Tres ciclistas suspendidos por dopaje en el finalizado 96 Tour de Francia

Entre los sorprendidos se encuentran el español Mikel Astarzola y los italianos Danilo Di Luca y Ricardo Riccó

Autor:

Juventud Rebelde

Te pescaron, Di Luca. Ahora no puedes asomar la cabeza. Foto: Getty Images Dicen que cuando todo es demasiado bueno, no puede ser verdad. La frase se me antoja muy oportuna para las noticias que discurren tras bambalinas, a poco más de una semana de finalizado el 96 Tour de Francia.

Sacudido en años anteriores por los constantes reportes de ciclistas dopados, la edición de 2009 transcurrió libre de tramposos. O al menos eso se creyó durante los 21 días de competencia.

Sin embargo, según reportes de prensa publicados al día siguiente de finalizada la carrera, se encontraron restos de medicamentos en varios cubos de basura durante un registro realizado por agentes policiales en el último hotel donde estuvieron alojados los pedalistas.

Sin identificar a ningún equipo en particular, la nota añadía que era muy probable que alguna de esas sustancias estuviera en la lista negra del código antidoping de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Luego, el pasado viernes, la UCI dio a conocer la suspensión de Mikel Astarzola, del conjunto Euskaltel-Euskadi. El ciclista español dio positivo por Eritropoyetina (EPO), en un examen sorpresa que se le realizó ocho días antes del Tour.

Astarzola ganó la etapa 16 del Tour, el día 21 de julio, disputada a una distancia de 159 kilómetros entre las localidades de Martigny y Bourg-Saint Maurice. Pero este resultado pudiera ser invalidado ahora. Por el momento, el ibérico está a la espera de una audiencia disciplinaria ante su federación nacional.

Otra «estrella» bajada de su bicicleta por la UCI es Danilo Di Luca, segundo en la clasificación general individual del Giro de Italia 2009. El italiano dio positivo por CERA, la tercera generación del estimulante sanguíneo EPO.

Al igual que Astarzola, Di Luca tendrá que esperar la sentencia de su federación nacional.

Finalmente, tras unos meses de debates, el ciclista italiano Ricardo Riccó, ganador de dos etapas en el Tour francés de 2008, fue suspendido por la UCI hasta mayo de 2010, justo antes del inicio del próximo Giro de Italia.

Riccó fue uno de los farsantes capturados por uso de CERA en el Tour de 2008. No obstante, todavía promulga su «inocencia», aunque las muestras A y B hablaron por sí solas ante los exámenes practicados por la Agencia Francesa Antidopaje, la Agencia Mundial Antidoping y la UCI.

Parece increíble que todavía queden ciclistas con ganas de hacerle el juego al doping, tras la aparición casi a diario de técnicas novedosas capaces de detectar cualquier sustancia prohibida. Esperemos que en las próximas semanas la Caja de Pandora no destape casos aún más desagradables. Las muestras de sangre congeladas tendrán la última palabra.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.