Desafiados por la demanda

El Combinado Avícola Nacional cuenta con una estrategia con la cual se prevé crecer en un 17,5 por ciento en la producción de huevos en un período de cinco años. Para 2012 se planificó la producción de 80 millones más

Autor:

Marianela Martín González

Con el propósito de integrar un sistema productivo, un día como hoy, hace 48 años, el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro creó el Combinado Avícola Nacional (CAN).

Al evocar la génesis de esta entidad, adscripta al Ministerio de la Agricultura, el Doctor en Ciencias Manuel Pampín Balado, investigador titular del Instituto de Investigaciones Avícolas (IIA), advierte que fue el primer programa en ofrecer a las campesinas, de manera masiva, la oportunidad de integrarse a la sociedad como obreras. Y contó con todo el empuje de la voluntad de Vilma Espín.

«A las mujeres les agradecemos en buena medida la cultura del buen manejo que se ha establecido como parte del acervo institucional. Han sido las grandes batalladoras en el sector. Para atender nuestras crías hay que ser cuidadoso y responsable. Hay que ser maternal».

Pampín advierte que la avicultura está ligada a dos grandes hitos de la Revolución: ¿Qué era la Granjita Siboney, sino una granja avícola que sirvió de cobija a los asaltantes al Moncada?

«Ignacio Ramonet, en Cien horas con Fidel, revela que los mercenarios de Playa Girón no solo se canjearon por compotas. También por pie de crías para desarrollar nuestros patrones genéticos en la avicultura, y por otras tecnologías que permitieran el despegue productivo de esta rama».

Hay antecedentes asociados al CAN, como la creación del Plan Especial de Fomento Avícola, en 1963, que el investigador no soslaya. Con eso se lograron encauzar objetivos económicos concretos, proyectados sobre programas sólidos, enmarcados dentro de los principios técnicos de la avicultura internacional.

«Se inició así la construcción de las bases para el inicio y desarrollo de la genética avícola cubana. Con este paso, el país se libraba de la supeditación a Estados Unidos en esta rama, y se abría una brecha al bloqueo económico imperialista», apuntó.

Una fortaleza criolla

La avicultura en el archipiélago posee un banco genético en el cual está representado el 18 por ciento de la reserva mundial de aves. Se logró a partir de los cruces de ponedoras que actualmente se explotan en la producción especializada.

«Son de alta resistencia al estrés ambiental. También contamos con cruces para la avicultura alternativa y trabajamos en el mantenimiento de otras especies, como patos, codornices, guineos y faisanes», precisó Pampín Balado.

Al IIA se le deben múltiples logros científicos y tecnológicos, que por su influencia, los ministerios de la Agricultura y el de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente han reconocido, entre estos el Programa genético para la producción de huevos, Producción familiar de huevos y carne de aves, La vacunación asistida en el control de la enfermedad de Gumboro, y muchos otros resultados.

Al referirse a la labor del Instituto, el Doctor Manuel Pampín la considera privilegiada, al poder trabajar directamente con el CAN. «No tenemos problemas para implementar nuestras investigaciones; estas parten de las necesidades de los productores».

Esta sinergia ha permitido mantener bajo control las principales enfermedades que afectan la masa avícola, y contribuir a que el país se mantenga libre de enfermedades exóticas, como newcastle y la influenza aviar.

Un producto muy popular

Según fuentes del IIA, Cuba es el tercer consumidor de huevos en Latinoamérica, solo superado por México y Uruguay. En 1991 —con  2 700 millones de posturas— tuvo su récord productivo. Luego en el período especial se deprimieron las producciones.

El subdirector de Producción y Comercialización de la Unión de Empresas del Combinado Avícola Nacional (CAN), ingeniero Raimundo Rodríguez Martínez, reconoce que aunque en el año anterior se cumplió con los planes y los destinos previstos, todavía la demanda no está cubierta.

«Al Ministerio de Comercio Interior se le entregaron el año pasado 258,7 millones de huevos para la venta liberada, además de las asignaciones de la canasta básica. Para el presente se planificó la producción de 80 millones más, y así acercarnos a satisfacer el mercado liberado, pero hay indicadores que demuestran insatisfacciones aún», indicó.

Noriel Correa Mayor, director del CAN, estima que uno de los factores que ha disparado la demanda del huevo es el trabajo por cuenta propia. Este producto es muy solicitado como agregado o complemento de otros platos.

«Contamos con una estrategia para crecer en un 17,5 por ciento en un período de cinco años y continuar de manera paulatina hasta 2018», aseguró.

En provincias como Matanzas, la estrategia se consolida con indicadores de eficiencia loables. La viabilidad —indicador que mide el por ciento de subsistencia de las aves— en este territorio supera la media nacional. En el país, al cierre de abril, este parámetro se comportaba en un 88,28 por ciento; y en la zona yumurina, en un 93,35 por ciento.

Detrás del empeño de elevar la producción se encuentran mujeres como Marlen Bacallao, jefa técnica de la granja de Inicio de reemplazo de ponedoras Turcios Lima, del municipio yumurino de Unión de Reyes. Ella y una veintena de compañeras atienden más de 76 000 pollitas que serán las sustitutas de las actuales ponedoras de ese territorio.

«Las recibimos con horas de nacidas y las transportamos a las granjas de ponedoras con 112 días. Aquí les brindamos una atención integral para que salgan aptas a poner. Recortamos sus picos para que no se lastimen, les suministramos los medicamentos preventivos que requiere un ave cuyo propósito es producir huevos, entre tantas otras atenciones».

Ser celosos con el cumplimiento de las medidas de bioseguridad es piedra angular para mantener buenos índices de viabilidad, según la especialista. Tener habilitadas las cajuelas, donde se desinfectan las manos y los pies de quienes entran a la entidad; chapear las áreas para evitar roedores y otros vectores; así como aplicar la medicina en el momento preciso, de acuerdo con el  cronograma, son algunas de las acciones que se deben acometer sistemáticamente, si se desea tributar pollonas saludables.

Edel Valera Elizarde, administrador de la Turcios Lima, agrega que detrás de cada crianza viene un proceso de habilitación de las granjas, el cual requiere también de una disciplina tecnológica rigurosa.

«Cuando se va un lote, tenemos que retirar la capa de paja de arroz donde vivía la camada. Tenemos que fumigar las naves, desinfectar los bebederos, aplicar cal y tomar otras medidas higiénico-sanitarias para recomenzar la nueva crianza. Es una labor donde no hay cabida para la pereza. Cada cosa que posterguemos repercute en la vida de miles de aves», precisó.

Producir este año 150 millones de huevos en la avicultura especializada y 3,2 millones en el sector cooperativo y campesino, con indicadores eficientes, es un compromiso que los matanceros hacen realidad, según Emiliano Díaz López, director de la Empresa Avícola de Matanzas.

«Tenemos un capital humano valioso, integrado por 1 519 trabajadores, de estos 639 mujeres. Como fortaleza poseemos la experiencia de 68 compañeros graduados de nivel superior y 306 técnicos de nivel medio.

«Disponemos de un programa de capacitación que comprende a todos los que de una manera u otra participan en el cierre de nuestro ciclo productivo.

«Con el fin de hacer lo que nos toca en la actualización del modelo económico, entre otras estrategias, tenemos la aprobación para aplicar el sistema de dirección y gestión empresarial estatal, en aras de incrementar la eficiencia, mejorar las condiciones de trabajo y elevar los niveles salariales de los trabajadores.

«Si hacemos lo que nos corresponde en el momento que corresponde, la avicultura en la provincia irá en ascenso, como demanda la mesa de los cubanos», acotó.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.