Proteger los tiempos de la ternura

Recientemente JR abordó el tema del cuidado de niños y niñas en el sector no estatal. Ahora ofrece su mirada a los círculos infantiles, que este año abrieron más de 2 700 capacidades

Autor:

Margarita Barrios

Entre las noticias que generó el inicio del curso escolar 2015-2016 en nuestro país, destaca una muy halagüeña: se han recuperado cerca de 2 700 capacidades en los círculos infantiles, lo cual representa una ayuda fundamental para la familia y, en especial, para la joven madre trabajadora.

Sin embargo, aunque se han realizado trabajos de reparación para recuperar espacios y ya suman 1 083 las instituciones, con una matrícula de 140 216 niños y niñas, continúan cerrados 56 círculos y 48 333 solicitudes están pendientes.

María de los Ángeles Gallo, directora nacional de Enseñanza Preescolar del Ministerio de Educación, refirió a JR que se trabajó en la reparación de más de 200 de estos centros y aún se ejecutan mantenimientos menores.

La funcionaria precisó que a partir de la creación en el país de la Comisión de la Dinámica Demográfica, se buscan alternativas para ampliar este servicio, con el objetivo de resolver una imperiosa necesidad de la mujer trabajadora: cumplir con su labor y dejar a los hijos a buen recaudo, empleando para ello un pago acorde con sus posibilidades económicas.

La respuesta de María de los Ángeles nos envía a otros caminos informativos. De este modo, datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) indican que las cubanas constituyen el 62,6 por ciento de las graduadas universitarias y el 43,5 por ciento de las egresadas de la enseñanza técnica y profesional. Además, son el 70 por ciento del total de los trabajadores del país; el 42,7 por ciento de la fuerza de trabajo del sector estatal civil, y dentro de este, el 80,8 por ciento del personal administrativo. Igualmente, ocupan más del 60 por ciento de los puestos técnicos.

La Ley de Maternidad, como popularmente se conoce, concede el receso laboral obligatorio a las 34 semanas de gestación y la licencia retribuida de 18 semanas, de las cuales 12 son posteriores al parto; pero transcurrido un año después del nacimiento del bebé, la madre debe reincorporarse al trabajo.

No es extraño entonces que, si no cuenta con el apoyo de un familiar que pueda encargarse de cuidar a su bebé, la falta del círculo infantil pueda dificultar la maternidad.

el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento de la población, en correspondencia con el Lineamiento 144 de

la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobada en el VI Congreso del Partido. Entre ellas se encuentra estimular la fecundidad, y la situación de los círculos infantiles es un aspecto a tomar muy en cuenta.

María de los Ángeles explicó que hay 34 municipios del país que tienen un solo círculo infantil, y habían cinco que no poseían este tipo de instalación: Guamá, en Santiago de Cuba inauguró uno en septiembre, y estaban pendientes otros en Yateras, Imías y San Antonio del Sur, en la provincia de Guantánamo, y en Cauto Cristo, Granma.

Jóvenes con vocación Foto:Abel Rojas Barallobre

Jóvenes con vocación

Pero no solo la limitación de capacidades de los círculos infantiles está dada por las instalaciones. La falta de personal para trabajar en ellos constituye también un problema.

En ese sentido, la Directora nacional de Educación Preescolar manifestó que ya han ocurrido dos graduaciones de las escuelas pedagógicas, presentes en todas las provincias del país. «Las egresadas están insertadas en las instituciones, algunas de ellas han regresado, incluso, al círculo donde estuvieron cuando pequeñas, y eso les hace tener un compromiso mayor, y se insertan bien en el colectivo.

«Además, realizan las prácticas laborales en el lugar adonde irán luego de graduadas, con una tutora, y eso permite que estén bien preparadas para la labor que desempeñarán.

«Claro que insistimos en que sigan estudiando, pues egresan con nivel medio superior, y queremos que vayan a la universidad, que alcancen el título de licenciadas».

¿Continúa el déficit de educadoras? Foto:Abel Rojas Barallobre

—¿Continúa el déficit de educadoras?

—Sí, en unos territorios más que en otros. Por ello estamos realizando un fuerte trabajo vocacional, desde la escuela primaria, la Secundaria Básica, para motivarlas en esa bella tarea.

Programa Educa a tu hijo… Foto:Abel Rojas Barallobre

—La enseñanza preescolar tiene también el Programa Educa a tu hijo…

—En estos momentos atendemos por esa modalidad no institucional a más de 148 000 niños y niñas. Esa labor la realizamos en las comunidades y se dirige a brindar herramientas a la familia para que pueda educar mejor a los pequeños, ya que en muchas ocasiones están con personas que poseen limitadas capacidades para desarrollar las habilidades necesarias; solo son cuidadoras.

«El Programa Educa a tu hijo ha tenido un impacto notable en el desarrollo del niño cubano. Las investigaciones han revelado que un menor que reciba una atención educativa desde las primeras edades, en círculo infantil o en el programa no institucional, se va a enfrentar al primer grado con un mayor desarrollo, pues tendrá hábitos, habilidades, conocimientos intelectuales del mundo que lo rodea y estará mejor preparado».

—¿Y en el caso del grado preescolar?

—No tenemos ninguna dificultad. Todos los niños en esas edades están matriculados, a pesar de que no es obligatorio. Y tenemos los espacios y la cobertura docente completa. El Ministerio de Educación asume la responsabilidad de darle una respuesta educativa al niño desde que nace.

Salvando escollos

Elsi Cardero Cuba es jefa del Departamento de Educación Preescolar en Santiago de Cuba. Durante 33 años ha trabajado en esa especialidad y lleva 16 formando parte de su dirección. «A partir de este curso escolar tenemos mejor cobertura, hemos ampliado capacidades y contamos con cerca de 250 nuevas educadoras, graduadas de las escuelas pedagógicas», significó.

Por su parte, Tania Villar Alfonso, subdirectora provincial de Educación Preescolar en La Habana, precisó que la situación más difícil la tiene la capital, pues de los 56 círculos infantiles cerrados, 45 radican en ese territorio. «Son inmuebles con largos años de explotación, y aunque se ha trabajado queda mucho por hacer para poder dar respuesta a todas las necesidades. Además, tenemos una situación crítica con el personal, nos faltan educadoras y auxiliares pedagógicas, lo cual nos limita en el otorgamiento de capacidades.

«Tenemos varias vías de formación. La más importante es la escuela pedagógica, de donde hemos recibido graduadas de los dos cursos y hoy tenemos matriculadas en primer año a 160 jóvenes.

«Para las auxiliares pedagógicas tenemos implementado un curso de tres meses. Se han graduado más de 300 por esta vía, y aunque no resuelve todo el déficit, hay un alivio».

María de los Ángeles explicó también que próximamente comenzarán a entrar al país módulos de juguetes comprados especialmente para los círculos infantiles. «Son juegos que permiten desarrollar diversas habilidades, como el dibujo, la construcción, el aprendizaje de los colores, reconocer los tamaños y trabajos de conjunto como antecedentes de las operaciones matemáticas. También están enfocados en el desarrollo del lenguaje, la observación y el desarrollo motor».

—¿Por qué, pese a otras opciones, la madre trabajadora sigue prefiriendo el círculo infantil?

—Son varias las razones para ello. En primer término, por la atención especializada que reciben los niños, por las condiciones higiénico-sanitarias. La madre sabe que puede marchar tranquila a su trabajo. Y también por el tema económico; lo que paga la familia no es lo que se invierte, pues son instalaciones que llevan muchos recursos. Ese es uno de los beneficios de vivir en una sociedad como la nuestra».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.