Vía libre en Veracruz

Los gladiadores cubanos consiguieron las cuatro coronas disputadas en esta fecha y así cerraron con un cuarteto de títulos, de cinco posibles

Autor:

José Luis López

VERACRUZ.— Todo parece indicar que la selección cubana de lucha libre estaba en contacto directo con lo que sucedía en horas de la mañana de este sábado en la Laguna de Mandinga, donde Cuba aseguró todos los títulos en disputa.

Por eso, en el World Trade Center de esta ciudad, los gladiadores del entrenador Julio Mendieta pusieron el extra —y su mejor aval técnico—, para imponer sus tackles y desbalances. Esa hegemonía les permitió conseguir las cuatro coronas disputadas en esta fecha y así cerraron con un cuarteto de títulos, de cinco posibles, actuación (casi) perfecta, con muchos puntos a favor y muy pocos en contra.

El festín lo inició el subcampeón mundial Liván López (74 kilogramos), quien en la fase eliminatoria cometió un desliz y debió recuperarse a tiempo para superar al venezolano Cristian Sarcos. Ya en la final, superó por 6-0 al mexicano Christian Anguiano.

«Lo hice todo por encima de su cuerpo. Nunca fui a trabajar en busca de sus piernas, porque me estoy adaptando a este nuevo peso y no necesitaba tanto desgaste para agarrar una de sus piernas», comentó Liván a JR.

Después, el subcampeón mundial Reineris «el Gimnasta» Salas (86) puso orden temprano en su combate contra el venezolano Pedro Ceballos. Lo sacó varias veces de la zona de competencia, se le movió rápido y el árbitro vio a su rival muy pasivo (rehuyendo combate) y también lo penalizó. Luego le aplicó un tackle y de ahí para allá, se limitó a mantener la ventaja. No hacía falta más para cumplir el sueño de titularse en esta fiesta. Al final, la puntuación le fue favorable por 6-0.

El público no creía lo que veía. ¿Aquí también Cuba se las llevaría todas? Esa era la pregunta que pululaba en el graderío.

Y los dos restantes gladiadores de la Isla le dieron respuesta positiva. Javier Cortina (97) impuso su poderío físico ante el anfitrión Jesse Ruiz y a golpe de tackles y pases atrás, le anotó diez puntos consecutivos, no recibió ninguno en contra y el árbitro paró el combate por la evidente superioridad técnica.

Finalmente, Eduardo Mesa (125) superó por 3-0 al dominicano Josué Encarnación.

Cuba ganó el torneo de lucha libre masculina, con cota de cuatro medallas de oro y una de plata.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.