Nuevo templo de la música de concierto en Cuba

Frank Fernández y la Orquesta Sinfónica de Matanzas protagonizaron el concierto de reapertura de la Sala José White

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— Este es un momento histórico para la cultura nacional, manifestó a este diario el Maestro Frank Fernández al finalizar el concierto de reapertura de la Sala de Conciertos José White, a cargo de la Orquesta Sinfónica de Matanzas.

«Estamos en un momento de felicidad y la entrega de la sala subirá el nivel cultural de la Orquesta Sinfónica de Matanzas, y garantizo que el nivel cultural de la ciudad se empieza a recuperar», comentó Frank.

«La reapertura constituye un paso para el reordenamiento de la vida de la música de concierto no solo en Matanzas, sino para todo el circuito sinfónico y de cámara nacional», destacó Orlando Vistel, presidente del Instituto Cubano de la Música.

El funcionario, quien destacó el valor patrimonial y sentimental de la obra terminada, donde se estrenó por vez primera el danzón Las alturas de Simpson, de Miguel Failde, devenido Baile Nacional y Patrimonio cultural de la Nación, precisó que la recuperación costó 2 000 000 de pesos y que el piano de la instalación fue adquirido en 57 000 euros.

Enrique Pérez Mesa, director de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y quien en esta oportunidad estuvo al frente de su homóloga matancera, valoró el concierto de reinauguración como muy emocionante: «El hecho de abrir esta institución es uno de los acontecimientos culturales más importantes del país, pues han sido muchos los esfuerzos en la reconstrucción de esta maravillosa sala de conciertos, que tiene tanta historia», dijo.

El programa del concierto comenzó con La bella cubana, de José White, seguido de la Obertura Oberón, de C. M. Weber; el Concierto de piano Número 23 en La Mayor, de W. A Mozart; La comparsa, con arreglos de Ernesto Lecuona, Mario Romeu y Frank Fernández, el tema de amor de La gran rebelión, y el de la presentación de la telenovela Tierra Brava, de la autoría de Frank.

El último tema de la noche, el de presentación de la telenovela Tierra Brava, fue dedicado en esta ocasión por Frank Fernández a su mamá, a Fidel y a Raúl.

En la sala de espera fue exhibida la viola de José White, marca Stradivarius, así como numerosas condecoraciones que le fueron otorgadas, objetos pertenecientes al Museo Nacional de la Música.

La Sala White contará con capacidad para 150 espectadores y será la sede permanente de la mencionada orquesta.

Asistieron a la reapertura Teresa Rojas Monzón, primera secretaria del Partido en Matanzas; María Elena Salgado, viceministra primera de Cultura, y Abel Acosta, viceministro de ese sector, entre otras personalidades.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.