El Mundial de fútbol entra en octavos de finales

Se descorren hoy las cortinas de lo que para algunos es un torneo diferente, donde los fallos se pagan con despedidas

Autor:

Raiko Martín

Aunque suizos y hondureños peleaban en un escenario paralelo, tocó a España y Chile bajar el primer telón del Mundial con un duelo raro, del que nadie se atrevió a esbozar un guión previo, y que al final certificó la justa supervivencia de ambos contendientes.

A estas horas definitorias llegaron los chilenos arropados en la tranquilidad de sus triunfos previos. Sin embargo, la mano del técnico Marcelo Bielsa les trazó un esquema nada contemplativo, y mientras pudieron cumplirlo, se dieron el gusto de poner al monarca europeo a metros de la guillotina.

Siendo Del Bosque tan fiel a su estilo, quedó planteado entonces el pulso en el mediocampo que empezó a decantarse por la velocidad y mejor precisión de los chilenos. Hasta ese momento, pocos se habían atrevido a disputarle el balón a España, y mucho menos de forma tan abierta.

Pero cuando mejor jugaban los sudamericanos, llegó el desafortunado «regalito» para el tercer tanto de Villa, y luego el despiste defensivo que abrió las puertas al lapidario gol de Iniesta.

Solo la doble amonestación de Estrada, tras un choque casi fortuito con el «Niño» Torres en esa jugada, obligó a Bielsa a modificar las líneas.

Aún en inferioridad, los chilenos salvaron el honor y plantearon una ecuación sin solución hasta el último minuto.

El resultado, en definitiva válido para las aspiraciones de ambos, salvó al torneo de una final soñada con varios días de antelación. Tendrá España que lidiar ahora con el enorme talento de Cristiano Ronaldo y la zaga portuguesa, que logró mantenerse intacta ante otro discreto despliegue brasileño.

Con Kaká y Robinho en el dique seco, la tropa de Dunga no hizo méritos para incluirse en el selecto clan de los «perfectos» de este Mundial. No obstante, el empate les aseguró el cruce contra Chile, que llegará a octavos de final con importantes bajas.

Lo que viene

Se descorren hoy las cortinas de lo que para algunos es un torneo diferente, donde los fallos se pagan con despedidas. Y aunque la caída de Italia es la mejor prueba de que no hay enemigos pequeños, las historias particulares siguen marcando los favoritismos del torneo.

Por lo visto hasta ahora, la Argentina de Maradona superó con creces el recital de apertura entonado por los alemanes, y es hoy la selección con mejores prestaciones en lo que va de torneo.

Inglaterra y Alemania, rivales directos en la inminente ronda, transitaron de manera inversa la fase preliminar. Los antecedentes previos hacen de su próxima batalla un choque trascendental, donde estará en juego el orgullo de dos naciones apasionadas por este deporte.

Mientras, quedó ampliamente demostrado cuánto representa Arjen Robben para que se cumplan los propósitos holandeses, aunque sería una mayúscula sorpresa que Eslovaquia se interponga en su camino, con o sin el ariete del Bayern sobre el terreno.

Ampliando más el horizonte, la primera fase del certamen fue un carnaval para Latinoamérica, donde vibraron con notas más elevadas los ritmos del sur. Uruguay, con una defensa hasta hoy infranqueable y filo en el frente, fue junto a Paraguay un buen referente entre los siete equipos de la región que animarán los octavos de final.

Entre ellos se hizo merecidamente su espacio el equipo de Estados Unidos, sostenido por un grupo de jugadores cuyo talento y entrega ha superado las más difíciles pruebas —arbitrales incluidas— sembrados en su camino. Esta tarde tienen ante sí la histórica posibilidad de llegar por primera vez a unos cuartos de final, si logran sepultar definitivamente el espíritu del fútbol africano, que hasta ahora sostuvo con más suerte que gloria la selección de Ghana.

La suerte está echada. ¡Qué ruede la Jabulani!

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.