Viaje a los misterios de las momias cubanas

Los cadáveres momificados existentes en la Isla son estudiados con modernas tecnologías y los resultados se presentarán en el Congreso Mundial Extraordinario de Estudios sobre Momias

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— Un grupo de investigadores del Instituto de Estudios Científicos en Momias (Iecim), radicado en Madrid, recorrieron el pasado año el país para estudiar los cadáveres en ese estado que se encuentran en el territorio nacional, ya sean cubanas, peruanas o egipcias.

Tanto el historiador alemán Daniel Moeller como la Doctora Anna-María Begerock, especialista en arqueología andina del Iecim, integran el grupo de expertos en momias de España y Alemania que durante varios días recorrieron la Isla en 2017.

Ambos coinciden en que dentro de cada momia hay una historia que espera por ser contada y añaden que lo principal, además de conservarlas, es apropiarse de toda la información sobre cómo fueron sus vidas, qué enfermedades padecieron, los traumatismos sufridos; si son mujeres, si tuvieron hijos, indagar la edad y la causa por la que fallecieron.

La profesora Mercedes González Fernández, directora del Iecim, precisó que pretenden escribir un libro en castellano e inglés con todo lo apreciado en estas momias, que incluirá las costumbres funerarias de la época.

La científica adelantó que algunas de las muestras obtenidas de la momia denominada Minero Peruano, que se encuentra en el Museo de Antropología Montané —Facultad de Biología, Universidad de La Habana—, han sido enviadas a un laboratorio de genética, en Brno, República Checa, para el análisis del ADN.

«Es la primera vez, en la historia de Cuba, que se realiza un estudio científico de estas características en un resto humano momificado», aseguró. 

Otra primicia es que las tres momias —dos peruanas y una egipcia—, que se encuentran en el museo provincial Emilio Bacardí Moreau, en Santiago de Cuba, han sido sometidas a un escáner CT, el cual usa tecnología de rayos-X para tomar múltiples vistas transversales del interior del cuerpo y puede registrar imágenes más nítidas de los órganos, los huesos y las áreas que no se ven con las radiografías.

«Este estudio nos aportará información, no solo sobre el estado de conservación interno de los cuerpos, sino sobre la edad, sexo, estatura, patologías, traumatismos...», explicó González Fernández.

En la institución santiaguera se sientan las bases para llevar a cabo una intensa remodelación museográfica, en colaboración con especialistas internacionales en etnografía.

En uno de los laboratorios

de microbiología de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid se analizan algunas de las muestras tomadas a todas las momias que forman parte del denominado Cuban Mummy Project, con la finalidad de determinar la presencia de microorganismos, insectos y hongos.

«Algunos de los resultados del Cuban Mummy Project serán presentados en el Congreso Mundial Extraordinario de Estudios sobre Momias, que tendrá lugar entre los días 21 a 25 de mayo, en Tenerife, Islas Canarias», informó González Fernández.

Antes de que más de 300 expertos se den cita en ese evento mundial, el Museo de la Naturaleza y el Hombre de la capital tinerifeña acogerá una gran exposición. Además de las momias que conservan ese centro y el Museo Canario de la capital Gran Canaria, se exhibirán piezas de diferentes lugares del mundo, como momias andinas del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, o egipcias, del Museo de Antropología de Turín, Italia.

La muestra abordará adicionalmente cómo son y a qué responden los ritos funerarios más importantes del mundo y la forma en que el ser humano afronta esa etapa de la vida.

Cuban Mummy Project

El Cuban Mummy Project es una colaboración hispano-cubana de amigos de la Egiptología y comenzó a gestarse durante el verano de 2015, cuando Anna-María Begerock, responsable del Departamento de Arqueología Andina del Iecim, se desplazó a Cuba para impartir tres conferencias relacionadas con el mundo de las momias.

A partir de ese momento comenzaron a sentarse las bases de lo que sería un ambicioso proyecto, materializado un año después, mediante la firma de un convenio de colaboración entre el Consejo Nacional del Patrimonio Cultural de Cuba (CNPC) y el Instituto de Estudios Científicos en Momias (Iecim), con sede en Madrid.

Las momias que integran el Cuban Mummy Project son el Minero Peruano, momia peruana de varón adulto que se encuentra en el Museo Antropológico Montané, de La Habana; la señora Josefa Petronila Margarita Ponce de León, del museo provincial Palacio de Junco, de Matanzas; los restos humanos esqueletizados, aunque con algunos restos de tejido momificado, correspondientes a una momia peruana, conocida como el Guerrero Chancay, de la Fundación Antonio Núñez Jiménez, en Sancti Spíritus.

También una humana egipcia y varias de animales de esa nacionalidad, dos peruanas (varón y mujer, ambos adultos) y una cabeza reducida de los Shuar (Amazonía ecuatoriana), piezas atesoradas por el museo provincial Emilio Bacardí Moreau, de Santiago de Cuba.

«Descubrir las causas de la muerte es el sueño de todo antropólogo», precisa Mercedes, coordinadora de la sección Momias, el culto a la vida, en Amigos de la egiptología.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.