Compañía inglesa LamatDance actuará en teatros de la capital cubana

La agrupación permanecerá en La Habana entre el 13 y el 27 de marzo, como preludio de las celebraciones del mes internacionalmente consagrado al arte danzario

Autor:

Juventud Rebelde

Impresionante Eleanor McDonald. Fusionando flamenco y técnicas contemporáneas en una coreografía cuyo tema gira en torno a la incomunicación y los sentidos de pertenencia, nos visita por estos días la compañía inglesa LamatDance. La estancia en la capital cubana de este colectivo, entre el 13 y el 27 de marzo, preludia las celebraciones del mes internacionalmente consagrado al arte danzario, abril.

Además de iniciar un proyecto de creación junto a la compañía Corpus Spíritu Alma, del coreógrafo Tangin Fong, los integrantes de LamatDance condujeron talleres de expresión artística con niños de la escuela primaria Ormani Arenado, acompañando a profesoras de la escuela primaria de Purfleet, en el condado británico de Essex. Todos ellos se encuentran entre nosotros cumplimentando la primera etapa de un proyecto auspiciado por la organización gubernamental inglesa Creative Partnerships y el British Council, de común acuerdo con el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y el Ministerio de Educación de Cuba.

De su repertorio, Be-Longing, un juego de palabras que puede traducirse como Perteneciendo, pudo verse en el 9no. Piso del Teatro Nacional, los pasados 18 y 19 de marzo, en calidad de preestreno. Susceptible aún de crecimientos, es esta una coreografía que revela la sensibilidad y el talento de su autora, Carmen Vilches, al explorar sensaciones derivadas de la emigración humana y la fusión de culturas en la aldea global y tecnológica donde la verdadera comunicación es un anhelo de muchos. Haciendo a un lado la narratividad, Be-Longing privilegia lo sensual del movimiento en que convergen tradición y contemporaneidad, una música conmovedora por su recurrencia —entre otros recursos— al imaginario infantil, junto a preciosas imágenes audiovisuales creadas por la cineasta Lisa Nash, que contribuyen medularmente al sostenimiento de toda la dramaturgia escénica.

Mientras interactúan con esas imágenes en triple proyección, con la sonoridad de nueve cajones flamencos, el bailaor Juan Carlos Otero —también autor de casi toda la música— y la impresionante Eleanor McDonald, nos ratifican que la mixación de lenguajes audiovisuales y propiamente escénicos es, también en la danza, una alternativa de desarrollo muy válida.

Entre el 27 y el 29 de marzo podremos ver, en el contexto del III Festival Internacional de Video Danza, paralelo al XIII Encuentro Internacional de Danza en Paisajes Urbanos de La Habana Vieja, la obra resultante de esta fructífera convergencia de los artistas ingleses Lisa Nash, tras la cámara, y los integrantes de LamatDance, sobre el escenario.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.