Hubo que sacar hasta de abajo del colchón

La Liquidación del Presupuesto del Estado del año 2016, presentada por Lina Pedraza, ministra de Finanzas y Precios, fue debatida entre los diputados con énfasis en las medidas para enfrentar los déficits que persisten

Autores:

Susana Gómes Bugallo
René Tamayo León

El Déficit Fiscal del Presupuesto del Estado que liquidamos en 2016 ascendió a 6 126 millones de pesos, y, pese a esta enorme cantidad, fue inferior al previsto, gracias a medidas restrictivas tomadas en el segundo semestre del año para minimizar impactos en la economía y la población.

Así lo dio a conocer Lina Pedraza, ministra de Finanzas y Precios, al presentar la síntesis de la liquidación de dicho presupuesto, y abordar los asuntos que incidieron en los resultados y el modo en el que el país resolvió las situaciones ocasionadas, entre otras causas, por el desfavorable escenario económico internacional.

Ese contexto externo, señaló la Ministra, llevó a una tensa situación de la disponibilidad en divisas, incumplimientos de los ingresos por exportaciones y fuertes limitaciones en el suministro de combustible, a lo que se sumó la rigidez del bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos a nuestro país.

Incluso así, más de 286 millones de pesos del Presupuesto, y otros recursos del sistema empresarial, se destinaron a recuperar los daños del huracán Matthew en el Oriente, y transformar completamente las ciudades de Baracoa y Maisí.

Además, los bolsillos del país priorizaron los servicios sociales básicos y otros que impactan de manera decisiva en la población, como Salud, Educación y Asistencia Social.

Otras labores para las que se desembolsaron sumas considerables fueron la eliminación de vectores, las actividades productivas y la estimulación de la siembra en el sector agropecuario. Más de 1 300 millones de pesos fueron entregados en subsidios a personas para acciones constructivas en sus viviendas.

Una buena noticia es que los aportes de la Contribución a la Seguridad Social financiaron el 81 por ciento de los gastos en este acápite, con lo que se avanzó en su autofinanciamiento. Además, un 93 por ciento de los gastos del Presupuesto del Estado (que ascendieron a 57 800 millones de pesos) fueron financiados por los ingresos del sector estatal de la economía, muestra de su primacía.

Sin embargo, 67 empresas cerraron con pérdidas, por un monto de 297 millones de pesos y una afectación al Presupuesto de 73 millones. Se destacó la situación de inventarios acumulados, ociosos o de lento movimiento.

También laceraron el presupuesto, entre otras causas, la evasión e ilegalidad en los aportes de las formas no estatales de gestión al sistema tributario. Las insuficiencias más reiteradas están relacionadas con el incumplimiento de los documentos rectores, normas de contabilidad, presupuestarias, de tesorería y procedimientos, así como la indisciplina financiera y el insuficiente análisis económico, incluida la falta de valoración de causas y condiciones en los Consejos de Dirección, señaló Pedraza.

Por tanto, fue necesario aprobar 8 538 millones de pesos para cubrir el déficit fiscal y las amortizaciones de deudas con vencimientos en el año 2016. Ante cada situación —muchas de estas detectadas por los diputados en sus fiscalizaciones de marzo de 2017— ya se han realizado los análisis necesarios, informó la Ministra.

LA PALABRA AL PARLAMENTO

Para ejercer sus derechos como diputada una vez más, la santiaguera Sara Mengana Drago solicitó al Ministerio de la Agricultura (Minag) y al Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria información sobre lo que hacen para revertir las pérdidas en las empresas y de producciones frutales.

Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura, comentó que cuando acabe el cronograma de extinción de empresas para que el sistema del Minag pase a las OSDE, deben mejorar los resultados. De todos modos, apuntó, el Ministerio trabaja con Finanzas y Precios para solucionar la situación del déficit financiero de las empresas que seguirán operando, a pesar de sus pérdidas.

Por otra parte, describió que el desarrollo de la producción de frutales presenta un crecimiento sostenido, con el aporte de las cooperativas especializadas en esa rama, que deben crecer a 200 el próximo año, para un pronóstico productivo de 1 182 000 toneladas de frutales de cara al 2021. Esto genera la necesidad inminente de transformar las industrias y minindustrias dedicadas a estas labores, además de la reanimación de embases y embalajes, para acoger la producción procesada.

La inexistencia de contabilidad, errores de cuadros y deficiencia en la planificación de los procesos han sido las principales dificultades que enfrenta la industria alimentaria, explicó María del Carmen Concepción González, ministra del ramo, quien reconoció que ha sido difícil procesar todo el tomate y el mango de este año.

Salvador Pardo Cruz, titular de Industrias, acotó que en los últimos cuatro años la demanda de envases ha crecido en un 332 por ciento. Y la falta de estos productos no se debe a ineficiencias en la planificación, sino a la imposibilidad de respaldar más que el 44 por ciento que asumió el plan de la economía.

Muchas de las dificultades señaladas son responsabilidad también de los territorios y las administraciones municipales y provinciales, donde se alertó lo que podría funcionar mal, sumó Lina Pedraza.

Por eso es preciso hacer un uso más eficiente del Presupuesto, resaltó la diputada espirituana Yolanda Gómez, quien comentó que la contribución al desarrollo local ha sido una oportunidad de perfeccionamiento, que acerca los planes a las posibilidades; se hace preciso exigir por el dinero que el Estado dedica al bienestar de la ciudadanía, aludió.

El análisis del presupuesto en las empresas debería ser más serio, razonó Julio García, diputado por Batabanó, al abundar en que el mejor control es el que tiene que hacer cada uno.

Tenemos dificultades con la objetividad en la planificación y con la necesidad de una mejor ejecución del presupuesto, afirmó la matancera Tania León Silveira, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular en ese territorio, quien informó que trabajan con el personal que requiere capacitarse para tener mejores resultados.

Sobre las preocupaciones respecto a los inventarios, Mary Blanca Ortega, ministra del Comercio Interior, analizó que se apoyaron en las academias para hacer una labor más efectiva, aunque esto no ha dado los resultados esperados y se continúa con ineficiencias en la gestión.

DEFENDER CADA CENTAVO

«Tenemos que luchar más por defender centavo a centavo y no podemos permitir ningún desvío; hay que ser más intransigentes», destacó Gladys Bejerano Portela, contralora general de la República, al intervenir en el debate sobre la situación del presupuesto en 2016.

Desde 2010, resaltó, la Contraloría ha realizado anualmente alrededor de 160 controles al Presupuesto del Estado, y ha efectuado más de mil acciones de control al uso de los presupuestos a nivel central, en cada provincia y municipio, y en las unidades presupuestadas y empresariales de base.

«Ha sido un esfuerzo de preparación y aprendizaje muy importante porque hay que asimilar los cambios del modelo económico cubano, y todo genera nuevas normas a instrumentar», destacó.

Independientemente de todos los problemas, apreciamos avances que nos comprometen y nos muestran que podemos resolver esas dificultades siendo más disciplinados y exigentes en todos los niveles, puntualizó la Contralora, a la vez que alertó sobre las ideas de Raúl de que uno de los problemas fundamentales es que no somos sistemáticos en el control y no le damos seguimiento; por eso nos trazamos volver a cada territorio, acentuó.

Por otra parte, la Oficina Nacional de Administración Tributaria aún tiene limitaciones en el cumplimiento de sus funciones, señaló Bejerano, y llamó a resolverlas con prontitud y a formar una cultura en la ciudadanía, pero acelerando el trabajo para evitar que se implante entre la población la indisciplina tributaria.

«Hemos avanzado en organismos centrales y Órganos Superiores de Dirección Empresarial, pero hay que esforzarse más en las unidades de base y su vinculación con los presupuestos nacionales. No podemos seguir repitiendo cada año el mismo problema», instó.

Ir más a las causas y llevar hasta el detalle la responsabilidad colectiva e individual es un modo de respaldar el presupuesto del país, señaló, y sugirió llevar a los consejos de dirección y asambleas con trabajadores los análisis con detenimiento y razonar lo que pasa y su porqué, además de identificar al responsable.

Existe el bloqueo, pero además bloqueamos nuestra capacidad cuando no trabajamos cuando tenemos que hacerlo, recalcó, en medio de un debate intenso en el que cada quien expuso sus criterios sobre la situación del presupuesto del pasado año y el modo de ejecutarlo mejor en este 2017.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.