Retos y estrategias de la esgrima cubana

¿Vive la esgrima cubana un momento de retroceso? Juventud Rebelde indaga sobre las posibles causas que han provocado tal fenómeno Conozca sobre algunos accesorios de la esgrima y sus precios

Autor:

Juventud Rebelde

La esgrima cubana busca reverdecer laureles. Por eso es necesario que las instituciones responsables den mayor prioridad a la disciplina. Foto: Raúl Pupo Con sonrisas fue recibida la medalla de plata de la espadista cubana Zuleidis Ortiz durante la recién finalizada edición de las copas mundiales de esgrima de La Habana 2009. Ortiz reverdeció laureles para los cubanos y sumó su nueva medalla a los anales de la historia. Allí figuran nombres de la talla de Ramón Fonst, primer campeón olímpico cubano en el año 1900, Oscar García, con dos medallas olímpicas, una de plata en Barcelona 1992 y la otra de bronce en Atlanta, 1996, ambas en torneos por equipos, y Rolando Tucker, bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, por solo mencionar algunos.

En la historia, luego de la brecha abierta por Fonst en la cita estival de París 1900, la esgrima cubana ha ocupado un lugar cimero con cinco medallas de oro, igual cantidad de plata y seis de bronce, hasta Sydney 2000.

Sin embargo, en los Juegos de Atenas 2004 y Beijing 2008, los antillanos se fueron con las armas en ristre, pues no lograron subir al podio en ninguna especialidad.

Motivados por este «retroceso», un equipo de reporteros de Juventud Rebelde indagó sobre las causas del fenómeno. Así, nos dirigimos al recinto ferial Pabexpo, al oeste de la capital, y entre las estocadas de las Copas del Mundo de La Habana conversamos con algunos de sus protagonistas y organizadores.

«La esgrima cubana vive un proceso de renovación y rectificación de métodos de trabajo técnico-metodológico para lograr mejores resultados con los recursos humanos y materiales que tenemos», reveló Rigoberto Morejón, comisionado nacional de esta disciplina.

«El esgrimista cubano es demasiado técnico, pero le falta desarrollo táctico, que se logra con el fogueo competitivo. Por eso nuestro objetivo es aumentar la cantidad de eventos dentro del país. Ahora lo fundamental es adquirir los medios que necesitamos con vistas a elevar el nivel de los tiradores.

«Porque no interesa solo el equipo nacional, sino también la base. Si esta no “choca” con el equipo nacional, entonces los mayores no mejorarán su desempeño. Este sistema fue el que empleamos en la década de los 80 y dio muy buenos resultados. Por esa época teníamos 12 competencias anuales. De ahí salieron figuras como Tucker, Taimí Chapé, Miraida y Oscar García», explicó el comisionado.

Sin embargo, actualmente la base tiene un nivel muy bajo, pues casi no se realizan competencias y adolecen de equipamiento. En la década de los 80, con el intercambio del CAME (Consejo de Ayuda Mutua Económica), Cuba recibía 500 hojas para cada arma, que eran repartidas en el país, y además compraba otras para los equipos nacionales. Al caer el campo socialista la base no tuvo más armas hasta el 2006, salvo algunas excepciones. «A partir del 2006 el crédito proporcionado por China permitió adquirir armas para la base y mejoraron un poco las condiciones. Pero hace falta también que estos muchachos compitan a su nivel, y todavía no tenemos los medios necesarios para realizar los eventos», informó Morejón.

Estocadas económicas

Entre las principales necesidades señaladas, aparecen la falta de implementos deportivos y de otros accesorios como los espejos para corregir errores y los plastrones utilizados para perfeccionar los movimientos.

Leonel Bacallao Aluija, entrenador del equipo nacional de florete femenino, explicó que deben vencer algunos obstáculos como la falta de materiales y de fogueo internacional, cuestiones que se agudizan en este momento de crisis económica a nivel mundial.

Similar criterio mantuvo su pupila Lidiet Pila Sánchez, de 24 años de edad, con seis de ellos dentro del equipo nacional. «El florete femenino tenía muy buenos resultados. Sin embargo, solo una de nosotras clasificó para los últimos Juegos Olímpicos, y casi la totalidad del equipo carece de experiencia internacional. Solo tenemos roce internacional una vez al año en el Villa de La Habana, que es de un nivel fortísimo.

«Últimamente el armamento se ha comportado mucho mejor. No hemos dejado de entrenar con armas. Hay que prepararse mucho para mejorar el nivel técnico-táctico, pues a pesar de que las cubanas tenemos muy buenos desplazamientos, nos falta “mano”.

«Además, las competencias internacionales son necesarias, pues casi todas las tiradoras a las que nos enfrentamos en el Villa de La Habana compiten en al menos cinco de los diez campeonatos mundiales que se celebran en el año. Nosotras las vemos cada 12 meses. Este año tuvimos además los Juegos del ALBA, aunque solo competimos contra Venezuela», confesó.

La estadounidense Nancy Anderson, observadora de la Federación Internacional de Esgrima (FIE), opinó que «la esgrima cubana ha decaído en los últimos años. La situación económica influye, pues se dificulta enviar a los cubanos a eventos internacionales. Competir con las mismas personas no los hace mejorar tanto como si tuvieran la posibilidad de viajar». Pero según Anderson, solo equipar a un esgrimista para una competencia cuesta alrededor de 1200 dólares.

Gráfico sobre algunos accesorios de la esgrima y sus precios

 

 

Por otra parte, Misleydis Compañy, la única floretista cubana que clasificó para los Juegos de Beijing 2008, expresó que «las limitaciones económicas marcan. Sin embargo, conozco a muchos atletas extranjeros que tienen lo último en equipamiento y las condiciones óptimas para desarrollar su carrera, pero no tienen el corazón de los cubanos, el físico que tenemos y el aquello de poder llegar».

Sin dudas, el tema económico es el que más fuerte golpea a la esgrima cubana por estos días. Su incidencia es tal, que la falta de materiales y el déficit de presupuesto para intervenir en competiciones foráneas, incide desfavorablemente en el ranking de nuestros tiradores.

Resulta que las 15 competiciones por arma celebradas anualmente, acumulan puntos a los esgrimistas para la confección del ranking mundial. Y en este deporte la posición dentro de esa lista favorece a los más encumbrados al competir contra aquellos de menor rango. Además, los primeros 16 lugares del ranking están asegurados entre el cuadro de finalistas en todos los eventos.

Según comentó el máster Pedro Enrique Gómez, jefe de entrenadores de espada femenina, la criolla Zuleidis Ortiz ocupaba el número 468 al inicio del certamen mundialista Villa de La Habana, concluido este viernes, y los puntos que alcanzó por su medalla de plata la catapultaron al lugar 87. Situación similar padecen los esgrimistas de las demás armas, quienes no ocupan lugares cimeros debido a la falta de competencias y tienen buena calidad. De ahí que en la mayoría de los certámenes en los que intervienen, casi siempre les toque «bailar con la más fea» desde el inicio.

Rumbo al Big Ben

El camino hacia los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012 es aún largo. No obstante, tiene sus estrategias bien definidas. A corto plazo, la competencia de mayor nivel que se avecina es los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez 2010, en Puerto Rico.

El máster Pedro Enrique Gómez dijo que aspira a mantener las conquistas centroamericanas en el sable, reconquistar la corona panamericana perdida en el 2007 y clasificar al equipo a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. «Esto es perfectamente alcanzable, solo necesitamos un mayor trabajo y un pequeño apoyo por parte de las instituciones», acotó.

Por su parte, Leonel Bacallao Aluija explicó que en el caso del florete el continente americano ya no es tan débil, pues vemos a Venezuela, México y Puerto Rico con una buena preparación, además de Estados Unidos y Canadá.

En tanto, el comisionado Morejón explicó que se pretende ante todo elevar el nivel de la base. Por el momento, cuentan con buenas matrículas en las escuelas deportivas y los muchachos presentan muy buenas cualidades.

Mientras, Irene Forbes, esgrimista durante su juventud y con 32 años reportando las incidencias de este deporte para los medios cubanos, fue categórica en cuanto al futuro de esta disciplina en Cuba.

«La esgrima es un deporte a priorizar porque dio la primera medalla olímpica cubana. Con la Revolución tiene resultados relevantes no solo a nivel olímpico y mundial y también llegamos a dominar el continente. Además, por la connotación política de los mártires de Barbados.

«Luego del sabotaje al avión de Cubana en 1976 muchos jóvenes dieron el paso y se incorporaron para que la esgrima no cayera. Tuvimos nuestros mayores resultados después de aquel crimen. Quizá la política del organismo podía encaminarse en priorizar algo más este deporte independientemente de que sea muy caro.

«Hacen falta muchas cosas: armas, trajes, caretas... pero también hace falta más interés por parte del INDER y de las instituciones que puedan ayudarlo. Hay que hacer un plan, sentarse las glorias deportivas, el comisionado, los entrenadores, y trazar una estrategia para salvar la esgrima», finalizó.

Las armas según Anderson

La estadounidense Nancy Anderson viajó a La Habana en calidad de observadora de la Federación Internacional de Esgrima (FIE). Anderson consideró que todas los requisitos fueron cumplidos, y comentó sobre las características de las armas que se usan en la esgrima: florete, espada y sable.

La espada se usaba para los duelos. En la mayoría de los casos lo que se quería era buscar la primera sangre. En esta especialidad todo el cuerpo es válido para el toque. Es un arma más pesada y la forma de la hoja es diferente a las demás.

El florete era el arma que se usaba para entrenamiento. Es más ligero y ya que te vas a lanzar en duelo, más vale matar al otro ¿no?, Entonces busca marcar en el torso y la espalda, esas son las partes válidas para el toque.

El sable se desarrolló para la caballería. El área válida para tocar es de la cintura hacia arriba, pues no se quería herir al caballo sino al jinete.

Esta es la historia y de ella desarrollamos este deporte. Al principio había jueces y ellos decían si era válido o no el toque. Ahora el aparato eléctrico es el monitor, se está haciendo inalámbrico y poco a poco debe extenderse y bajar el precio del equipo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.