Las misteriosas ausencias de cigarros y tabacos - Cuba

Las misteriosas ausencias de cigarros y tabacos

En las estanterías muchas veces faltan, pero en los planes productivos todo parece andar bien, con cumplimientos y hasta sobrecumplimientos

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Muchos consumidores tuvieron que dar la vuelta por estos días con las manos vacías mientras intentaban adquirir cigarros —sobre todo Criollos— y tabacos.

De un recorrido de este diario por varias unidades de la red de comercio en moneda nacional de la capital no trajimos muchas cajetillas, pero la agenda sí regresaba llena, en este caso de las preocupaciones de los fumadores por las ausencias recurrentes de ambos productos.

Lo curioso de esta nueva «huida» de las estanterías comerciales del país es que si se revisan las cifras, todas indican que existe un sobrecumplimiento de los planes fijados hasta la fecha, tanto a nivel de país como en la capital.

Con esas incógnitas llegamos al Grupo de Empresas Mayoristas de Productos Alimenticios y Otros Bienes, a la Empresa Comercializadora de Tabacos en Rama La Vega, y a la Empresa de cigarros, tabacos, fósforos y productos alimenticios para el consumo social de La Habana.

En estos ámbitos las estadísticas de los compromisos productivos y de distribución arrojan que se han cumplido las entregas contratadas, e incluso se sobrecumplen.

Actualmente en Cuba se producen cuatro tipos de cigarros: Titanes, Popular y Criollos (fuertes o negros), y Aroma (suave o rubio). Criollos se produce en las fábricas de Holguín y Villa Clara. El Popular en La Habana y Sancti Spíritus, el Titanes en Ranchuelo, y el Aroma igualmente en Holguín.

Según subrayan los especialistas, el Criollos es el preferido por la población que fuma cigarros fuertes, y especialmente el que se produce en Holguín por su calidad, envasado y sellaje. Además, esta provincia cuenta con la industria más moderna de las existentes en el país.

Francis Herrera Chacón, subdirectora general del Grupo de Empresas Mayoristas, explicó que a nivel nacional lo que más demanda la población es el cigarro Criollos, y en el caso de la capital tiene el mayor porcentaje de entrega proveniente de Holguín, al igual que ocurre en Santiago de Cuba.

Destaca que el porcentaje de entrega de la industria de esta marca ha estado por encima del plan proyectado hasta septiembre. «Si lo vemos comparativamente con relación al año anterior, no existe razón para la falta de cigarros. La demanda de este producto ha crecido en todo el país, aunque La Habana es la provincia más afectada. Eso lo demuestra el hecho de que aun creciendo la producción y el porcentaje de entrega, la demanda no está satisfecha.

«El plan del 2014 está sobrecumplido al 103 por ciento y con respecto al 2013, al 101. Aún así no hay presencia de esos surtidos en muchas unidades comercializadoras, en las cuales se agota muy rápidamente», agrega.

Datos suministrados por el Grupo de Empresas Mayoristas sobre el cigarro Criollos muestran que el plan del país en el 2013 fue de 295 745 553 cajetillas, y en el corriente de 300 000 000. La industria tenía que haberle entregado a la mayorista, con cierre agosto, según plan, 195 475 000, y el real fue de 206 410 380 cajetillas.

Como revela la especialista sobrecumplieron los volúmenes pactados para la comercialización, y a pesar de ello en ese mes se notaba en la red ausencia del Criollos. En relación con las otras marcas señaló que el Titanes y el Aroma son los de menos consumo, y de ellos hay existencia en las redes de venta, por lo cual no existe desabastecimiento.

Marilyn Vera Rodríguez, directora de la Empresa de La Habana, expuso que según las ventas comparativas de los dos últimos años, en este se han puesto a la venta 190 000 paquetes más de Criollos en relación con 2013. En el 2013 se vendieron 9 440 000, y este año, ya se ubicaron en el mercado 9 630 000.

Tabaco que no crece

En el caso del tabaco el comportamiento es parecido. El plan de 2014 fue de 170 192 667 unidades. De ellas la industria tenía que haberle entregado a los comercializadores hasta septiembre 123 837 631 unidades, y en realidad ubicó 125 076 073, lo que indica que sobrepasaron las previsiones.

El plan de la capital para este año es de 42 000 000 de unidades, y hasta septiembre habían enviado a los establecimientos de venta 31 505 608, cifra que supera también las expectativas para la etapa.

Con algunas diferencias, estas cifras se acercan a las manejadas por Raúl Hernández Ferrer, director de la Empresa Comercializadora de Tabacos en Rama La Vega, quien explicó que el plan para la capital hasta septiembre era de 29 121 951 tabacos, y al cierre de septiembre se habían entregado 32 079 000.

Se entregaron 2 957 049 tabacos por encima del plan, al decir del funcionario, casi la venta de un mes, pues según su planificación la capital consume aproximadamente 3,5 millones de tabacos mensualmente.

«Con los datos que ilustramos prácticamente tienen octubre casi entregado», deduce. Sin embargo, el hecho de que hayamos sobrecumplido no quiere decir que no se seguirá entregando», puntualiza.

Los «escapes» en las unidades de venta en la capital son tan inusitados, según Marilyn Vera Rodríguez, que en tres días (24,25 y 26 de septiembre) entregaron más de un millón de tabacos a las unidades de venta de la capital, y en menos de una semana se esfumaron —¿se fumaron?.

Demanda y distribución: ¿quién pone el cascabel?

Según explicó Herrera Chacón, en el caso de los cigarros y tabacos las empresas mayoristas concilian en abril y mayo con las empresas de cada territorio, y a partir de ahí se hace una demanda a nivel de grupo que se entrega a Tabacuba, empresa que da respuesta teniendo presente su capacidad productiva.

«Nuestra demanda siempre ha estado por encima de lo que puede facilitar la industria. Nos han dicho que no puede existir mucho crecimiento ya que está topada», explica la especialista, quien señala que esa demanda la realiza cada dirección provincial de Comercio por municipio, según los niveles de venta, cantidad de unidades y número de habitantes.

Sobre el sistema de distribución explicó que la industria es la responsable de situar los surtidos en los almacenes mayoristas, los cuales están ubicados en todo el país. Después que el producto está en las mayoristas lo distribuyen a las unidades de Comercio y Gastronomía, pues son productos que se venden en bodegas y cafeterías, principalmente.

En todas las provincias existe un sistema, por lo que cuentan con almacenes concentradores municipales o zonales y hasta allí llevan los productos a las empresas mayoristas. Este almacén concentrador es el que lo distribuye por toda la red, a partir de los planes que tienen las direcciones provinciales.

Marilyn añade que la distribución en la capital es diaria, sobre todo lo que es bodega por bodega, pues junto a los cigarros y tabacos distribuyen el fósforo. «La Gastronomía es dos veces por semana. Tratamos el viernes de distribuir la mercancía para que esté disponible todo el fin de semana.

«La comercialización se hace por datos de Oficoda, según la planificación de Comercio. Existe una Unidad Básica en La Habana Vieja que es la que distribuye a todos nuestros municipios», expuso.

Cerraron las fábricas, no las entregas

Aunque hay quienes pudieran considerar como causa de los desabastecimientos que la industria estuvo cerrada durante diez días en agosto, las cifras aportadas por el director de la Empresa Comercializadora de Tabacos en Rama La Vega, indican que no es así.

Este explicó que ese cierre estaba planificado durante el año y se hace por dos motivos: las vacaciones de los trabajadores y porque a la maquinaria, con más de 40 años de explotación, hay que darle mantenimiento.

Sin embargo, subraya, en ese mes entregaron más paquetes de los que estaban contemplados en el plan, «porque nosotros acumulamos producción de Holguín para distribuir en esos días, sobre todo en la capital.

«Es válido reiterar que se cerraron las fábricas, pero no las entregas. En agosto el plan de la capital era de 723 624 paquetes de cigarros y se entregaron 1 019 850, es decir, 296 226 paquetes por encima del plan».

Raúl expuso que las máquinas de las fábricas no sufrieron roturas y su funcionamiento ha permanecido estable durante el año. Tampoco hubo escasez de materia prima. Destacó que la industria de Holguín tiene una tecnología muy moderna, no así el resto, aunque se ha ido mejorando alguna que otra máquina, pero aun no es satisfactorio.

«Estamos seguros de que el problema no es de producción, porque las cuatro fábricas tienen cumplidos sus planes y la distribución se mantiene estable, tanto de torcido como de cigarrillos. En todas las provincias existe un sobreconsumo, pues los planes de entrega están superados.

«La capital tenía contratado hasta septiembre 10 095 777 paquetes de cigarros, (de diez cajetillas) y el real fue de 10 346 872. Son 287 888 paquetes más que los que estaban en el plan, casi siete días de cobertura del mes siguiente, en este caso octubre. De tabaco mensual se planificó entregar 3 235 000, y el real, como promedio, fue de 3 564 000.

Causas presumibles

La Habana se fuma el 27 por ciento del cigarro de toda Cuba y el 23 por ciento del tabaco. Según Hernández Ferrer «la no entrega estable del producto radica en ocasiones en que contratamos el transporte a terceros porque no tenemos una base logística nuestra. Los transportistas a veces ponen dos carros o tres o priorizan otros sectores, pero pese a esa situación en lo que va del año no hay un mes que no se haya cumplido con las entregas a la capital».

Al observar que los planes están cubiertos, los comercializadores alegan que el consumo de la población se ha disparado, y que esa debe ser la causa del desabastecimiento.

Francis Herrera explicó que el cubano sigue fumando, sobre todo en julio y agosto, y en la capital se ve más por la afluencia de personas en esos meses. Igualmente quienes viven en Artemisa y Mayabeque vienen a buscar cigarros a la capital en grandes proporciones.

«No busca una o dos cajas, sino hasta más de un paquete. No todo el mundo lo persigue para revender. Hay fumadores que lo hacen como garantía por si se acaba, pero también se está acaparando mucho cigarro y tabaco, y eso provoca que exista también mayor demanda».

Los entrevistados alertan que existen muchos adolescentes que están fumando, pues no hay una política de restricción de fumar a menor edad, y cualquier muchacho va a comprar cigarros.

A ello, agregó Hernández Ferrer que en La Habana está influyendo además que el 95 por ciento de la distribución de cigarros se sustenta en el Criollos de Holguín. «La capital no consume cigarro Popular; sin embargo tenemos una fábrica aquí. Para el Titanic solo tienen distribuido el 1,5 por ciento y en el Aroma el tres.

«Esa distribución no es así en el resto del país, donde aproximadamente es entre el 20 y el 30 por ciento de cada una de las marcas», resaltó y dijo que «las personas también están comprando mucho cigarro y tabaco para revender. La venta de estos se ha convertido en un negocio, por ejemplo, compran cigarro a siete y venden a diez».

Ante este dilema, explicó Herrera Chacón, el Grupo de Empresas Mayoristas, de conjunto con la industria, realizan un estudio para conocer las causas de la escasez y fundamentar un aumento de los niveles de producción para el próximo año.

«La industria casi cumple el plan del año en el mes de noviembre, y para enfrentar la situación actual nos entregarán el plan más un mes, para que no se afecten las entregas».

El director de la Empresa Comercializadora de Tabacos en Rama La Vega precisó que la producción de cigarros va a crecer en casi mil millones con relación al plan de este año, que fue de 10 016 millones de cigarrillos a nivel de país. En el caso del tabaco se elaborará el mismo nivel de 2014.

«Para 2015 La Habana incluyó una cuantía, aunque pequeña, de cigarro Popular para su distribución. Ello contribuirá a que esta marca también esté presente y ayude a aliviar, en alguna medida, la falta que exista en algunas redes. Igual debe ser con los niveles de Aroma y Titanes, para que todos tengan mayor presencia y lo único que se vea no sea el Criollos», aseguró.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.