Flota langostera con buenos resultados extractivos

De manera general, entre todas las especies, incluida el cobo, la entidad completa anualmente más de dos mil 100 toneladas de productos del mar

Autor:

Juventud Rebelde

La flota langostera de la pinareña Empresa Pesquera Industrial La Coloma (EPICOL), reporta buenos índices extractivos tras el levante de veda, beneficiada por la abundante manifestación de la especie, informa la Agencia Cubana de Noticias.

Jesús Rondón Menéndez, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) extractiva, dijo en exclusiva a la ACN, que el plan anual asciende a mil 320 toneladas (t) del crustáceo, y hasta la fecha sobrecumplen lo pactado para la etapa, al completar más de 745 t.

Refirió medidas adoptadas para la preservación de la denominada reina del Caribe, que incluyen los 135 días de veda y particularmente en el triángulo Batabanó -Isla de la Juventud –Coloma, se estableció un tope en las capturas, acorde con las posibilidades de la zona, según los estudios del Centro de Investigaciones Pesqueras.

Además de la langosta –señaló- la empresa sobrecumple la extracción de escama y de bonito.

De manera general, entre todas las especies, incluida el cobo, la entidad completa anualmente más de dos mil 100 toneladas de productos del mar, en tanto se diversificaron las elaboraciones, con sugerencias de surtidos como croquetas, hamburguesas y picadillo condimentado, con gran aceptación en la población.

Pinar del Río aporta alrededor del 45 por ciento de la langosta en el país y entre el 75 y el 80 de bonito, ambos renglones exportables.

En 1985 la empresa obtuvo su mayor producción con cuatro mil 258 toneladas, seguido del año 2002 (tres mil 80), facilitado por el paso de los huracanes Isidore y Lili por la provincia, los cuales agitaron los fondos marinos y promovieron la llamada “arribazón”.

Su industria, con una de las más modernas plantas de América Latina, tiene como principales mercados receptores a naciones asiáticas y europeas.

A partir de 2015 se fusionó a la UEB el antiguo astillero, y ahora junto al cometido de capturar, recepcionar y trasladar los productos del mar, la unidad sumó a su objeto social la labor de mantenimiento de las embarcaciones.

Las reparaciones practicadas son en su mayoría sencillas, aunque también capitales en casos necesarios para garantizar la seguridad de los navíos de fibrocemento, plásticos y de madera, los de mayor complejidad.

Prestan servicios a otros establecimientos como Cortés y a terceros, como es el caso de la Isla de la Juventud.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.