Una trilogía nada Tropical

Incumplimiento de los horarios pactados, la no oportuna intervención de los directivos de la instalación, y el actuar precipitado de un agente del orden público llevaron a mal puerto el final del último concierto de Van Van en La Tropical

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

La falta de rigor para consumar lo acordado, el no cumplimiento oportuno de las responsabilidades institucionales, y la asunción de atribuciones indebidas, conduce una vez más a un percance que pudo ser perfectamente evitable para bien del público y del arte cubano.

Esa fue la trilogía que marcó el final del espectáculo de la orquesta Van Van, el pasado domingo, en el Salón Rosado de La Tropical. No trajo consigo ningún incidente de trascendencia, pero debe propiciar una buena reflexión.

En busca de detalles sobre ese suceso, ampliamente comentado en las redes sociales y sitios digitales, JR conversó con Humberto Cruz Hernández, presidente de Artex, entidad a la que pertenece el Salón Rosado de La Tropical.

Aunque Cruz Hernández señaló que lo ocurrido el domingo último se debe a una errónea interpretación de los horarios pactados, lo cierto es que estos no se cumplieron por parte de Van Van, que tuvo problemas para iniciar a las ocho de la noche y culminar a las diez de la noche, como estaba previsto.

Francisco Formell, representante de la agrupación, declaró a JR que iniciaron a las 8:45 p.m. y que por lo general sus presentaciones duran un promedio de hora y media.

Según se pudo conocer, hubo un reajuste en el horario del concierto, conciliado mientras ocurría la actuación. En este caso se decidió extenderla hasta las diez y treinta, aunque tampoco se cumplió. Ello condujo a que diez minutos más tarde, mientras los responsables de La Tropical y los del orden público dialogaban para determinar el fin del espectáculo, un agente, por iniciativa propia, subió al escenario y solicitó la detención de la actuación con el consiguiente descontento del público.

Los horarios de La Tropical están establecidos, como en muchos otros lugares públicos, por estar en un área con gran densidad de población. Esa característica se tiene en cuenta para diferenciar los tiempos de los espectáculos los sábados y domingos.

Humberto Cruz Hernández explicó que La Tropical tiene su horario, el cual se acuerda en una reunión que se realiza todos los lunes, donde se planifican también los diferentes conciertos.

En dichos encuentros, presididos por representantes del Gobierno de la Ciudad, participan los directivos de los centros culturales y de la Policía Nacional Revolucionaria.

—¿A qué hora debía terminar el concierto?, preguntamos a Humberto Cruz.

—A las 10:00 de la noche.

—¿Pero tenemos entendido que la orquesta culminó pasada las 10:30 p.m.?

—Se pasó de esa hora. Incluso se había convenido que se pasarían un poco. Pero después se alargó un poco más de lo que se había previsto, y ello condujo al incidente.

«En realidad quien tenía que responder si había algún incumplimiento del programa era la institución, y no la orquesta. Eso para mí queda claro, que ellos tenían que responder si alguien tenía inquietudes y decir: “Se incumplió con lo que se pactó”, y explicar. Sin embargo, lo que sucedió fue algo espontáneo. El mando policial no le indicó al agente que subiera al escenario».

Al pedirle que nos precisara si existen horarios fijos ya instituidos en La Tropical para los sábados y domingos, Cruz Hernández afirmó que existe flexibilidad en la programación de los conciertos. «Los domingos se puede conveniar terminar hasta las 12:00 de la noche, pero es lo que se pacte en las reuniones que sistemáticamente hacemos los lunes. Los sábados se puede extender hasta las 2:00 a.m.».

Este diario pudo conocer que las matinés de los domingos en La Tropical, como pudiera ser en otras instalaciones, comienzan a las cuatro de la tarde. Una previsión, para evitar conflictos parecidos hacia el futuro, podría ser pactar los espectáculos en horarios más cercanos a esa hora, lo cual posibilitaría un disfrute más amplio y pleno por parte de los asistentes. Tampoco puede olvidarse por parte de los artistas que su respeto por el público pasa también por iniciar sus presentaciones en el momento señalado.

—¿Muchos manifiestan que se le había dado más tiempo a The Dead Daisies que a los Van Van?, inquirimos a Cruz Hernández.

—No. Es que no es lo mismo un sábado que un domingo. Los sábados, incluso en las fiestas caseras, las personas se pasan de las 12:00 de la noche. Eso todo el mundo lo sabe.

«De domingo para lunes se trata de que las presentaciones no sobrepasen la medianoche porque luego hay que trabajar y descansar antes. Es lo que uno pacte, aunque el domingo es matinée. Y no se trata de que el sábado fuera la actuación de The Dead Daisies, porque ese día está permitido estar hasta las 2:00 de la madrugada».

El denominado «Tren» de la música popular bailable mostró en su actuación dominical temas de su último álbum titulado La Fantasía, salido en diciembre último con la disquera Egrem. Francisco Formell aseguró a JR que la orquesta se presentará  «otra vez, en el mes de marzo», en el Salón Rosado de La Tropical; sitio que su líder fundador consideraba como «el termómetro» para medir los estándares de popularidad de las agrupaciones.

«Hay una política de potenciar el trabajo de las orquestas de primera línea en el Salón Rosado de La Tropical. Para Juan Formell, nuestro eterno director, siempre fue importante trabajar ahí, porque ponía a prueba sus creaciones, ya que allí va un público eminentemente bailador», concluyó Francisco Formell.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.