Depurar los «inventarios ociosos» de problemas - Cuba

Depurar los «inventarios ociosos» de problemas

Representantes de la Empresa Siderúrgica José Martí abogaron por recuperar el Codificador Único de productos, lo cual permitiría que en el universo empresarial del país cada quien pudiera encontrar lo que hoy anda oculto y ocioso

Autor:

José Alejandro Rodríguez

La ANEC no espera a celebrar su VII Congreso. Ya está enviando a los ministros, para su atención, los planteamientos cardinales de sus afiliados en el proceso asambleario previo, sobre los problemas de nuestra economía que más entorpecen la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Así declaró a JR Roberto Verrier, presidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba, al término de la asamblea de balance de esa organización en el municipio habanero del Cotorro, que centró sus análisis en las debilidades y ataduras que subsisten en la empresa estatal socialista, la llamada a ser el garante de los cambios en el modelo económico del país.

En el encuentro, representantes de la Empresa Siderúrgica José Martí (Antillana de Acero) alertaron de las dificultades para salir de los inventarios ociosos con los mecanismos vigentes, que hacen que las entidades los oculten, pues al final se nominalizan como gastos en vez de desembocar en desahogos financieros. Y al propio tiempo, se abogó por recuperar el Codificador Único de productos, lo cual permitiría que en el universo empresarial del país cada quien pudiera encontrar lo que hoy anda oculto y ocioso.

Otra paradoja de las regulaciones es el hecho de que esa siderúrgica deba obligadamente venderle sus acumulados equipos obsoletos a Recuperación de Materias Primas, para después comprárselos a precios mayores y fundirlos en sus hornos, cuando debiera poder reutilizarlos por sí misma en el ciclo productivo. Un ejemplo de falta de potestades.

Otros temas abordados por los profesionales de otras empresas del territorio fueron los desórdenes organizativos, con proliferación de estructuras intermediarias y burocráticas, que acaparan parte de las utilidades; elevadas sumas de cuentas por cobrar y por pagar, agravadas por las debilidades contractuales; formalidades y rigideces en la planificación, y desestímulos en los trabajadores cuando, por factores ajenos a su labor, se afectan los resultados finales.

En la asamblea se vindicó el papel protagónico de las organizaciones de base de la ANEC en la gestión económica de las empresas: Hay que ganárselo y no esperar a que se lo concedan, hay que discutir y plantar cuando se trata de distorsiones, indolencias, indisciplinas y disparates económicos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.