Camino menos «resbaladizo» - Cuba

Camino menos «resbaladizo»

Cuando se iniciaron los exámenes de ingreso a la Educación Superior en el año 2010 solo aprobó para el Curso Regular Diurno un 32 por ciento de los aspirantes, mientras que en la última edición lo logró el 69 por ciento, expresión de que el trabajo para la preparación de los estudiantes está dando buenos resultados, consideran autoridades educacionales

Autor:

Margarita Barrios

Tenemos el empeño de tributar a la calidad a través de una mejor selección de aquellos que acceden a la Universidad, y puedo asegurar que aprobar los exámenes de ingreso asegura un mayor éxito en los estudios universitarios, expresó René Sánchez, director de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior.

Una característica de nuestro sistema de ingreso es que el plan de plazas se corresponde con las necesidades de la economía cubana, destacó, lo cual permite que cuando un estudiante egresa, junto a su título de licenciado reciba una boleta de ubicación laboral.

René Sánchez puntualizó que los exámenes de ingreso se iniciaron en 2010, y en aquella ocasión solo aprobó para el Curso Regular Diurno, un 32 por ciento de los aspirantes procedentes de todas las fuentes, mientras en la última edición lo alcanzó el 69 por ciento.

«No estamos totalmente satisfechos, pero los hechos demuestran que con un esfuerzo sostenido se puede lograr una mejor preparación para la Universidad, porque consideramos que los exámenes, más que una barrera, son una garantía del éxito en los estudios.

«Hemos hecho encuestas entre los jóvenes, y ellos argumentan que la preparación que realizaron los nutrió de habilidades y herramientas para enfrentar mejor los estudios superiores».

En los últimos años se han eliminado barreras o instrumentos adicionales para el ingreso, argumentó René Sánchez, e informó que para este período lectivo solo se mantienen las pruebas de aptitud para las carreras del Instituto Superior de Arte (ISA), Relaciones Internacionales y Periodismo.

Igualmente puntualizó que la fuente de ingreso conocida como Concurso, en la cual participan muchos jóvenes graduados de la enseñanza técnica profesional, ofrece ahora la posibilidad de que puedan aspirar a carreras del Curso Regular Diurno y también del Curso por Encuentros.

También precisó que para el próximo proceso de ingreso los aspirantes tendrán nuevamente dos oportunidades de presentarse de las tres convocatorias que se realizan.

«Quiero aclarar que, independientemente de los resultados, los que aprueban en la primera oportunidad tienen prioridad para el otorgamiento de carreras».

Subrayó que el proceso de ingreso a la Universidad no es solo patrimonio de los que aspiran, sino de toda la familia cubana.

«Los estudiantes son participantes activos de todas las acciones del proceso de ingreso, desde llenar sus boletas con las aspiraciones para estudiar determinadas carreras, hasta que realizan los exámenes.

«Nuestro sistema de ingreso, como pocos, tiene la peculiaridad de que un aspirante a la Educación Superior puede reclamar su nota si no está de acuerdo, se le muestra su examen, y hasta dos veces si obtiene más de 40 puntos».

El funcionario insistió en que el país cuenta con una modalidad de estudios superiores que antes se le denominaba Curso para Trabajadores y ahora Curso por Encuentros, a la cual puede acceder cualquier ciudadano cubano, sin término de edad y aunque no tenga vínculo laboral.

Son requisitos indispensables tener el duodécimo grado aprobado o su equivalente en el Politécnico, así como realizar los exámenes de ingreso a la Educación Superior.

«Esta posibilidad no está suficientemente explotada —explicó—, pues cada año se coloca un amplio número de plazas que en la mayor parte de las provincias no son cubiertas».

Por último destacó que, como una oportunidad real para todos los aspirantes a la próxima edición de las pruebas de ingreso, se ofrecerán cursos de preparación en todas las facultades obrero-campesinas de cada uno de los municipios del país, así como a partir del próximo mes de enero también se transmitirán repasos por televisión.

¿Cómo andan los preuniversitarios?

La principal fuente de ingreso a la Educación Superior es el preuniversitario, pues ese es el objetivo de ese nivel de enseñanza: preparar a los jóvenes para su entrada a la Universidad.

Cuando comenzaron los exámenes de ingreso en 2010, solo el 32 por ciento de los aspirantes procedentes de los preuniversitarios lograron aprobar, mientras en 2013 lo logró el 73 por ciento de los estudiantes.

Margarita Mc Pherson Sayú, viceministra de Educación, destacó que estos resultados en ascenso se reportan en todas las provincias y significó que 163 profesores lograron que todos sus alumnos aprobaran.

«Trabajamos para elevar la calidad del proceso docente-educativo, para continuar subiendo la cifra de jóvenes que se presentan a las pruebas de ingreso y también mejorar los resultados.

«Para ello no solo hay que realizar ajustes en los contenidos que se imparten, sino también organizar mejor la escuela y elevar la preparación metodológica del personal docente.

«Tenemos que lograr que no haya saltos de una educación a otra; que los conocimientos tengan una continuidad para que el estudiante los vaya consolidando y adquiriendo nuevos, pero los profesores tienen que tener claro que hay que atender al estudiante que llega con carencias; solo así podremos elevar los resultados en las pruebas de ingreso».

La Viceministra argumentó que de todos los estudiantes que terminaron el duodécimo grado en julio último, el 78 por ciento se presentó a las pruebas de ingreso. Aunque la cifra va en ascenso, no es todavía lo que se requiere, pues la misión del preuniversitario es que todos accedan.

«Una de las causas que manifiestan los estudiantes es que no se sienten preparados, pero también argumentan no estar motivados por el plan de plazas que se oferta, aunque tenemos casos de estudiantes que no ingresan al preuniversitario por un interés personal, sino inducidos por sus padres, y por esta causa es difícil que venzan los objetivos.

«Por ello es también tarea primordial avanzar en la formación vocacional de los alumnos, para garantizar la elección consciente de las carreras universitarias que tienen prioridad, según las necesidades de cada territorio».

La Viceministra destacó también que el 44 por ciento de los jóvenes que terminaron noveno grado el pasado curso escolar fueron hacia los institutos preuniversitarios, la mayoría de ellos hacia los pre urbanos, que tienen en estos momentos una matrícula nacional en décimo grado de más de 48 500 alumnos.

«Continuaremos insistiendo en la formación vocacional hacia las Ciencias, para lo cual casi todos los preuniversitarios han sido dotados de laboratorios modernos que permiten una mejor enseñanza de esas materias, y quienes opten por esas carreras podrán cursar el duodécimo grado en las universidades, lo cual es garantía para el ingreso».

Igualmente destacó como prioridad para el nivel de preuniversitario continuar reforzando la educación en valores.

«En esta enseñanza se han producido incidentes, no solo por el incumplimiento del reglamento escolar o el mal uso del uniforme, sino por la ocurrencia de fraude académico en la prueba final y durante el proceso del sistema educativo.

«Por ello es una prioridad el tratamiento del sistema de evaluación, sobre todo la sistemática, cómo se aplica, y el seguimiento que da el maestro a partir del diagnóstico de cada alumno.

«Tenemos estudiantes que durante su proceso de evaluación sistemática y parcial tienen el máximo en el acumulado y fracasan en la prueba final, con resultados que no se corresponden; ese es un problema importantísimo que hay que resolver.

«Además hay que trabajar con el Consejo de Escuela y en la educación familiar, para que los padres estén más relacionados con los procesos docentes, conozcan el balance del resultado de sus hijos y les exijan más.

«También es fundamental que nuestros profesores impartan mejores clases, que los alumnos estudien, que utilicen adecuadamente el libro de texto.

«Haremos especial hincapié en Matemática y Física, que fueron las asignaturas con mayores dificultades en el curso que terminó.

«Nuestro objetivo es que realmente el Preuniversitario garantice esa consolidación de la formación del escolar, que se inició en primer grado, para que pueda ingresar y tener éxito en la Educación Superior».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.