El regreso de Varda - Cultura

El regreso de Varda

Agnés Varda, una de las más grandes fotógrafas y cineastas contemporáneas, ha vuelto a La Habana

Autor:

Aracelys Bedevia

Agnés Varda, una de las más grandes fotógrafas y cineastas contemporáneas, ha vuelto a La Habana. Esta vez mediante la exhibición de 110 fotografías tomadas por ella durante su visita a la capital cubana a finales de 1962.

Las piezas fueron el material original para construir la narración animada del documental Saludos, cubanos (1964) y, luego de varias décadas, son mostradas por vez primera al público cubano en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) a través de Varda/Cuba/Cine.

La selección de estas imágenes de la Varda fue realizada originalmente por el Centre Pompidou, en París, y se inserta dentro de las celebraciones por el Mes de la Cultura Francesa en Cuba, evento que dio inicio a finales de abril con el 20 Festival de Cine Francés, y se extenderá hasta el mes de junio.

Tras su exitosa exhibición en el Centre Pompidou, entre diciembre de 2015 y febrero de 2016, llegan ahora estas instantáneas habaneras de la mítica cineasta: primera mujer distinguida con la Palma de Oro de Honor en Cannes.

Curada por Clément Chéroux y Karolina Ziebinska-Lewandowska, Varda/Cuba... pone a dialogar en un mismo espacio las fotos con Saludos, cubanos, filme considerado una singular obra por la selección de las imágenes que luego son reanimadas, por la adopción de un innovador lenguaje documental, pero también por su punto de vista feminista y el rejuego con los estereotipos, como se destaca en las palabras del catálogo.

Entre imágenes fijas y animadas, este proyecto plantea «una tensión que está en el núcleo de la obra de la «dama de la Nueva Ola», como suele llamársele a esta octogenaria cineasta de origen belga y asentada en Francia, cuya filmografía supera las 50 películas. Sobresalen entre ellas títulos como La felicidad (1965), Daguerrotipos (1975), Sin techo ni ley (1985, León de Oro en Venecia) y Jacquot de Nantes (1991).

No son estas fotografías simples notas de viaje, sino el testimonio de una época enriquecido por el extraordinario ojo artístico de su autora, quien mediante sus creaciones produce nuevas realidades partiendo de la premisa de que el espectador sea parte activa de sus películas.

Tomadas con una pequeña cámara Leica y película ordinaria en blanco y negro para luego utilizarlas en un filme, Varda/Cuba... resultó para su creadora todo un redescubrimiento. Mucho más si se tiene en cuenta que estamos ante fotografías que no fueron concebidas para ser expuestas. En ellas están Fidel Castro, los alfabetizados de la campaña nacional de 1961, los cortadores de caña, los niños, Benny Moré; y Sara Gómez bailando un chachachá y vestida de miliciana, entre otros personajes, tanto célebres como anónimos.

Seducen estas fotografías, cuyos originales entraron recientemente en las colecciones del museo francés, no solo por la temática sino también por la espontaneidad del encuadre, las composiciones elaboradas y los enfoques selectivos.

No hay en ellas una pose determinada. Varda dejó que el obturador fluyera para que no escapara el más pueril de los acontecimientos, como nos recordaba Jorge Fernández, director del Museo Nacional de Bellas Artes. La muestra da fe asimismo de la influencia dejada por ella en la construcción de las historias y en la composición fotográfica del cine cubano, que se generó después.

En un espacio contiguo a la exposición de Varda se exhiben algunos documentales de otra grande, que fuera además captada por su lente: la ya mencionada cineasta cubana Sara Gómez, con quien Varda creó una complicidad afectiva y artística. De ahí que los organizadores de esta muestra hayan tenido la feliz idea de traérnosla de vuelta.

Sara Gómez participó en el equipo de realización de Saludos, cubanos. Generó una estética que trascendió su tiempo y anticipó procesos que ocurren en el arte cubano en la década de los 80 del pasado siglo. Sus obras llevan una carga etnográfica y antropológica que impide que estas piezas envejezcan. Y eso también es un punto en común entre ambas.

Varda/Cuba/Cine constituye el primer intercambio a nivel expositivo entre el Centro Pompidou y el Musée National d’Art Moderne, en París, con el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba. Hasta el 10 de junio podrá ser apreciada como parte de la segunda edición del Mes de la Cultura Francesa en Cuba, surgida por iniciativa de los Presidentes François Hollande y Raúl Castro.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.