Despiertan curiosidad nombres de nuestros campeones

Más de la quinta parte de nuestros competidores en los Juegos Centrocaribeños comienzan su nombre con "y" 

Autor:

Juventud Rebelde

Yumileidi Cumbá, uno de los nombres que se las traen. Foto: Juan Moreno Fue Omar Jinete, un periodista colombiano, el que soltó la pregunta en una de las jornadas que vivimos en Cartagena durante los XX Juegos Centroamericanos y del Caribe: ¿De dónde sacan esos nombres? Y enseguida sobrevino la confesión: «Me cuesta trabajo escribirlos» El hombre se refería a la explosión de Yu, Ya, Ye… que existe hoy en Cuba y de la cual no escapan, por supuesto, los deportistas.

Él, acostumbrado en otro tiempo a los Antonio, Omar, Bárbara, María… de pronto se vio en varias disyuntivas ortográficas a la hora de escribir: Yipsi, Yargelis, Yulieski, Yalegnis o cualesquiera de esos patronímicos antillanos que subieron con frecuencia al podio en los Juegos.

Abundamos que esa corriente cobró fuerza a partir de los 80. Y como nuestros atletas son jóvenes, nacidos mayoritariamente en esa década, decenas andan con la huella.

Para ser precisos: de los 610 nacionales inscriptos en Cartagena, 139 (107 nacieron después de 1980) comienzan su nombre con «y»; es decir, el 22,78 por ciento, que representa más de la quinta parte de los competidores.

En disciplinas como el atletismo hubo 22; mientras en el boxeo, siete —más de la mitad de la escuadra— tuvo ese buen cuño del presente: Yan, Yoandry, Yuriolkis, Yordenis, Yudel, Yordany y Yusiel. Además, resaltan en otras modalidades

Eso sin contar a los Jander, Jadier, Joel, Jennifer, Johany, Jahara, Junior, Joanna… que regularmente se articulan con el sonido de la «y».

«Los locutores también se equivocan cuando los anuncian», señala Jinete. Nosotros replicamos: «Tendrán que cogerle la vuelta». Porque también contamos con los Georffrei, Vicyohandry, Migmary, Dimey, Ludisleidis, Roberlandy, Edelbenis, Suchitel, Miroslava, Anisleyvi, Heily, Dioglis…

Y rematamos: «Todos son verdecitos, tienen para brillar por buen tiempo, no solo en Centroamericanos. Nada más es acostumbrarse a la idea: para ser campeón ya no hay que llamarse Juan…o Pedro».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.