Golpes que enseñan

El trebejista cubano Leinier Domínguez ganó este miércoles su primera partida en la sexta y última fase del Grand Prix de ajedrez, con sede en París

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Hay momentos en la vida de un deportista en los que se hace evidente el estanco, incluso cuando el talento dijo presente un día y encandiló a no pocos fanáticos y entendidos. Por lo general, se llega a una edad en la que te conformas con lo hecho y das gracias, no aspiras a más, miras sobre el hombro e incluso sonríes complacido. Pero hay quien, conociendo ese potencial contenido por causas que solo el tiempo y los golpes entienden, decide tomar un nuevo aire y empezar a escribir otra etapa, quizá la mejor. Generalmente merecemos lo que creemos merecer.

El cubano Leinier Domínguez (2757 puntos Elo) venció este miércoles durante la sexta y última parada del Grand Prix de ajedrez, con sede en París, Francia, muestra harto elocuente de su capacidad de reacción, de lo que quiere, sobre todo si tenemos en cuenta su traspié en la jornada anterior.

El cuarto episodio del evento, acaecido en Salónica, Grecia, le propinó al güinero una cachetada, uno de esos buenos trompones que te hacen reaccionar y verlo todo más claro. ¿Quién dijo que los golpes no enseñan?

Ganó en tierras helénicas, rubricó el mejor acumulado de triunfos durante una fase en la historia del periplo, y comenzó a pensar como un demonio enfurecido, sin miedos ni respeto. Hoy es otro —según mi criterio, aclaro—.

Resulta que, como todos saben, el pasado martes cayó guapeando —tras algunas imprecisiones— ante el veterano israelí Boris Gelfand (2764), en una extensa partida en la que exprimió y sacrificó hasta el corazón en pos de la victoria, allá bajo la torre Eiffel. Si siempre jugara así y siempre perdiera así, todo el mundo seguiría aclamándolo.

Sin embargo, 24 horas después se mostró enchufado y para nada cabizbajo con su actuación más reciente, por lo que «destrozó» al holandés Anish Giri (2737) en 40 pasos de una apertura Española en la que condujo piezas blancas.

El antillano está generando con la frescura de un niño superdotado, escogiendo el movimiento preciso, el más arriesgado, no el más seguro y conservador como alguna vez eligió. Puede que una nueva era asome la testa. ¿Qué creen?

La ronda francesa del miércoles tuvo solo otra decisión capital, en la que Vassily Ivanchuk (Ucrania-2731) sepultó con negras al local Laurent Fressinet (2708).

Mientras, el chino Wang Hao (2736) abrazó al estadounidense Hikaru Nakamura (2772), el ruso Alexander Grischuk (2785) hizo lo propio frente al bambino Fabiano Caruana (2779), y el ucraniano Ruslan Ponomariov (2756) acordó la paz ante el ruso Evgeny Tomashevsky (2703). También firmaron el armisticio Gelfand y el anfitrión Etienne Bacrot (2723).

Ahora en el escalafón parisino manda Ivanchuk, con tres rayitas, idéntico acumulado al de Gelfand, quien va detrás según el sistema de desempate. Nakamura y Caruana suman 2,5 per cápita. Tomashevsky, Ponomariov y Leinier ocupan los puestos del cinco al siete, merced a dos «kilos». Después se ubican Fressinet, Wang, Grischuk y Bacrot, dueños de 1,5 unidades, en lo que Giri adorna el fondo del estanque con apenas una.

La jornada de hoy servirá de asueto y mañana chocarán Tomashevsky-Domínguez, Nakamura-Fressinet, Gelfand-Wang, Giri-Bacrot, Caruana-Ponomariov, e Ivanchuk-Grischuk.

Leinier-Giri

1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Ab5 a6 4. Aa4 Cf6 5. O-O b5 6. Ab3 Ac5 7. Cc3 O-O 8. d3 h6 9. Cd5 d6 10. c3 Tb8 11. d4 Aa7 12. Ae3 Cxd5 13. Axd5 Ce7 14. dxe5 Axe3 15. fxe3 Cxd5 16. exd5 dxe5 17. Cxe5 Ab7 18. Dd4 Te8 19. Tad1 Dg5 20. Cc6 Axc6 21. dxc6 Tb6 22. Tf3 Txc6 23. Dd7 Tce6 24. Dxf7+ Rh7 25. Tg3 T8e7 26. Dxe6 Txe6 27. Txg5 hxg5 28. Rf2 Rg6 29. Td5 Tf6+ 30. Re2 c6 31. Tc5 Rh5 32. e4 Rg4 33. Re3 Te6 34. h3+ Rh4 35. g3+ Rxh3 36. Txg5 g6 37. e5 Rg2 38. Re4 Rf2 39. Tg4 Rg2 40. Tf4 (1-0)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.