Comenzó el II Clásico Mundial de Béisbol

Autor:

Raúl Arce

Sitio Clásico Mundial de Béisbol

Japón y China jugaron el primer partido del evento. Varios equipos participantes se foguean contra escuadras de Grandes Ligas. Cuba se despide hoy de los Pericos de Puebla y debutará el domingo contra Sudáfrica en la jornada inaugural

MÉXICO, D. F.— Se eleva la temperatura del II Clásico Mundial de Béisbol —Japón y China iniciaron esta madrugada el grupo asiático—, y varios equipos disputaron partidos de fogueo contra escuadras de Grandes Ligas.

Mientras tanto, Cuba, sensacional medallista de plata en la primera versión del torneo, se mide con equipos de la Liga Mexicana de Verano. Los criollos archivan cuatro éxitos en estas tierras, uno sobre Águilas de Veracruz y tres en perjuicio de Pericos de Puebla.

A diferencia del torneo inicial, cuando las condiciones geográficas pesaban muy poco, los equipos del Grupo B tendrán que enfrentar ahora un factor único: la altura de esta capital.

Por ello, desde el 20 de febrero el equipo cubano instaló sus bártulos en Puebla, cuya altura de 2 175 metros sobre el nivel del mar es casi idéntica a la de aquí.

Y hasta allí se ha movido la prensa mexicana y los medios internacionales acreditados en este país. «El que vaya a jugar en la altura, de cualquier deporte, no solo el béisbol, tiene que prepararse», declaró el manager cubano Higinio Vélez.

A su vez, Michel Enríquez reconoció a la agencia AP que al principio los cubanos sentían más cansancio y algunas dificultades para dormir. «La altura influye mucho. Por eso llegamos aquí 15 días antes, para acostumbrarnos», explicó.

Enríquez agregó que cuando Cuba supere la primera ronda tendrá la ventaja de bajar al nivel del mar para disputar la segunda etapa del torneo en San Diego.

Los entrevistadores sonrieron ante la certeza del cubano en cuanto al paso de su equipo, pero los periodistas de la Isla que visitamos brevemente a Puebla apreciamos la concentración con que la escuadra criolla desarrolla sus jornadas de entrenamiento.

«Cuando uno baja (de la altura), rinde mejor», agregó Enríquez, en tanto Frederich Cepeda indicó que el ascenso también provocará cambios en la forma en que trabajan los lanzadores. «El pitcheo debe tratar de mantener los envíos bajos», señaló.

Algunos periodistas que pude consultar aquí coincidieron en que la pelota suele recorrer mayor distancia en los estadios ubicados muy por encima del nivel del mar, debido a la menor densidad del aire.

Que se prepare entonces —añadiría yo— el elenco de lanzadores de Sudáfrica, cuando enfrente el domingo, en la fecha inaugural del II Clásico, a los Cepeda, Peraza y Malleta, exactamente el centro de la alineación de la Isla.

Este miércoles, el equipo cubano tuvo una jornada íntegra de entrenamiento, y hoy se despedirá de los Pericos, a las ocho de la noche, con acceso público.

Dominicana envía señales

República Dominicana enseñó las uñas y con 19 hits aplastó 10-1 a los Marlins de la Florida. Alex Rodríguez se puso por primera vez el uniforme de la selección quisqueyana, José Reyes se exhibió con su velocidad en las bases y el pitcheo lució en buena forma para una actuación alentadora del equipo dirigido por Felipe Alou.

Todo salió a pedir de boca para los dominicanos, reseñan los despachos desde Florida. Hanley Ramírez, como bateador designado, empalmó un par de sencillos y añadió un elevado de sacrifico. El torpedero Reyes se fue de 5-2, con un triple, sencillo, una base robada y dos carreras anotadas.

Dominicana perdía por la mínima y liquidó el partido con un racimo de seis carreras en el quinto episodio: Rodríguez disparó un doble y anotó tras un sencillo del emergente David Ortiz. Diez bateadores fueron al plato en esa entrada, que incluyó un triple de dos carreras del receptor Miguel Olivo.

Sin embargo, después del juego llegó la bomba: Rodríguez dejó el equipo dominicano para verse con un médico especialista en Colorado, por una molestia en la cadera.

«Mientras el ánimo del grupo no se vea afectado, podemos salir adelante con los demás jugadores que tenemos. Pero no cabe duda de que perder a Alex sería un golpe fuerte», dijo Alou antes de otro choque de exhibición que perdierón 6-1 con los Orioles de Baltimore.

En tanto, los Mellizos de Minnesota derrotaron por 3-2 al equipo de Puerto Rico, a pesar de que el ex jardinero central de los Yankees de Nueva York, Bernie Williams, bateó de 2-1 y recibió una base por bolas.

Tras dos años fuera del diamante, Williams volvió para jugar por su país. «No parecía nada oxidado», dicen agencias noticiosas.

Nate Robertson soportó tres carreras en tres entradas, pero los Tigres de Detroit superaron 7-5 a Venezuela.

Curiosamente, el equipo sudamericano presentó cuatro hombres de los Tigres: el lanzador abridor Armando Galarraga, el primera base Miguel Cabrera y los jardineros Magglio Ordóñez y Carlos Guillén.

Mientras, Roger Bernadina conectó un cuadrangular de tres carreras en la novena entrada, para romper un sorpresivo empate, así los Nacionales de Washington se impusieron 9-6 al equipo de Italia.

Derek Jeter conectó un sencillo productor de dos carreras en la tercera entrada y llevó al equipo de Estados Unidos a vencer 6-5 a los Yankees de Nueva York.

Jeter, quien normalmente es el capitán de los Yankees, debutó con el equipo de Estados Unidos en el partido de exhibición.

Sydney Ponson, un serpentinero que no tiene equipo en el 2009 y que solo ha ganado 14 partidos en los últimos tres años, tiene la esperanza de atraer la atención hacia los serpentineros de Holanda durante el Clásico. Sin embargo, tuvo un debut incierto al conceder tres carreras y cinco imparables en tres entradas, cuando los Piratas de Pittsburgh vencieron 5-4 al equipo holandés.

El prospecto Tommy Hanson lució al tolerar una sola carrera sucia y dos imparables en tres entradas, y los Bravos de Atlanta organizaron una potente ofensiva para apalear 11-2 al equipo de Panamá.

Hanson, de 22 años, ponchó a sus tres rivales en la primera entrada, y luego hizo abanicar la brisa al temible toletero de los Astros de Houston, Carlos Lee, con una rápida afuera.

Finalmente, Justin Morneau bateó de 3-2 y Canadá dispuso de Toronto Blue Jays, seis carreras por cuatro.

Chris Begg ponchó a cuatro contrincantes como relevista, toleró tres sencillos y una carrera limpia, para recibir el crédito de la victoria.

Debutan los campeones olímpicos

La próxima madrugada debutarán los campeones olímpicos de Corea del Sur frente a Taipei de China.

Los coreanos impresionaron en el Clásico 2006 y ahora deben acompañar a los japoneses hasta la segunda ronda. Allí, presumiblemente, serán rivales de los cubanos.

Pero una sombra molesta a los asiáticos: el jardinero Choo Shin Soo, de Los Indios de Cleveland, tiene dolor en el codo izquierdo y es posible que no esté en la alineación titular.

Incluso, sus dueños de Grandes Ligas pudieran vetar la participación de Choo en el Clásico. «Puede que solo lo utilicemos como bateador designado, pero la última palabra es de Los Indios», explicó el manager coreano Kim In Suk.

Choo es el único pelotero de las mayores en el roster sudcoreano. Con él se pretendía llenar la vacante dejada por Lee Seung Yeop, una de las figuras del Clásico 2006 y Beijing.

Lee se ausentó este año para concentrarse en la próxima temporada del béisbol japonés con los Yomiuri Giants.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.