Rompiendo el orden del día

Cuando el retorno de los Cinco ya era una certeza, el Palacio de Convenciones dejó de existir. Por un momento el ambiente fue solo abrazos y vistas nubladas. Todas las comisiones permanentes de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular perdieron su orden del día. El momento se puso a la orden de las emociones

Autores:

Mileyda Menéndez Dávila
Susana Gómes Bugallo
Yuniel Labacena Romero
Patricia Cáceres

El Palacio de Convenciones dejó de existir. Por un momento el ambiente fue solo abrazos y vistas nubladas. Todas las comisiones permanentes de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular perdieron su orden del día. El momento se puso a la orden de las emociones.

El retorno de los Cinco ya era una certeza. Y los periodistas nos mirábamos sorprendidos pensando qué hacer. Jamás estuvimos preparados para escribir sobre este momento. Porque hay sentimientos y luchas tan profundas que no se cuentan así como así.

De pronto, lo que otra vez no estaba en planes, lo que iba a dejarnos sin aliento nuevamente, lo que se convertiría en nacientes esperanzas. Cuba y Estados Unidos acordaban restablecer relaciones diplomáticas.

Como el pronóstico siempre es algo que se impone ante las noticias sorprendentes, fuimos a conversar con un experto en esas cuestiones de avizorar los nuevos tiempos. Esta vez el Doctor José Rubiera, nuestro meteorólogo de siempre, daba un pronóstico que tal vez no predijo nunca.

«Hoy me preguntaron cuál iba a ser el pronóstico para el día de hoy, que si iba a llover. Aunque eso me lo preguntan todos los días, hoy tuve la dicha de dar una respuesta diferente. Dije que iba a llover flores.

«Nuestro pueblo y la mejor parte del de Estados Unidos está muy feliz porque al fin se ha hecho justicia. Esperemos que estos acontecimientos sean el principio de cosas más grandes por venir».

¿Qué tenemos los jóvenes de nuevo para hacer mañana? Esa es la pregunta que se responde Idaliena Díaz Casamayor, joven diputada guantanamera, instructora de arte. «Como todos los cubanos estoy muy contenta. Esta nueva generación tiene el compromiso de continuar la lucha. No podemos olvidar que somos cubanos ni perder la tradición de ser auténticos».

Las nuevas reglas del juego

Uno de los economistas cubanos lanza sus razonamientos ante el nuevo ambiente. El Doctor Juan Triana, especialista del Centro de Estudios de la Economía Cubana, opina que esta es una gran victoria de Cuba. «Estamos un poco lejos de evaluar los efectos que algún día tendrá este cambio, pero se han hecho muchos estudios sobre cuánto nos ha limitado el bloqueo. Estas medidas no resuelven el problema pero abren la puerta para comenzar».

Otra de las voces autorizadas si se trata de hacer historia, es la del intelectual cubano Eduardo Torres Cuevas, quien comenta que somos afortunados de vivir uno de los hechos más trascendentes de la Revolución. «Estamos en otra etapa que será muy complicada y llevará años solucionar algunos problemas (...)

«Los diálogos son complejos, hay que saber qué hacer. Por suerte hemos tenido políticos extraordinarios; Fidel y Raúl han estado a una altura tremenda durante estos 50 años; son dos revolucionarios que han hecho política de principios».

Dignidad indestructible

Otro de los que hallamos en estos momentos de júbilo es a Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y destacado intelectual cubano.

«Siento una inmensa alegría porque nuestros tres héroes ya estén en la Patria. Una alegría que se ve en la gente, en la calle... Es un día luminoso para nuestro pueblo. Emocionó la intervención de Raúl, porque se aprecia el ejemplo de dignidad excepcional de nuestro Gobierno, de nuestro Partido, de nuestro pueblo».

Los deportistas Mijaín López, de lucha grecorromana, y Leuris Pupo, de tiro deportivo, también compartieron su felicidad por el regreso de nuestros tres hermanos y recordaron que en la búsqueda de cada medalla siempre encontraron motivos de inspiración en ellos, que no se cansaron de luchar por nuestro pueblo.

Y si de fe se trata, las palabras del reverendo Raúl Suárez son definitorias. Para él, cuando nuestro Comandante dijo que volverían, era ese un acto de fe, la fe que caracteriza a los revolucionarios verdaderos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.