Una escuela más abierta y participativa

Una escuela donde el alumno disfrute del proceso de enseñanza–aprendizaje es uno de los objetivos de proceso de perfeccionamiento del Sistema Nacional de Enseñanza que se pondrá a prueba en todo el país el próximo curso escolar

Autor:

Margarita Barrios

«El proceso de Perfeccionamiento del Sistema Nacional de Enseñanza está en correspondencia con las exigencias sociales. Aspiramos a un modelo de escuela más abierta y participativa, donde el estudiante reciba los conocimientos que sabe necesita para la vida», expresó Silvia Navarro Quintero, directora del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP).

«La prioridad para el curso escolar 2017-2018 es la extensión del Perfeccionamiento, para que la manera de organizar la escuela responda a la introducción de los nuevos planes, programas, orientaciones metodológicas y libros de texto que proponemos», precisó quien dirige la institución científica que lidera los cambios.

En un aparte con la prensa durante el Seminario Nacional de Preparación del próximo curso escolar, la doctora Silvia recordó que las condiciones para el Perfeccionamiento se vienen creando desde 2010 con la realización de estudios diagnósticos y una prueba piloto en escuelas de seis provincias.

«En el próximo septiembre el Perfeccionamiento comenzará de manera experimental en 154 escuelas de todas las provincias, en los grados primero, cuarto, séptimo y décimo; así como en primero, segundo y cuarto años de vida de la enseñanza inicial o preescolar».

—¿Por qué realizar el experimento en ese grupo de grados? ¿Cuándo terminará la prueba?

—Lo hacemos por bloques porque nos permite probar y tener el curso siguiente para enmendar lo que se proponga.

—¿Qué caracteriza este tercer Perfeccionamiento?

—En primer lugar la posibilidad de ir probando las modificaciones que estamos proponiendo y el uso de las herramientas informáticas, no solo para evaluar la efectividad, sino como resultado y soporte para los diferentes temas y asignaturas.

«Se han producido cambios en los libros de texto, en correspondencia con las transformaciones económicas y sociales de nuestro país, y se han editado de manera novedosa, por ejemplo se utilizará un solo cuaderno de mapas para las asignaturas Historia y Geografía. Se presentan también reformas en planes y programas de estudios, en función de disminuir la carga de contenidos y lograr que la escuela sea más atractiva.

«Además, estamos trabajando con la empresa Cinesoft para acompañar los saberes con formatos digitales. Sabemos que los alumnos de hoy son nativos-digitales, y aunque no sustituiríamos nuestros libros, utilizaríamos las nuevas tecnologías para que el proceso de enseñanza sea más estimulante y atractivo.

«Para confeccionar los nuevos materiales se consultó a docentes y especialistas de más de 32 organismos, organizaciones y centros de investigación. Todas las sugerencias se han tomado en cuenta».

La investigadora precisó que, otro rasgo distintivo es la continuidad de las disciplinas desde los primeros grados hasta el noveno, y luego hasta el duodécimo, así como el trabajo en red, el cual propiciará que los estudiantes tengan acceso a los recursos de su centro escolar y de otros aledaños.

«Podemos tener los mejores programas, planes y libros, pero si no tenemos maestros preparados, directivos que hagan realidad la concepción curricular, estaríamos trabajando a un 50 por ciento; pero sabemos que no va a ser así, porque en las seis provincias donde hicimos la primera prueba se demostró que con la ayuda de la familia, los Órganos Locales del Poder Popular acompañando, las organizaciones estudiantiles y políticas, se puede lograr. Hay que hacer realidad que la educación es un fenómeno social y una tarea de todos».

Destacó que las escuelas pedagógicas están también en perfeccionamiento, «porque allí estudian los docentes que dentro de unos años darán continuidad a estos cambios».

Por último argumentó que es necesario organizar el centro escolar de manera que el estudiante sienta que es allí donde se va a aprender, a disfrutar del proceso de enseñanza–aprendizaje.

«El sistema educativo tiene la responsabilidad de formar a las generaciones que asegurarán la continuidad histórica de nuestra Revolución desde nuestras raíces martianas, fidelista y guevarianas. Hay que lograr que el estudiante aprenda a amar lo bello, respetar y ser capaz de combinar el currículo escolar con su manera de proceder en la sociedad».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.