Lo más entrañable

No me quieras matar, corazón es una antología de poemas de Ricardo Riverón; un libro que se  se abre como concierto lírico de una sensibilidad nunca falsificada, ni egocéntrica, que persiste en sus orígenes, y se reparte y comparte, como «lluvia hipnotizada»

 

Autor:

Luis Sexto

Ricardo Riverón (Zulueta, Las Villas, 1949) aglutina en No me quieras matar, corazón, poemas de sus 11 libros escritos en un lapso de 30 años. Es una especie de autoantología que el propio poeta considera como un empeño de íntimo padecer. Debió sufrir el acoso de la duda, y el temor del equívoco.

El autor, cualquier autor consciente, sin coquetería, nunca estará seguro de haber elegido el poema más significativo o el más profundo. Suele ocurrir que seleccione los versos que le son más entrañables.

El lector, en último trance, no necesita pensar en lo que pudo elegir el bardo; más bien necesita leer, e introducirse en el temblor del poeta, para participar de la misma experiencia. La lectura silenciosa, individual, articula un proceso colectivo, aunque nos pellizque la contradicción al afirmarlo. Más de un lector lee a la vez posiblemente el mismo libro, tal vez repase las mismas páginas, y en este libro compuesto de otros libros quizá relea los mismo poemas, quizá los más conmovedores.

El poeta tampoco despega de la soledad. El poema, la poesía, cuando merece ese nombre, es una experiencia que se suscita en el acompañamiento interior. Evoca el poeta un conglomerado de rostros, ambientes y apegos sentimentales que le punzan y le piden el vuelo, desde las sombras, al nicho, aún no del todo iluminado, donde han de perdurar con la luz plural de la letra y la lectura.

No me quieras matar, corazón, poemario publicado por Ediciones Unión, nos trae los olores suaves de un reino donde lo que ha sido deambula sobre el caballito de palo de la infancia que estas páginas nos ofrecen como medio de solidaridad y limpieza permanentes.

Ofertorio de poemas libres, o de estrofas clásicas como el soneto y la décima, escritos y publicados en diversos momentos, este libro se abre como concierto lírico de una sensibilidad nunca falsificada, ni egocéntrica, que persiste en sus orígenes, y se reparte y comparte, como «lluvia hipnotizada».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.