Holanda sigue invicta en Semana Beisbolera de Haarlem

Cuba (5-2) quedó sin posibilidades de coronarse aunque le gane este domingo a Holanda en el partido del adiós

Autor:

Juventud Rebelde

Por esas cosas tremendas que tiene el béisbol, Japón estuvo a punto de estropearle el invicto a Holanda este sábado en Haarlem, y de paso echarle una mano a Cuba. Sin embargo, los locales ganaron en extrainning, diez carreras por nueve, y aseguraron la medalla de oro.

Holanda vencía cómodamente 8-4, pero los japoneses anotaron tres veces en el sexto capítulo y empataron en el octavo. Incluso, se fueron delante por la mínima en el décimo, cuando apareció la regla Schiller (abrir la entrada con corredores en primera y segunda bases).

No obstante, el hechizo se rompió en la parte baja del décimo episodio. Lógicamente, el alto mando holandés escogió poner en circulación a sus hombres de abajo —octavo y noveno—, para que decidieran los de arriba.

Así, aunque el pimentoso Eugene Kingsale falló por la vía del ponche, seguidamente vino un doble limpiabases del jardinero derecho Danny Rombley, que rescató a los holandeses. Fue la séptima victoria del conjunto local sin conocer la derrota.

De tal manera, Cuba (5-2) quedó sin posibilidades de coronarse aunque le gane este domingo a Holanda en el partido del adiós. Antes chocarán Japón (2-5) y Estados Unidos (2-5). Ya terminó Taipei de China (2-6).

Después de Haarlem, el siguiente compromiso internacional del béisbol cubano será el campeonato mundial juvenil, que arrancará el próximo viernes en Thunder Bay, Canadá.

La selección criolla, cuya nómina definitiva de 20 jugadores aún se desconoce, fue ubicada en el grupo B, junto a Panamá, República Checa, Holanda, Corea del Sur y los anfitriones. Mientras, en la llave A aparecen Taipei de China, Estados Unidos, Venezuela, Italia, Francia y Australia.

Cuba ha ganado 11 títulos mundiales en esta categoría para menores de 18 años. A distancia le siguen Estados Unidos y Corea del Sur, ambos con cinco.

Sin embargo, los criollos no suben a lo más alto del podio desde el año 2004. En cambio, Corea del Sur ganó las dos ediciones más recientes, en 2006 y 2008.

Esta vez nuestra aspiración debe ser alcanzar una medalla, pero ello sería «a pulmón», sin fogueo internacional y puliendo a ciegas las deficiencias de los muchachos.

Recordemos que este año el campeonato juvenil cubano fue reducido de 36 a 24 juegos, sin contar la improvisada Copa de Campeones para definir el título.

Luego vino la concentración de los preseleccionados con vistas al Mundial, pero el bache puede sentirse. Mucho hay que trabajar en esta categoría, aunque salgamos campeones, porque se trata de béisbol y Cuba siempre es candidato, a pesar de los pesares.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.