El pueblo minero con dos vidas

Donde todo parecía «acabar» cuando cerró Minas de Matahambre, se levanta ahora, para satisfacción de sus habitantes y de la economía nacional, el llamado Proyecto Polimetálico Castellanos, la inversión minera con capital extranjero más importante del país

Autor:

Dorelys Canivell Canal

MINAS DE MATAHAMBRE, Pinar del Río.— Mucho sol, mucho aire. El polvo sube hasta los ojos y allá, a más de cien metros sobre el nivel del mar, las grúas y los camiones, un poco más abajo, parecen juguetes. A la derecha, unos punticos blancos recuerdan un tablero de damas: se prepara la voladura para las 4:30 p.m., al menos así advierte un cartel a la subida. Son muy estrictos. La seguridad es vital.

Destinado a la producción de concentrados de plomo y zinc, el Proyecto Polimetálico Castellanos, al norte de la provincia de Pinar del Río, devuelve poco a poco un ajetreo inusual a Santa Lucía, localidad que vive la tradición minera como parte de sí misma.

Minas de Matahambre, municipio que vio deprimido su entorno económico y social con el cierre de las minas de cobre, tiene ahora, con la apertura de esta iniciativa, nuevos caminos para su desarrollo.

La mina

El proyecto, a cargo de la Empresa Minera del Caribe (Emincar), asciende a un monto de inversión de 272 millones de dólares, de los cuales al cierre de diciembre 186,1 millones habían sido ejecutados. La obra civil está al 47 por ciento y los avances generales al 67 por ciento.

Eusebio Hernández González, especialista principal, explicó que en la actualidad se labora en la construcción y montaje de la planta, que tendrá una capacidad de procesamiento de un millón de toneladas anuales.

«Se estima la puesta en marcha para el mes de julio, y para el próximo año deberá alcanzar el ciento por ciento de su capacidad, por lo que tiene compromisos pactados para este año que ascienden a las 10 000 toneladas de concentrado de zinc y 4 000 de plomo».

Sobre el proceso indicó: «La nave alcanzará una capacidad de 161 toneladas por hora, para obtener seis toneladas de concentrados de plomo, y unas 16 de concentrados de zinc».

El proceso tecnológico incluye una trituración primaria que llevará el mineral extraído del yacimiento de 500 milímetros (mm) hasta 150 mm. Después se alimentará un molino semiautógeno, al cual se le añadirá entre el seis y el ocho por ciento de bolas de acero que sirven como cuerpo moledor y permitirán alcanzar un producto con 1,2 mm. Este molino trabajará en circuito cerrado con otro molino de bolas que ofrecerá un producto a un 80 por ciento de 53 micras*, medida que se necesita para poder flotar el mineral.

Posteriormente, se pasará a un proceso de remolienda hasta dejar el producto en 30 micras; después de la limpieza se lograrán los concentrados de plomo, que se enviarán a los filtros donde se obtendrá el producto final con un diez por ciento de humedad.

Los residuos de este tratamiento para la extracción del plomo serán tratados nuevamente para, con la utilización de otros reactivos en un proceso de idéntica tecnología, extraer el concentrado de zinc.

El montaje de una planta con tecnología capaz de procesar estos minerales y otros ya comprobados en el yacimiento Santa Lucía, al lado de Castellanos, conlleva una labor ardua y en extremo responsable, puesto que una vez iniciadas las labores se trabajará 24 horas y solo harán paros para mantenimientos programados, según explicó Hernández González.

Castellanos posee reservas comprobadas para 11 años de explotación, y Santa Lucía aportaría otros 15 años de utilidad a la planta.

El poblado y el medio ambiente

Sería incompleto hacer un análisis del proyecto Castellanos si no se hace alusión a su gestión medioambiental y a la repercusión que traerá para los pobladores y su entorno.

En la actualidad, laboran en el proyecto trabajadores de las localidades aledañas, cooperativas en su mayoría de La Habana y personal de varias empresas del Ministerio de Energía y Minas, las cuales tienen a su cargo la mayor parte del montaje tecnológico de la planta, hasta llegar a 1 089 personas.

El proyecto capacita a 60 trabajadores en coordinación con el Centro de Superación de Cienfuegos. Una vez concluido el curso se adiestrarán en plantas en el extranjero, con procesos similares al que se usará en Castellanos.

En su mayoría, estos técnicos provienen de Santa Lucía, Minas de Matahambre y Pons, y pertenecen a las especialidades de telecomunicaciones, informática, y técnicos medios de otros perfiles, los cuales laborarán en la planta una vez que comience a procesar.

Hernández González comentó, además, que poseen un grupo de inversiones inducidas, entre las que se incluyen la conductora de agua y la potabilizadora, que permitirá al poblado contar con agua potable de la presa Nombre de Dios las 24 horas del día.

De igual forma, se ejecutan labores de restauración en el puerto de Santa Lucía, a través del cual se extraerán los concentrados de plomo y zinc en el buque Castellanos I, transporte que ya ha sido empleado para el traslado de recursos necesarios para el montaje.

La Doctora en Ciencias Técnicas, Estrella Milián Milián, especialista principal para la ciencia, la tecnología y el medio ambiente, destacó que desde 2007 se realizó el estudio de impacto ambiental, el cual abarcó un área de 60 kilómetros cuadrados en el entorno de la concesión.

«En el 2013 se actualizó ese estudio y se identificaron 65 impactos ambientales, de ellos 33 positivos y 32 negativos. Fueron detallados para diferentes fases, la de construcción, la de explotación y la del cierre de la mina, de manera que se realizó un plan de medidas para cada una de ellas en aras de mitigar los impactos».

Entre las acciones que en este sentido se ejecutan está la impermeabilización de la balsa de contacto, para evitar la contaminación del manto freático. El agua que llegue hasta ella será reutilizada en la propia planta.

Asimismo, será comprobada constantemente la calidad de las aguas subterráneas. Aseguró la especialista que el proyecto cumple con todas las medidas medioambientales y tienen un plan de rehabilitación aprobado por el Centro de Inspección y Control Ambiental.

Para el mañana

Además de generar empleo para los habitantes de la zona, la explotación de la mina abre nuevas rutas a los estudiantes de Ingeniería Geológica de la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Al respecto, Alejandro Pérez Rodríguez, estudiante de esta carrera, quien se encontraba junto a sus compañeros de prácticas en el lugar, dijo a JR que lo mejor de la vinculación es que se logra una formación más completa, puesto que se concreta lo que en teoría se recibe en el aula.

María de Lucía Viton Albert, alumna de cuarto año de la ingeniería, destacó la confianza que tienen los directivos del proyecto en las labores que los estudiantes desarrollan allí. «Estamos viendo el proceso de prospección, observamos minerales que solo conocíamos por los libros. Quizá muchos de nosotros seamos mañana trabajadores de este proyecto. Es interesante y motivador».

Para el profesor de geoquímica José Francisco Lastra Rivero, con 40 años en la docencia, esta es una experiencia única y excepcional. «El proyecto va a contribuir a la formación de muchos estudiantes durante un período de tiempo bien extenso. Si no formamos integralmente a nuestros profesionales no podríamos ubicarlos después en este tipo de industrias».

Regresa así el ajetreo a Castellanos, sitio donde en el año 1991 se detuvieron las obras que se ejecutaban con la Unión Soviética. De ese entonces queda la torre del tanque elevado, y el muelle del puerto.

Se abren ahora perspectivas en esta provincia desde la inversión extranjera, con un proyecto que a todas luces beneficiará a Cuba y a su minería.

*Micra: Unidad de longitud equivalente a la millonésima parte de un metro, representada por el símbolo griego µ y la letra m (metro): µm. Se denomina micra, micrón o micrómetro.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.