Messi o Cristiano, ¿quién es mejor?

El argentino y el portugués son los amos del balompié mundial. A sus pies tienen al planeta fútbol

Autor:

Servicio Especial

La Habana (PL).— El fútbol es sin duda el deporte más popular del mundo. Históricamente han surgido genios que convierten esa disciplina atlética en un arte apasionante, capaz de hechizar y fanatizar a enormes multitudes.

Los adjetivos más grandilocuentes que pueden escucharse hoy en día en el ámbito futbolero mundial los acaparan el argentino del FC Barcelona Lionel Messi y el portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo; sin embargo, ¿quién es el mejor de ambos?

La respuesta a esa interrogante es tan subjetiva que cualquier análisis podría resultar superficial o ambiguo, y decantarse por uno de esos fantásticos jugadores sería hasta un poco irresponsable, pero la comparación se antoja divina aunque se camine por el filo de una navaja.

Los perfiles de Messi, un jugador de solo 1.69 metros de estatura, abarcan una gama enorme de opciones, desde labores de construcción de jugadas hasta las de finalización. El argentino vive con el gol en la sangre pero nunca olvida que a su alrededor existen otros 10 jugadores ávidos de fama y gloria.

Sobre Messi gira el juego del Barca al 200 por ciento, o lo que es igual, el rosarino es la piedra filosofal del sistema asociativo y cuasi perfecto del mejor club futbolero del mundo en la actualidad (cito la clasificación de 2011 de la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol para limar asperezas: Bar a-335 puntos, Real Madrid-309,  Manchester United-280).

Su técnica individual es sobrenatural y su cambio de ritmo es tan vertiginoso que puede llegar de cero a 100 en menos de seis segundos cual Ferrari de carreras, pero con la ventaja de poder realizar un slalom de 90 grados en una baldosa conservando su velocidad máxima y, para colmo, con la mirada en alto pues la pelota forma parte de su cuerpo.

Para pararlo hay que coger una escopeta de caza, pam-pam, y ya está, bromeó Gregorio Manzano, entrenador del Atlético de Madrid, respecto a la única forma de detener a Messi en una cancha de fútbol. Ahora bien, apartándonos de su capacidad de desborde y anotación, la principal virtud de la Pulga es su gestión creadora, que lo equipara a cerebros o motores de equipos del nivel de Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Mesut Ozil, Kaká, Steven Gerard, David Silva, Clarence Seedorf o Bastian Swanstiger.

Una máquina perfecta para jugar al fútbol

Messi y yo no somos iguales, somos como un Ferrari y un Porsche, dijo Cristiano Ronaldo en una entrevista a la revista alemana Kicker.

Cristiano es la máquina perfecta de jugar al fútbol, es dueño de habilidades y potencialidades superlativas. Señalar en su contra que padece intensamente tres de los siete pecados capitales: la avaricia, la ira y la soberbia, este último tan extremo que ha llegado a autocompararse con Dios.

Si Dios no agradó a todos, cómo voy a hacerlo yo, sentenció recientemente en una entrevista a pie de terreno.

El crack lusitano, a diferencia del argentino, necesita más espacio para alcanzar su sublime excelencia individual. Inigualable en los tiros a balón parado, ultrarrápido, gambetero, CR7 es la brújula del Real Madrid de José Mourinho, principal alternativa a la hegemonía azulgrana del siglo XXI.

Ronaldo, un manierista inexorable, nació con la portería rival entre ceja y ceja, solo piensa en marcar y volver a marcar. Para él sus compañeros son poco más que importantes espectadores de su exquisita orquesta, una actitud que ha mejorado pero que nunca pasará a segundo plano.

Los triunfos del Barcelona en la temporada 2010-2011 colocan a Messi como principal candidato al Balón de Oro-2011, sin embargo la excepcional campaña de Ronaldo con el merengue lo ubican como su principal adversario en la carrera por ese título supremo.

El sudamericano ganó ese galardón con el Bar a en 2009 y 2010, y el europeo en 2008, cuando militaba en el Manchester United. Como puede apreciarse en la secuencia, estas megaestrellas monopolizan los premios individuales desde hace cuatro temporadas, contando la actual.

El handicap de ambos radica en el irregular rendimiento con sus respectivas selecciones nacionales. Argentina depende de Messi y este no brilla con la albiceleste, mientras el Portugal de Ronaldo debió ir hasta la repesca para clasificarse para la Eurocopa del año próximo, pese a competir en un grupo eliminatorio a priori fácil.

Sin duda, Messi y Cristiano son los amos del balompié mundial. A sus pies tienen al planeta fútbol. ¿Quién es mejor? Escoja usted con sentido común.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.