Entrevista a la instructora de arte más integral de la provincia de La Habana

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Foto: Calixto N. Llanes A Islian Mirabal Kramer todos los caminos la condujeron a la Escuela de Instructores de Arte (EIA) 13 de Marzo, de San Antonio de los Baños. Quizá por ello se convirtió en la más integral de la provincia de La Habana de su año, que esta tarde se gradúa en el teatro Karl Marx, del mismo modo que lo harán sus homólogos de todo el país.

«Desde pequeña me encantaba bailar, pero también estaba muy influenciada por mi mamá, mi abuela y mi bisabuela, que eran maestras. Por eso decía que si no podía ser bailarina, impartiría clases. Y la vida me puso por delante una profesión en la que podía reunir las dos: instructora de arte. Soy completamente feliz».

Todavía esta bella muchacha, nacida en Bauta hace 19 años, recuerda con emoción el día en que hizo su examen general integral, donde tuvo que presentar una clase y un taller coreográfico, a partir del cual sus pequeños, con sus trajes y peinados, interpretaron una contradanza. «Pensé que sería un poco complicado motivar a los alumnos, cuando lo que más ven y bailan no son, precisamente, bailes populares, pero los enamoré con la idea y todos estuvieron dispuestos, hembras y varones, porque presintieron, y luego lo comprobaron, que la pasarían bien.

«Cuando terminé estaba asombrada. En la primaria Dionisio San Román no cabía un alma más. Toda la comunidad se había reunido allí. Eso me reafirmó lo esencial que es este tipo de actividad, que permite que las personas crezcan espiritualmente».

Aunque hoy se graduarán 81 estudiantes procedentes de la 13 de Marzo, y el próximo año serán 120, Islian es la única instructora que está en su centro. Pero no le teme a eso. Se siente preparada y acompañada. «A la EIA le debo todo lo que sé. Tuve profesores maravillosos, que se encargaron de dotarme de conocimientos básicos para poder llevar adelante, de primero a sexto grados, talleres de apreciación de las diferentes manifestaciones, que sumo a los de creación de mi especialidad. Claro, todo sería más difícil si no contara con el apoyo y el entusiasmo del resto de los maestros, de los niños, de los padres y de la comunidad».

Confiesa Islian que una de sus metas ya ha sido cumplida: ser una de los más de 9 000 miembros de la Brigada José Martí, lo que facilita estar al día en su especialidad, algo que también logra por medio de la Licenciatura en Instructor de Arte, que ya cursa. «Pude haber optado por cualquiera de las otras de humanidades, mas quiero ser una buena instructora. Para eso necesito conocimientos más profundos, seguir superándome.

«Saboreo compartir mis experiencias con mis compañeros de la Brigada, intercambiar ideas, desarrollar proyectos, investigar... Nos unen inmensos deseos de hacer, de transformar, y un código de ética que entre todos aprobamos. Este es un espacio que propicia la necesaria unidad, para evitar estar diseminados y “perdidos” por las Casas de Cultura. Solo así seremos más fuertes».

No le preocupa que apenas haya espacio en su vida para otro tipo de esparcimiento. «Mi mayor diversión es mi trabajo, enseñar, aprender, comprobar cómo avanzan mis muchachos. Para lo demás aún hay tiempo. Los niños son muy sentimentales y no se les olvida nada. No quiero ni por un segundo dejar de hacer algo que es importante para quienes me rodean. No puedo defraudar a los que confían en mí».

—¿Qué sé siente al ser elegida la más integral?

—Una gran responsabilidad. Estudié con seriedad, no para sobresalir, sino porque me encanta lo que hago. Ahora estoy muy contenta, pero también adquirí un compromiso mayor, pues sin proponérmelo me he convertido en la guía, en el ejemplo. Estos años me permitieron comprobar que había escogido la carrera correcta. Y soy muy dichosa, porque además sé que desde mi aula y la comunidad puedo contribuir a que nuestro país alcance un nivel cultural superior, como lo desea Fidel.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.