Empatan Real Madrid y Olympique de Lyon en Liga de Campeones

Un empate después de tres tropiezos seguidos no parece un mal resultado para los españoles, que en el partido de vuelta deberán aprovechar la ventaja del gol como visitante

Autor:

Raiko Martín

Parecía que el Real Madrid desterraba sus fantasmas, que Karim Benzema se erigía como profeta en su tierra. Entonces Mourinho cerró los ojos, se extremeció el césped del estadio de Gerland con el gol de Gomis, y el Olympique de Lyon sobrevivió una noche más como la bestia negra del equipo «merengue» en la Liga de Campeones.

Seis años sin cruzar la frontera de los octavos de final parecía un castigo cruel para los españoles, un calvario extendido durante los primeros minutos del partido.

Se estrelló el Madrid una y otra vez contra las dos líneas que Claude Puel dibujó casi en el mismo borde de su área, y tardó demasiado en poner a funcionar sus mecanismos. Al menos, a los más importantes.

El despertar llegó en la segunda parte con dos balones a los postes firmados por las botas de Cristiano Ronaldo y la cabeza de Sergio Ramos. Mou decidió entonces despojarse de Adebayor, y con apenas segundos sobre el césped Benzema, amamantado en la cantera de los galos y muy cuestionado en la capital española, llevó a buen término una jugada cosida por Özil y CR7.

Su remate, casi en caída tras reiterados amagues, se escurrió entre las piernas de Lloris hasta el fondo de la puerta. No hubo euforia —como manda el protocolo—, pero cinco goles en seis partidos de Champions dejan claro que para conquistar a Europa, el Madrid necesita del francés.

Lejos de retroceder, el Lyon buscó una rendija para equilibrar la balanza. Y encontró premio en una jugada a balón parado, que con un desafortunado rechace y la buena suerte de por medio, puso a Gomis de cara al gol.

Un empate a orillas del Saona después de tres tropiezos seguidos no parece un mal resultado para los blancos, que en el partido de vuelta deberán aprovechar la ventaja del gol como visitante. Pero ya el Santiago Bernabéu saboreó la desilusión hace un año y frente al mismo rival.

En el otro partido de la jornada, el Chelsea inglés se apuntó una lapidaria victoria por 2-0 en el campo del Copenhague. El francés Nicolás Anelka anotó las dos dianas.

Tiembla el monarca

Malas noticias siguen llegando para los seguidores de los vigentes monarcas avileños, quienes cedieron en el partido recuperado de la tercera fecha del Campeonato Nacional del fútbol cubano.

La nueva estocada fue protagonizada por el equipo de la antigua provincia de La Habana, que en la tierra de la piña gozó del solitario gol de Dalaín Aira en el minuto 55.

Como atenuante, a los dirigidos por Raúl Herrera le quedan las ausencias de Alain Cervantes y Sander Fernández —el primero por lesión y el otro por enfermedad—, pero tendrán que enderezar el rumbo para no «fallecer» ante un calendario tan corto.

Sigue la selección camagüeyana al frente de la tabla con nueve puntos, y por detrás se ubican Guantánamo, La Habana y Las Tunas con cuatro unidades.

Ciego de Ávila y Ciudad de La Habana suman tres rayitas, y cierran Villa Clara y Cienfuegos con dos. La cuarta jornada se disputará el próximo sábado con los duelos Ciudad de La Habana-Camagüey, Villa Clara-Ciego de Ávila, La Habana-Cienfuegos y Las Tunas-Guantánamo, siempre en casa de los primeros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.