Símbolos imprescindibles

La exposición Nuestras razones, en el vestíbulo principal del Palacio de Convenciones de La Habana, recrea el quehacer de nuestra juventud desde la década de los 50 del pasado siglo hasta nuestros días

Autor:

Juventud Rebelde

El expediente de José Antonio Echeverría en sus años de estudiante de la Universidad de La Habana, la chaqueta utilizada por Fidel en la Sierra Maestra el 3 de mayo de 1958 en la reunión de Altos de Mompié, así como la bandera, las cartillas y el farol de la Campaña de Alfabetización son algunos de los símbolos que permiten a los delegados e invitados al X Congreso de la UJC redescubrir la historia, no solo desde los relatos que se atesoran en los libros, sino desde esos objetos que nos identifican como pueblo.

Esos tesoros históricos son parte de la exposición Nuestras razones, que en el vestíbulo principal del Palacio de Convenciones de La Habana, muestra un recorrido por cuatro islas gráficas. Estas recrean el quehacer de nuestra juventud desde la década de los 50 del pasado siglo hasta nuestros días. Asimismo, están la gorra que llevaba al caer el mártir de Girón Luis Antonio Carso, el uniforme completo del piloto del avión de Barbados Wilfredo Pérez y un cuadro realizado por la venezolana María Teresa Márquez, que refleja el regreso del niño Elián González Brotons en el año 2000.

En cada una de las islas gráficas se puede disfrutar y descargar materiales audiovisuales de los momentos recreados y observar esos objetos que han sido entregados, en calidad de préstamo, por importantes instituciones patrimoniales del país, explicó Teresa Viera Hernández, curadora de la muestra, quien señaló que en la expo están los jóvenes que «hemos aprendido a amar como mártires y héroes de nuestra Revolución durante los últimos 70 años y que son continuadores de su rebeldía y patriotismo».

El recorrido de Nuestras razones comienza con la participación de los jóvenes en la guerra de liberación, lo mismo en la sierra maestra que en el llano. A los hechos y símbolos ya mencionados se unen la epopeya internacionalista en África, con los jóvenes como principales hacedores, el Movimiento de la Nueva Trova, y también el testimonio gráfico de la batalla por la liberación de los Cinco Héroes.

Los jóvenes están reflejados en todas las manifestaciones: la cultura, el deporte, la educación, la ciencia, la producción y los servicios, los programas de la Revolución, la defensa de la Patria y muchos otros frentes, en los cuales ellos han sido no solo inspiración constante sino sus principales hacedores.

Sobresalen en la muestra algunas de las obras más recientes dedicadas por el fotógrafo y realizador Roberto Chile al líder de la Revolución Cubana. Las fotos, una escultura y otras piezas de Chile son parte de la colección Fidel es Fidel. En el sitio donde están colocadas los delegados e invitados se detienen y hasta se toman fotos.

En la expo tienen espacio también las producciones de la Casa Editora Abril, el periódico Juventud Rebelde, con su entrañable colectivo de caricaturistas del dedeté, quienes «atrapan» a los participantes para que se lleven a casa su dibujo. Igual están los objetos que obsequiaron al Buró Nacional de la UJC las delegaciones provinciales al ser constituidas, y que son símbolos locales y nacionales de nuestra historia, de nuestras esencias de cubanía.

Se trata de una forma de enseñar nuestro devenir, de tocar las fibras más íntimas, las motivaciones y sensibilidades revolucionarias, de lograr que cada voz llame a pensar en nuestros atributos, cómo nos trajeron hasta aquí y cómo nos ayudan a asumir el futuro, de entender que son símbolos primordiales para la sociedad a la que aspiramos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.