voz del avión, elementos que pueden arrojar datos relevantes sobre el suceso. Además se compilan y estudian objetos del vehículo aéreo, así como pertenencias de los pasajeros que viajaban en la ruta Santiago-Habana.

Se conoció que los restos mortales serán trasladados hacia el Instituto Nacional de Medicina Legal en la capital, donde los expertos los identificarán.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.