Evocación de un acto de honor

Recordaron el aniversario 63 del hecho en que el teniente Sarría respetó la vida del joven Fidel Castro, al ser este apresado tras los sucesos del Moncada

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— El aniversario 63 del honorable acto con el que el teniente Pedro Sarría Tartabull salvó la vida del Comandante en Jefe Fidel Castro, tras hacerlo prisionero en un bohío vara en tierra, en la finca Las Delicias, después del asalto al cuartel Moncada, fue conmemorado este 1ro. de agosto con una marcha, en abrazo con la historia de bisoños y veteranos, por la ruta Las ideas no se matan.

Jóvenes y estudiantes santiagueros y revolucionarios de varias generaciones, convocados por el Club Siempre Joven, perteneciente al Movimiento Juvenil Martiano y la UJC, realizaron el recorrido hasta el sitio exacto donde fue sorprendido Fidel, en compañía de los también asaltantes José Suárez y Oscar Alcalde, a unos 13 kilómetros de la urbe santiaguera, en plena cordillera de la Gran Piedra.

Tras la caminata, que los participantes definieron como un canto a la vida de Fidel, salvada para la Revolución entre estas montañas, tuvo lugar un acto de recordación en el que se le dedicaron versos y precisaron detalles del tránsito del líder revolucionario y sus compañeros por la zona de la Gran Piedra hasta el amanecer del sábado 1ro. de agosto de 1953.

Fidel y sus compañeros, agotados después de un arduo peregrinar entre montañas, fueron sorprendidos y apresados por fuerzas de la tiranía batistiana, comandadas por el teniente negro Pedro Sarría, quien haciendo gala de su honor militar y conocedor de la masacre que se había cometido con otros asaltantes, exigió a sus subordinados no matar a ninguno de aquellos jóvenes con una frase tajante: «¡Las ideas no se matan!».

En valeroso gesto, Sarría enfrentó al sanguinario comandante Andrés Pérez Chaumont, que exigía la entrega de los prisioneros para su traslado al Moncada, y condujo a Fidel al Vivac de Santiago de Cuba, en un carro propiedad de Juan Leizán, para ponerlo a disposición de la justicia civil.

«Sesenta y tres años de vida de Fidel estamos celebrando en este pedazo de Patria, y hacerlo a las puertas de su cumpleaños 90, engrandece el espíritu de los cubanos que amamos a la Revolución y a su líder histórico», expresó Santiago Mock Maimir en nombre de los integrantes del Club Siempre Joven.

Para Annia Poblador, dirigente juvenil del distrito Abel Santamaría, desandar por los mismos caminos que Fidel, palpar los peligros y dificultades que enfrentó, es un privilegio que hace más cercana a su generación al Comandante en Jefe y los compromete a seguir su huella de gigante.

A la ruta Las ideas no se matan se sumaron igualmente trabajadores de la dirección provincial de Patrimonio.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.