Obama culmina visita a Cuba

Acudió a despedirlo el Presidente Raúl Castro. Tres días de una visita que constituye un nuevo paso en el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Tras tres jornadas en las que pudo apreciar de primera mano la realidad cubana, pocos minutos pasadas las cuatro de la tarde del martes, el presidente Barack Obama culminó su visita a Cuba, considerada un paso más en el proceso de normalización de las relaciones bilaterales entre Washington y La Habana.

El mandatario estadounidense fue despedido en el aeropuerto internacional José Martí por el Presidente cubano Raúl Castro, quien estuvo presente en los momentos más importantes de la agenda desarrollada por el presidente Obama en la capital antillana.

Este martes en la mañana, el presidente Obama «habló al pueblo cubano» desde el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, y allí estuvo el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, así como dirigentes del Estado cubano y representantes de la sociedad civil, que cuenta con más de dos mil organizaciones, agrupaciones y sociedades de muy diversa índole.

El Presidente estadounidense transmitió a los cubanos un saludo de paz del pueblo norteamericano e hizo un llamado a tomar en consideración los puntos en común que compartimos ambos países.

La historia de la nación cubana, reconoció, es de lucha y sacrificio. Es hora de ver un futuro de esperanza, que no será fácil, conllevará retos; sin embargo, recalcó, «mi estadía aquí me da más esperanza de lo que podemos hacer juntos como amigos, familia, vecinos».

Momentos antes de su alocución desde la Sala García Lorca del majestuoso coliseo, el jefe de la Casa Blanca saludó a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba (BNC) e ícono de la danza mundial, conocida en su país por su paso exitoso por el American Ballet Theatre primeramente, y por el intercambio que ha sostenido posteriormente con importantes primeras figuras de esa nación.

Obama asistió justo al comenzar la tarde al esperado partido de béisbol entre el equipo Tampa Bay Rays y una selección cubana. En el remozado Estadio Latinoamericano, el Presidente estadounidense volvió a encontrarse con Raúl, a quien saludó. Se sentaron juntos y los acompañaron la esposa del Presidente norteamericano y sus hijas.

Quienes cubrían el acontecimiento, tanto cubanos como los corresponsales de medios extranjeros acreditados en La Habana y los venidos desde no menos de 50 países, se quedaron esperando un encuentro entre Fidel y Obama.

En una entrevista de ABC al Presidente Obama, a la pregunta de si él se reuniría con Fidel Castro, respondió que:

«Estaría feliz de reunirme con él, como un símbolo del final… de la Guerra Fría».

Obama tras despedirse de Cuba se dirigió a Argentina, nación a la que por más de dos décadas no ha viajado un mandatario estadounidense.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.