La Copa huele a cerveza

El Bayern de Múnich derrota por la vía de los penales al Real Madrid, y disputará en su Allianz Arena la final de la Liga de Campeones frente al Chelsea

Autor:

Raiko Martín

Prometía ser una final adelantada, y lo fue. De principio a fin el Real Madrid y el Bayern de Múnich se retaron, se respetaron, y terminaron jugando su destino desde el manchón penal. Ahí, como casi siempre, los alemanes fueron mejores y se colocaron a un paso de romper un eterno maleficio para los finalistas de la Liga de Campeones.

El graderío del Santiago Bernabéu, escenario de tantas épicas batallas, se volcó con los suyos y casi levita cuando seis minutos después del pitazo inicial Cristiano Ronaldo convirtió un justo penal con la lucidez que luego le faltaría.

Sin pasar del cuarto de hora los «merengues» acariciaron la gloria. Otra vez Cristiano, tras un excelente pase de Özil, dejó a Neuer sin opciones: 2-0 y el camino a Múnich casi despejado.

Pero se apresuraron los de Mourinho en poner a buen recaudo su cosecha, y el paso atrás fue como una invitación al desacato de los bávaros. Cambió el guión, y Ribery, Robben y Mario Gómez comenzaron a poner en aprietos a Casillas, a quien apenas le faltó una uña para abortar el penal concretado por el holandés.

Con la eliminatoria igualada –el Bayern ganó 2-1 en la ida-, el partido se jugó de área a área a un ritmo trepidante. Aguantó el Madrid las embestidas de su rival hasta el minuto 90, se recompuso en la media hora añadida y encomendó luego su suerte a los guantes de Iker.

Pero la trampa estuvo en las manoplas del arquero rival. Fue la noche de Neuer, impresionantemente acertado en los lances de Cristiano y Kaká. No menos espectacular estuvo Casillas, quien obró el milagro de volver a equilibrar la batalla «machacando» los cobros de Kroos y Lahm. Pero Sergio Ramos se vistió de villano mandando el balón sobre el larguero y Schweinsteiger, como buen alemán, no perdonó.

Llegaron así los muniqueses a su novena batalla por el trofeo de la Champions, y el Real Madrid aplazó su sueño por la décima corona. Jugarán los alemanes la final del 19 de mayo en su cuartel general del Allianz Arena, y allí pudieran convertirse en el primer anfitrión que alza el trofeo de este torneo.

Para romper el maleficio tendrán que someter a un pragmático Chelsea, que llegará a la cita a media máquina por las notables ausencias de Terry, Ramires, Ivanovic y Meireles por sanción, y David Luiz por lesión.

REAL MADRID 2 (1) - BAYERN MÚNICH 1 (3)

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Kaká, m. 75), Özil (Granero, m. 111), Cristiano; y Benzema (Higuaín, m. 106). No utilizados: Adán; Coentrão, Albiol y Callejón.

Bayern Múnich: Neuer; Lahm, Boateng, Badstuber, Alaba; Schweinsteiger, Luiz Gustavo; Robben, Kroos, Ribery (Müller, m. 95); y Mario Gómez. No utilizados: Butt; Rafinha, Contento, Pranjic, Tymoschuk, y Olic.

Goles: 1-0. M. 5. Cristiano, de penalti. 2-0. M. 14. Cristiano. 2-1. M. 27. Robben, de penalti.

Penaltis: Alaba, gol. Cristiano, para Neuer. Mario Gómez, gol. Kaká, para Neuer. Kroos, para Casillas. Xabi Alonso, gol. Lahm, para Casillas. Sergio Ramos, fuera. Schweinsteiger, gol.

Árbitro: Viktor Kassai (Hungría). Amonestó a Alaba, Pepe, Arbeloa, Robben, Luiz Gustavo, Badstuber y Granero.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.