Participa Leinier Domínguez en 19 edición de torneo Amber, en Niza

En la primera fecha, el Gran Maestro cubano perdió contra Gashimov, al tiempo que Ivanchuk superó dos veces a Carlsen y Ponomariov consiguió sendas victorias frente a Gelfand

Autor:

Juventud Rebelde

Acorralado por viejas deudas pendientes, intentaré complacer ahora a los aficionados del ajedrez. Les propongo iniciar este recorrido por el curioso torneo Amber, que comenzó ayer en la ciudad francesa de Niza, junto a la llamada Costa Azul del mar Mediterráneo.

Esta es la edición 19 del certamen y entre los 12 participantes se encuentra el Gran Maestro (GM) cubano Leinier Domínguez (2713). La nómina completa impresiona, si tenemos en cuenta que se trata de partidas rápidas y a la ciega, cuyos resultados no cuentan para el Elo.

Veamos: Magnus Carlsen (Noruega, 2813), Vladimir Kramnik (Rusia, 2790), Levon Aronian (Armenia, 2782), Alexander Grischuk (Rusia, 2756), Boris Gelfand (Israel, 2750), Peter Svidler (Rusia, 2750), Vassily Ivanchuk (Ucrania, 2748), Vugar Gashimov (Azerbaiyán, 2740), Ruslan Ponomariov (Ucrania, 2737), Sergey Karjakin (Ucrania, 2725) y Jan Smeets (Holanda, 2651).

Todos los días habrá cuatro sesiones, dos en cada modalidad. Se juega a 25 minutos, aunque en las partidas a la ciega hay 20 segundos de incremento por movida y diez segundos en las rápidas.

Para Leinier, el evento es una excelente oportunidad de chocar nuevamente contra estos «monstruos», ahora sin la presión del Elo. Veremos cómo se presenta.

En la primera fecha, nuestro muchacho perdió a la ciega contra Gashimov y empató el cotejo rápido. Pero la gran noticia fueron las dos victorias de Ivanchuk sobre Carlsen. También ganó dos veces Ponomariov frente a Gelfand.

Más adelante, del 3 al 7 de junio, Leinier participará en el torneo Magistral Ciudad de León. Allí se encontrará de nuevo con Aronian y Gelfand, en tanto la cuarta espada será un viejo conocido, el GM español Francisco «Paco» Vallejo (2708), contemporáneo con Leinier.

De Aronian y Gelfand todo se ha dicho. Son jugadores sólidos que casi nunca están en mala forma. Por su parte, Vallejo ya entró al club 2700 y anda muy motivado. Los tres participaron recientemente en el supertorneo de Linares.

En León sí contará el Elo, así que Leinier andará con pies de plomo. Quizá este formato pequeño lo ayude a incrementar su coeficiente.

Después vendrá el Memorial Capablanca, entre el 9 y el 24 de junio. Al parecer tendremos una jugosa nómina en el grupo Élite, aunque todavía algunos jugadores extranjeros no han dado el sí definitivo.

Otra vez será muy bueno ver jugar a Leinier en casa, pero también a Lázaro Bruzón, quien actualmente tiene un Elo de 2641 puntos y ha ganado más de 20 en el torneo catalán por equipos.

Así, el tunero vendrá al Capablanca con un acumulado cercano a los 2670 puntos. Incluso, pudiera ganar Elo en dos torneos que tiene pendientes todavía en España: La Roda y Ciudad de La Laguna. El primero será del 31 de marzo al 4 de abril y el segundo arrancará el día 5 de abril.

Después, si tiene una buena Olimpiada, podría acercarse más a los 2700, de acuerdo con el nivel de los jugadores que enfrentará en el segundo tablero de Cuba. Ello merece un brindis, porque este muchacho tiene un gran talento y parece haber superado ya sus problemas personales.

Creo que todos sus seguidores mantuvimos siempre la ilusión. Si acaso, perdimos la confianza. Pero es tiempo de recuperar los abrazos rotos.

Historias de reinas

La Maestra Internacional (MI) santiaguera Oleiny Linares ganó recientemente el campeonato nacional femenino, celebrado en Holguín. El torneo pasó sin que pudiéramos darle un seguimiento adecuado, así que ahora les presentaré algunas curiosidades, recopiladas por el colega Osvaldo Rojas Garay.

Fue la tercera fiesta de 15 años para este evento después del triunfo revolucionario, si reconocemos como primer certamen aquel que ganó Syla Martínez en 1965, con el respaldo de la Central de Trabajadores de Cuba.

Oleiny se convirtió en la monarca 16 en el período revolucionario. La más joven en coronarse fue Ada María Salgado —desaparecida prematuramente—, quien ganó en 1970 con apenas 15 primaveras.

Mientras, seis reinas se han sentado en el trono más de una vez, con destaque para la MI villaclareña Asela de Armas y la GM Maritza Arribas, quienes suman nueve diademas.

Asela fue la principal ajedrecista de nuestro país en los años 70 y se estrenó como campeona en 1971. Luego perdió su reinado en un match extra frente a su comprovinciana Nora Laya, en 1972, pero al año siguiente recuperó la hegemonía y la mantuvo ininterrumpidamente hasta 1977.

En ese lapso estableció la impresionante marca de cinco coronas consecutivas. Volvió a triunfar en 1979, 1986 y por última vez en 1988, cuando la controversia fue realizada en Las Tunas.

Por su parte, Maritza ganó su primer título en Colón, Matanzas, en 1992. En aquel certamen impactó la partida de 150 movimientos que escenificaron Asela y Zirka Frómeta.

Maritza se impuso nuevamente cinco años más tarde, y a partir del nuevo milenio exhibe un dominio casi absoluto en estos torneos. Solo cedió el liderato en las versiones de 2005 y 2006, cuando salieron airosas la GM granmense Sulennis Piña y la Maestra FIDE (MF) villaclareña Jennifer Pérez.

Este año, Maritza estuvo a punto de lograr en Holguín su décima corona, pero perdió en el desempate con Oleiny. Otra de las veteranas, la GM capitalina Vivian Ramón, tiene ocho cetros.

Vivian, decana de las Grandes Maestras cubanas, inició su cadena de éxitos en 1980, cuando el torneo se celebró en Santiago de Cuba. Allí se graduó como Maestra Nacional, junto a Zirka Frómeta y Susana Ortega, siendo las tres primeras del país.

Después repitió sus victorias en 1982, 1984, 1989, 1990, 1991, 1998 y 2000. En esta última ocasión fue escoltada por Maritza y Yaniet Marrero, la única de nuestras GM que todavía no ha podido saborear el triunfo.

En cuatro oportunidades se tituló Nora Laya (1966, 1967, 1968 y 1972 ), mientras que la GM santiaguera Zirka Frómeta dominó las versiones de 1981, 1983 y 1987. La villaclareña Mayrelis Delgado encabezó la tabla de posiciones en 1995 y 1999.

Entre las que tienen un título ya mencionamos a Syla Martínez, Ada María Salgado, Sulennis Piña y Jennifer Pérez. Faltarían entonces cinco nombres para completar la lista de nuestras campeonas: Elisa Yarruch (1969), Magalys Pérez (1978), Tania Hernández (1985), Roquelina Fandiño (1993) y Yudania Hernández (1994).

Un tercio de las reinas ganaron antes en los campeonatos nacionales juveniles, instituidos en los años 80. Ellas son Maritza Arribas, Roquelina Fandiño, Yudania Hernández, Mayrelis Delgado y Sulennis Piña.

Por cierto, en dos ocasiones hombres y mujeres han coincidido bajo un mismo techo discutiendo la corona. Ambas fueron en Santa Clara.

La primera vez el evento se celebró en la Biblioteca Martí, en 1999, y allí triunfaron los anfitriones Mayrelis Delgado y Rodney Pérez.

La segunda ocasión fue en 2004, cuando los títulos del país se disputaron en la

II Olimpiada del Deporte Cubano. Entonces ganaron Maritza Arribas y Lázaro Bruzón y en ambos torneos participaron extranjeros.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.