Villa Clara ya está en la final de la pelota cubana

Este miércoles podría definirse el otro finalista si Industriales vence a La Habana en el estadio Nelson Fernández

Autor:

Juventud Rebelde

Con pies de plomo, Villa Clara venció anoche a Ciego de Ávila y clasificó nuevamente para la gran final del béisbol cubano. Así, al menos tendremos pastel de naranja en el postre de este tormentoso campeonato.

Preparados para la recta, los bateadores de Villa Clara le marcaron dos carreras en un pestañazo al supersónico Vladimir García. El propio lanzador se complicó al darle boleto a Leonys Martín, sin dudas el mejor primer bate del país en este momento.

Luego vinieron cañonazos de Yuniet Flores y Ramón Lunar, más un lanzamiento escapado y roletazo al cuadro de Ariel Borrero. Ahí se compuso Vladimir y logró salir del trance.

Ciego descontó una raya frente al mundialista Freddy Asiel Álvarez, quien comenzó descontrolado. Primero, le dio pelotazo a Abdel Civil y a continuación transfirió a Mayito Vega.

Después puso a Isaac Martínez en tres bolas sin strike, aunque al final lo obligó a batear para doble play. La amenaza parecía disuelta, pero Yoelvis Fiss consiguió un hit con poca fuerza al jardín derecho y empujó la carrera.

Los «tigres» negociaron el empate en el segundo episodio, por cohete de Raúl González al jardín izquierdo y error del patrullero Yuniet Flores. Con la entrada a punto de mate vino un doble larguísimo de Yorbis Borroto al jardín central, que rozó el guante de Leonys Martín antes de caer a tierra.

En lo adelante ambos lanzadores sortearon varias escaramuzas hasta el sexto capítulo, cuando Villa Clara marcó dos veces y tomó las riendas del partido. Nuevamente Vladimir se complicó por el descontrol, pues abrió la entrada con boletos consecutivos a Borrero y Pestano.

Detrás vino lo que usted se imagina: sacrificio de Andy Zamora. Para colmo, la defensa avileña buscó el out por tercera y dejó con vida a los tres corredores.

Con las bases llenas, Vladimir ponchó a Yandris Canto y estuvo a punto de repetirle la dosis a Dian Toscano. Pero el designado villaclareño guapeó su turno y consiguió lo que vino a buscar: un fly a los jardines para impulsar carrera.

Entonces Vladimir llegó al límite de 120 lanzamientos y abandonó la colina ovacionado por el público. En su lugar entró Alien Mora, quien permitió un disparo de Aledmis Díaz y otra raya en el marcador.

Por si las moscas, Villa Clara molió a Mora y a José Antonio Barroso en el séptimo episodio, cuando sumó dos carreras más. Incluso, dejó las bases llenas frente al prometedor zurdo Raucel Poll.

Pero los «tigres» reaccionaron en la parte baja del séptimo. Adonis García prendió la mecha con sencillo, Yorbis Borroto sopló doble al bosque derecho, Abdel Civil recibió pelotazo y Mayito Vega roleteó por segunda base.

Hasta ahí llegó Freddy Asiel y entonces subió a la colina el zurdo Yasmani Hernández Romero, con la misión de lanzarle a Isaac Martínez. Sin embargo, el muchacho se presionó mucho y tiró cuatro bolas malas.

Eduardo Martín no lo pensó y trajo de inmediato a su cerrador estrella, Yolexis Ulacia, quien dominó a Fiss con las bases llenas y le tiró un cubo de agua fría al equipo avileño.

Para rematar, Ariel Borrero cazó un envío en la zona y le pegó jonrón a Poll en el octavo inning, con Lunar en primera base. Fue la gota que derramó la copa.

En fin, Villa Clara regresa a la final con un equipo compacto, dirigido magistralmente por «el científico» Eduardo Martín. Ahora la nave naranja está muy cerca del campeonato, aunque le queda una barrera que no ha podido pasar en los últimos años.

Mientras, Ciego tropezó otra vez con la misma piedra. Les falló el pitcheo de relevo, porque su cerrador estrella fue convertido en abridor sin preparación previa.

Es verdad que Vladimir ganó 11 juegos durante la etapa preliminar y lució también en los play off, pero como cerrador hubiera salvado alrededor de 25. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Asimismo, la ofensiva avileña falló a la hora buena, con una deuda similar a la de Sancti Spíritus. ¿Cómo cazar esos fantasmas?

Por cierto, Ciego de Ávila tampoco contó anoche con su manager Roger Machado, quien todavía cumple una sanción por el comportamiento grosero del pasado domingo. Aplaudo la medida, pues a los directores no se les puede permitir este tipo de conductas. ¿Adónde iremos a parar?

Finalmente, insisto en que la zona de strike continúa muy cerrada y los lanzadores están casi obligados a tirar por el medio. Además, los bateadores se acostumbran a esperar y al paso que vamos nadie querrá hacerle swing a la pelota.

Esta noche tendremos el sexto partido de la semifinal occidental en San José, donde los habaneros intentarán la remontada frente a Industriales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.