Cuba espera el desquite con Sudcorea y Japón

Autor:

Raúl Arce

MÉXICO, D.F.— La clasificación de Corea del Sur y Japón, rumbo a la segunda etapa del II Clásico Mundial de Béisbol, coloca en el camino a dos equipos ante los cuales Cuba buscará el desquite.

Hace tres años, contra todos los pronósticos, los hombres de Higinio Vélez llegaron al partido final del I Clásico. En un duelo de batazos, Japón llevó la mejor parte, 10-6, para hacerse del oro en la fría noche del Petco Park, el principal estadio de San Diego, en California.

Y hace solo unos meses, Corea del Sur aventajó 3-2 a Cuba, en la final olímpica de Beijing. Un batazo al cuadro, con las bases llenas, trajo dos outs de un golpe y definió la corona.

Estamos en 2009, y aunque Cuba solo ha jugado un partido —su exitoso debut de 8-1 frente a Sudáfrica— nadie duda de que alcanzará la clasificación por el apartado B, donde juegan además México y Australia.

Los cubanos, entonces, coincidirían en la siguiente fase con sus recientes verdugos asiáticos, Japón y Corea del Sur. Inexorablemente, alguno de estos tres grandes quedará desfallecido en el esfuerzo, pues a la segunda ronda pasan también dos concursantes por grupo.

Esperan Meriño y Peraza

Aunque distante de un marcador de nocao, el triunfo de Cuba sobre Sudáfrica, en la primera fecha del grupo B —el poderío de los antillanos tardó pocos minutos en hacerse evidente— le permitió al piloto Higinio Vélez darle juego a 17 de sus peloteros.

De los 13 lanzadores en la plantilla, cuatro tienen ya números en los libros: después de la exquisita labor del veterano Norge Luis Vera, tanto Norberto González, como Ismel Jiménez y Vladimir García trabajaron una entrada per cápita.

Trece de los 15 jugadores de posición se metieron también al terreno, pues a renglón seguido de los regulares (Olivera, Michel, Cepeda, Gourriel, Malleta, Despaigne, Céspedes, Pestano y Paret) entraron como sustitutos o emergentes Leonys, Joan Carlos, Anderson y Navas.

De tal suerte, solo el Gordo, Yosvany Peraza, y el santiaguero Meriño, aguardan porque sus nombres resuenen en los altavoces del estadio Foro Sol.

De los serpentineros, además de Aroldis Chapman, hipotético abridor esta noche, restan por aparecer Danny Betancourt, Yulieski González, Miguel Lahera, Ciro Silvino, Yunieski Maya, Luis Miguel Rodríguez, Yolexis Ulacia y la figura más admirada aquí dentro del cuerpo de lanzadores criollos, el gigante Pedro Luis Lazo.

La selección de México inició calamitosamente su derrotero en este II Clásico, pero las armas de Cuba y el prestigio que ganó en el primer torneo, en 2006, deben atraer a legiones de aficionados mexicanos, que engordarían con su presencia las tribunas del Foro Sol.

Así ganó Sudcorea

Corea del Sur vengó la afrenta de un marcador previo de nocao, el sábado último ante Japón, y se impuso la víspera por apretado 1-0.

El abridor del Sol naciente, Hisashi Iwakuma, retiró a los nueve primeros bateadores oponentes, pero cavó su propia tumba en el cuarto inning.

Después de regalarle boleto al primero en la tanda, Jong Wook Lee, soportó sencillos de Keun Woo Jeong y Tae Kyun Kim para llevar al pizarrón la única marca del encuentro. En total, Iwakuma ponchó a cinco y caminó a tres en 5,1 episodios.

A su vez, el tirador zurdo ganador, Jung Keun Bong, permitió solo tres hits en 5,1 innings: dos del afamado receptor Kenji Johjima y uno de Hiroyuki Nakajima. Además, propinó dos ponches y dio un boleto.

Sudcorea terminó la llave A con récord de 3-1, tras vencer a Taipei de China y China, y dividir en dos choques con Japón; este último elenco clasificó con 2-1, al cabo de sendos éxitos sobre China y Sudcorea.

Por la noche, Puerto Rico sudó para vencer a Holanda 3-1, en tanto Italia eliminó 6-2 a Canadá.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.