II Frente Oriental: 55 años de victorias

Fundado el 11 de marzo de 1958, el II Frente Oriental Frank País fue un puntal en la victoria del Ejército Rebelde contra la dictadura de Fulgencio Batista, derrocada el primero de enero de 1959

Autor:

Eduardo Pinto Sánchez

SANTIAGO DE CUBA.— Los pobladores del II Frente Oriental Frank País se saben herederos de una historia que los marca y compromete con una obra de heroicidad que comenzó el 11 de marzo de 1958, bajo el mando del entonces Comandante Raúl Castro Ruz.

Raúl, junto a más de 50 compañeros, se despidió de Fidel y Almeida en Pata de la Mesa el primer día de marzo de 1958, con el objetivo de abrir una nueva zona de operaciones en el norte montañoso de la entonces provincia de Oriente, en la Sierra Cristal.

El territorio asignado a la Columna 6 Frank País abarcaba unos 12 000 kilómetros cuadrados, entre los términos municipales de Mayarí y Baracoa. El mismo 1ro. de marzo llegaron los rebeldes a San Lorenzo, lugar donde cayó el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes. Desde allí Raúl planificó el peligroso cruce de la Carretera Central y de los llanos hacia el norte de la provincia de Oriente, y arribó a Piloto del Medio, al norte de San Luis, el día 11, donde proclamó oficialmente abierto el II Frente.

La Columna, en su recorrido por el territorio asignado, fue creando Comités de Campesinos Revolucionarios e incorporando los grupos de alzados que encontraban.

Un importante apoyo encontraron los guerrilleros, desde los inicios, en el campesinado de la región y en las organizaciones del Movimiento 26 de Julio.

A pocos días de creado el II Frente, comenzó la cadena de acciones bélicas que llegó a más de 240 en el período de la guerra contra la tiranía. La primera de importancia fue la toma del aeropuerto de Moa, el 31 de marzo, respaldando la llegada de un avión con pertrechos de guerra.

En mayo de ese mismo año, una ofensiva enemiga fue lanzada contra las fuerzas rebeldes desde Holguín y Santiago de Cuba, la cual fue rechazada. La intensificación de la lucha guerrillera luego de derrotada la ofensiva enemiga fue arrolladora. Los rebeldes aniquilaron, rindieron o tomaron una treintena de cuarteles o guarniciones de la tiranía; causaron cientos de bajas a las fuerzas batistianas; ocuparon miles de armas y municiones, capturaron aviones, ocuparon más de una decena de trenes...

En el Frente funcionaron los Departamentos de Guerra (fuerzas terrestres y la Aérea Rebelde, que llegó a tener 13 naves); Sanidad, Justicia, Educación, Finanzas, Propaganda y Construcciones y Comunicaciones. Subordinadas a la Comandancia Central, funcionaron la Escuela Política José Martí, el Buró Agrario y el Buró Obrero.

Este nivel de organización y primigenia institucionalización, hizo que Fidel calificara al II Frente como un modelo de organización y un importantísimo aporte a la causa de la liberación del país.

El 21 de septiembre de 1958 fue realizado en Soledad de Mayarí Arriba el Primer Congreso Campesino en Armas y el 8 de diciembre sesionó en el mismo lugar el Congreso Obrero en Armas, eventos que fortalecieron la unión obrero-campesina y la lucha contra el latifundismo.

Durante la contienda, los rebeldes construyeron más de 400 escuelas e instalaron unos 20 hospitales en campaña, para beneficio de los pobladores, entre otras acciones.

El 12 de noviembre, el Comandante en Jefe Fidel Castro, a través de Radio Rebelde, había dado las instrucciones para la Operación Santiago o Batalla de Oriente para lograr la derrota final de la tiranía. El día 22 del propio mes, las fuerzas del II Frente cumplieron las indicaciones de Fidel.

El Cristo, Alto Songo, La Maya, San Luis, Río Frío, Mayarí, Caimanera, Baracoa, Sagua de Tánamo y otros puntos se convirtieron en territorio libre. Ya a fines de diciembre las tropas del II Frente Oriental Frank País combatían junto a otros frentes guerrilleros orientales para terminar con la dictadura de Batista.

En Mayarí Arriba, sede de la Comandancia Central del II Frente en los últimos meses de la guerra, un Mausoleo guarda los restos de muchos de los caídos en combate o fallecidos después del triunfo. Héroes que descansan en la eternidad custodiados por la gente buena que habita esta serranía oriental.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.