Doble protección: salud garantizada

Con la doble protección en las relaciones sexuales, mediante el uso del condón y otros métodos anticonceptivos, se evitarían los embarazos no planeados y el contagio con Infecciones de Transmisión Sexual

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Urge promover a través de acciones metodológicas, de orientación y educativas, fundamentalmente con la población adolescente, la necesidad de mantener la doble protección en las relaciones sexuales, mediante el uso del condón y otros métodos anticonceptivos, con lo que se evitarían los embarazos no planeados y el contagio con Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Así advirtió la doctora María Isela Lantero, jefa del Departamento de infecciones de transmisión sexual y VIH/sida, del Ministerio de Salud Pública, al intervenir en la última jornada del I Seminario Nacional de Actualización en Anticoncepción posparto y posaborto.

Reflexionó en torno a las correctas prácticas que deben desarrollar los especialistas de los servicios hospitalarios ante la detección de una ITS, según la sintomatología reflejada.

Las infecciones del tracto reproductivo deben ser tratadas en la mujer y también en su pareja, y no puede haber dilación en la conducta que se debe adoptar, pues luego esta puede revertirse en trastornos de la fertilidad, agregó Lantero.

Precisamente a este fenómeno se le destinan cuantiosos recursos en Cuba, pero que puede ser evitado con el cuidado de la salud sexual y reproductiva desde edades tempranas, abundó.

Recalcó además que los dispositivos intrauterinos y los hormonales orales, inyectables, subdérmicos y transdérmicos solo pueden evitar un embarazo, pero no la transmisión de estas enfermedades y el VIH, por lo que no podemos dejar de insistir en el uso del preservativo.

Rafael Pérez de la Iglesia, de la Unidad Nacional de Promoción y Prevención de Enfermedades, ponderó que la cifra de ventas anuales de condones ascendió en los últimos tres años a 62 millones.

«Se estima que al término del 2015 sean 80 millones, lo que demuestra no solo el incremento de la comercialización de este producto —teniendo en cuenta que antes de 1990 solo se registraba la venta de entre cinco y siete millones—, sino también la toma de conciencia de la población cubana ante la necesidad de mantener relaciones sexuales seguras y protegidas», adelantó.

Pérez de la Iglesia reveló que se trabaja para incrementar la disponibilidad del producto en las instalaciones hospitalarias, farmacias y otros puntos de venta del país, fundamentalmente de la marca Vigor, de amplia aceptación.

«A partir del 2017 podremos adquirir condones ultrarresistentes y lubricantes, y progresivamente, otras variantes con diversidad de sabores, colores y texturas, entre otras características, al mismo tiempo que incluiremos en la oferta condones femeninos», abundó el funcionario.

Destacó que se trabaja para mantener su disponibilidad en centros del sector no estatal y en potenciar su entrega gratuita a grupos vulnerables, como adolescentes y jóvenes.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.