El regalo de Frank Fernández a la ONU por su 69 aniversario - Cultura

El regalo de Frank Fernández a la ONU por su 69 aniversario

En la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, el pianista y compositor cubano dirigió la Orquesta Solistas de La Habana y al mismo tiempo tocó el piano con su maestría habitual

Autor:

Juventud Rebelde

La complicidad entre el pianista cubano Frank Fernández y la Orquesta Solistas de La Habana funcionó como un pacto entre ángeles para rendir homenaje a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que cumple hoy 69 años de fundada, reportó PL.

En la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, Fernández dirigió la orquesta y al mismo tiempo tocó el piano con su maestría habitual, rebosante de pasión por el arte, la cultura cubana y los símbolos del pueblo, que también son sus inspiraciones.

Por esto el concierto comenzó con una de las piezas emblemáticas del patrimonio musical del país, La bella cubana, de José White, un violinista criollo que conquistó con su expresividad las cortes europeas.

Fernández retomó piezas de exquisita melodía y lirismo, compuestas por él en honor a la cubana Celia Sánchez  y el argentino Ernesto Che Guevara, dos seres imprescindibles y queridos en Cuba.

También, deleitó con su Tema de la esperanza, perteneciente al filme La gran rebelión y se salió del programa previsto para tocar corazones con una balada romántica del oriente del archipiélago, Alma con alma, de Juán Márquez.

Los instantes más clásicos y no menos geniales del recital ofrecido la víspera fueron las interpretaciones del Adagio en Sol menor, de Tomaso Albinoni, y el Concierto número 23 en la mayor para piano y orquesta por Wolfgang Amadeus Mozart.

Fernández es un hombre que renace cada vez en el piano y ante el estímulo del público, por eso muchos finales de sus conciertos se transforman en el inicio de un nuevo recital.

Cuando el programa oficial de mano anunciaba el fin, el músico invitó a la orquesta a compartir su Tema del amor, de La gran rebelión, además pidió a su hijo Frank Ernesto Fernández que lo acompañara en una romanza suya para oboe y piano, con un resultado sublime.

Por si fuera poco, pianista y orquesta ejecutaron en perfecta sintonía una versión de La comparsa de Ernesto Lecuona y remataron con el Aria de la suite en re mayor de Juan Sebastián Bach.

Antes del concierto, la directora de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, Soraya Álvarez, reafirmó el compromiso de la entidad de seguir defendiendo los principios de la Carta de las Naciones Unidas, con la convicción de que conserva plena vigencia.

Ninguna palabra tendría sentido hoy si no expresáramos un reconocimiento a los médicos cubanos que están en África ayudando a enfrentar la epidemia de ébola, expuso la funcionaria.

Álvarez hizo un llamamiento a todas las asociaciones homólogas en el mundo para que insten a sus gobiernos a contribuir en la campaña de enfrentamiento al ébola y aseguró que en momentos como el actual se impone superar diferencias de cualquier tipo en favor de la unión.

La entidad entregó un reconocimiento a Fernández, creador de la escuela pianística cubana contemporánea, por su contribución a la cultura nacional y mundial.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.