El misterio del naufragio del Valbanera

Con cerca de un siglo de ocurrido el misterioso naufragio del buque español Valbanera, el 10 de septiembre de 1919, en aguas marítimas entre La Habana y las Floridas, el acontecimiento náutico continua como un enigma que no encuentra explicación

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY. —El mayor desastre naval español en tiempos de paz, el naufragio del buque correo Valbanera—con más de 360 pasajeros y tripulantes a bordo—continua siendo una incógnita en la historia náutica mundial y un desastre coronado, aseveró a JR Ramiro Manuel García Medina, destacado investigador-histórico cubano.

La tragedia con cerca de un siglo de ocurrido, el 10 de septiembre de 1919, «es aún un enigma», afirmó García Medina en su exhaustivo estudio sobre esta misteriosa desaparición, en la costa norte entre La Habana y las Floridas, publicado como La Tragedia del Valbanera, en los textos Inmigración canaria en Cuba, de la editorial Globo, Tenerife, en España, del año 1995, y Cuba: Sueño canario 2002, de la editorial Ácana, en Camagüey.

Según el estudio de este camagüeyano de origen canario, el vapor de 5 900 toneladas; propiedad de la compañía Naviera Pinillos, cubría la ruta entre los puertos de Levante español y Nueva Orleáns, con escalas en Islas Canarias, Santiago de Cuba y La Habana.

«El buque arribó al país el 7 de septiembre de 1919 al puerto de Santiago de Cuba y de este desembarcaron algunos pasajeros», según testimonios documentados por el autor, quien además recordó, «la noche del 9 de septiembre de ese año la capital cubana era azotada por un ciclón», reveló.

Entre los interpelados por el autor agramontino destaca la efectuada a María de la Concepción Rubio Santana (fallecida), en su residencia del municipio de Florida, en enero del 2001, a sus 89 años de edad.

Esta floridana-canaria a los seis años de edad viajó junto a sus cuatro hermanos Margarita, Pedro, Enrique, Antonio, y sus padres, Bernardo y María, en el buque. La parentela felizmente ancló su dicha en Santiago de Cuba, pues la familia tenía como proyecto instalarse en la zona del central Miranda, en la antigua provincia de oriente.

Retrato de María de la Concepción Rubio Santana (fallecida) —tripulante del Valbanera— tomada por el investigador Ramiro Manuel García Medina, en la residencia de María, en el municipio de Florida, en enero del 2001, a sus 89 años de edad.

García Medina especificó en la entrevista a la abuela floridana, en enero del 2001, que María, aunque estaba enferma, declaró sus vivencias con la ayuda de su hija, Isabel Concepción Esteves Rubio, y de su sobrino, René Rubio Rodríguez. «Nosotros aunque no vivimos la desventura del barco español estamos muy unidos a ella», significó Isabel, para el estudio de Ramiro.

«En nuestra familia la tragedia del Valbanera ha sido una constante y un recuerdo muy nervioso, porque de solo pensar si algunos de mis abuelos o tíos, por alguna razón hubieran seguido en el barco…uno se eriza», recordó la descendiente de Concepción Rubio, quien además detalló que en Florida vivió hasta el año 2000 —fecha en que murió— otro isleño que contaba que siendo él un jovencito había venido solo en el Valbanera para Cuba, pero como su padrino lo fue a buscar a Santiago entonces él se quedó allí; no continuó viaje hacia La Habana, y salvó la vida.

Ramiro Manuel García Medina, investigador camagüeyano.

El investigador Medina recalcó a JR que los reportes de la época reflejaron cómo el capitán del Valbanera, Ramón Martín, transmitió un mensaje: «Estoy capeando el ciclón sin novedad. Llegaré a La Habana el 10».

Aseguró que el capitán del puerto habanero le argumentó y sugirió que la nave debía esperar el día para ser abordado por un práctico. «Pero el buque ante esa respuesta se alejó de la costa para no correr el riesgo de ser lanzado sobre los arrecifes», agregó el intelectual.

«Todo apunta—reflexionó García—que hubo una confusión de mando entre el capitán del Valbanera y el del puerto cubano; y ante esta incertidumbre el barco se desvió del litoral», opinó.

García señaló, «el día 10 la ciudad amaneció desmantelada y el Valbanera nunca apareció en el horizonte».

«Del trasatlántico de vapor no se encontró rastros—agregó García Medina— y ni una tabla ni un solo cuerpo se halló de los 303 pasajeros y 60 tripulantes de la embarcación. Hoy aún no se despeja la incógnita de este buque español, a pesar de las miles de historia que ha generado su desaparición», confirmó Ramiro García.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.